Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

¡OK, ENTIENDO!         MÁS INFORMACIÓN

UhmmmCookies! utiliza cookies propias y de terceros (Google Ads/Analytics) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

CÓMO HACER UN ÁRBOL DE NAVIDAD DE GALLETAS QUE NO SE DESMONTA, SINO QUE SE COME

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

¿Qué es una Navidad sin un buen abeto? Cansados de lo clásico, pegas una patada a un pedrolo y aparecen arrastrándose interpretaciones y excentricidades arbóreas de todo tipo, pero ¿y un árbol de galleta? ¿eh? ¿eh? ¡galleta! ¿eh? ¿en un blog de repostería?, galletas... ¡seguro que no os lo esperabais! Porque, queridos lectores y lectoras, no sólo los vascos van a montar impresionantes torres humanas, aquí nos corroe la envidia y la frustración por la decoración navideña municipal más austera, triste y aburrida de los últimos años, así que vamos a apilar galletas hasta montar un árbol que haga la pedorreta a todos y a cada uno de los pobres y rapados arbolillos de la calle semi-decorados con lucecitas LED que hacen llorar al Niño Jesús, a nuestro óptico/optometrista y a nuestro orgullo ciudadano.

INGREDIENTES

  • 12 galletas de mantequilla en forma de estrella y en diferentes tamaños
  • 200 gr. de glasa real
  • Bolitas o elementos decorativos (opcional)

LA GALLETA

Ya conocéis nuestra obsesión por la simplicidad y nuestra pereza extrema, así que directamente vamos a dirigiros sin remordimientos a la receta de las galletitas «LINZ» , porque el procedimiento es el mismo, excepto en que para esta ocasión la alegraremos un poco añadiendo a la masa una cucharadita de extracto de vainilla. ¡Tiramos la casa por la ventana, es Navidad!

Para conseguir cortarlas, empleamos un cortador con forma de estrella de diferentes tamaños que puede conseguirse por unos 3.95eur. Guardad vuestras armas ninja, aunque puedan degollar con cierta facilidad, esas estrellas ya las probamos y no sirven para cortar galletas.

LA GLASA REAL

Necesitaremos unos 200gr. de glasa que elaboraremos con:

  • 200 gr. de azúcar glass
  • 8 gr. de albúmina de huevo deshidratada
  • 1/4 de cucharadita de cremor tártaro
  • Tinte comestible de color verde en gel

Hace unos meses preparamos unos tutoriales para la elaboración de la glasa real que emplearemos para decorar y adherir las galletas entre sí. Los necesitaréis para elaborar la glasa en su consistencia más espesa: consistencia de "delineado" y similar a la pasta de dentífrica en aspecto y dureza. La teñiremos de verde en su mayoría y apartaremos un poco sin teñir para añadir detalles en blanco.

ELABORACIÓN

Enhorabuena, porque si habéis llegado hasta aquí ya tendréis preparadas las galletas con forma de estrella y la glasa tanto en color verde como en blanco, lo que viene a ser un 80% del trabajo realizado. De forma que prácticamente sólo nos queda adherir y decorar.

Para empezar a dar forma a nuestro árbol de galleta, colocaremos la galleta más grande en la base, aplicaremos unos cuantos puntos de glasa sobre ella para que cuando seque actúe como adhesivo, y colocaremos otra galleta sobre la anterior de forma que las puntas de las estrellas coincidan con los huecos de la inferior. De esta manera alternamos puntas con huecos y vamos elevando nuestra torre de galletas ninja hacia las alturas.

Ya habréis deducido que iremos colocando las más grandes en la base y descenderemos en tamaño a medida que vayamos acoplando más y más galletas. Si se os desmorona, gritad "¡JENGA!" entre lágrimas y tratad de recomponerla con las migajas antes de saltar por la ventana. Apartaremos una galleta pequeña para la apoteosis final.

Es hora de coger el anís y darle un buen trago, porque, aunque de por sí nuestro pino de carbohidratos ya luce bastante bien, ahora viene lo bueno: simular el follaje. Y aquí empieza lo tedioso.

DECORANDO CON LA MANGA

Sí, nuestro abeto forma parte de una de esas excentricidades navideñas, así que jugaremos a ser Dios decorándolo con pequeñas hojas. Para ello emplearemos una manga cargada con nuestra glasa verde y una boquilla de hoja como la Wilton 65S.

Lo haremos de dentro hacia afuera y cubriremos así todos los picos de las estrellas que han quedado visibles. Al principio aplicaremos un poco de presión a la manga para realizar la base de la hoja, aflojando ésta poco a poco para terminar de hacer la forma, terminándola en punta. De esta forma iremos cubriendo cada una de las galletas, poniendo a prueba vuestra muñeca y paciencia. Si por un momento pensasteis en decorar las galletas antes de ensamblarlas, no lo hagáis.

Si decidís utilizar decoraciones adicionales, como bolitas de colores, podéis incorporarla sobre las hojas mientras aún estén húmedas para que se adhieran con facilidad. También podemos poner un puntito de glasa que nos ayude a pegar las decoraciones si se nos ha secado en exceso o si hemos decido esperar a que se sequen las hojas para continuar decorando con la manga, como es nuestro caso.

Una vez las hojas se hayan secado, ¿recordáis la glasa blanca que apartamos antes? la utilizaremos para aplicar una poca en los extremos de las estrellas con una boquilla normal del nº2 ó 3, simulando un poco de nieve. Si la glasa no está lo suficientemente seca, ambos colores se fundirán, el efecto de relieve se perderá y «¡JENGA!», podéis saltar por la ventana... otra vez.

Para pintar la estrella que también apartamos, nosotros utilizamos una mezcla de colorante blanco, amarillo y dorado y unas gotitas de alcohol blanco (vodka o anís) para elaborar un pintura de aspecto metalizado que puede quedar muy elegante. Si no tenéis en casa o simplemente no queréis gastar un céntimo más, podéis dejarla sin pintar o bien podéis teñir un poco de glasa blanca para decorarla con las técnicas comentadas en las entradas sobre la glasa real que seguro ya conocéis. Si os sobra tinte metálico, podéis pintaros un par de dientes, calzaros el chándal y repartir unos cuantos mecheros por los bares. La última vez que lo hicimos nos sacamos un pico y una paliza por una invadir la zona de otro.

Para finalizar, utilizaremos un poco más de glasa para fijar la última estrella en la parte superior del abeto y voilá! nuestro árbol de navidad comestible estará listo. Ya sabéis lo que toca ahora: ropa fuera y baile de la victoria por el pasillo. ¡Nos encanta la Navidad!

  • MANUHace 3 años

    Qué pinta más buena.

    Gracias por compartir vuestras ideas y los tutoriales para llevarlas a cabo.

  • THE HAVOCHace 3 años

    Gracias a ti y a todos por leernos, por intentar las recetas y tutoriales en casa y por engordar toneladas a nuestra salud. Lo hacemos con buena intención, de verdad, os lo prometemos!!

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada ni se utilizará para ningún fin, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

¿Para qué van a usarse mis datos personales?

Te lo resumimos muy brevemente: para prácticamente NADA, así que no te preocupes, no te enviaremos emails, ni notificaciones ni nada por el estilo.

  • Tu email se empleará únicamente si alguna vez te diste de alta en el servicio "GRAVATAR" y lo has vinculado a este. Así es como podemos poner la foto al lado de tu comentario. No te preocupes, el email que indiques no se envía al servicio, sino un identificador (MD5) en el que tu correo electrónico no aparece visible.
  • Tu nombre y web simplemente se usa para encabezar tu comentario y referirnos a ti. Como cortesía, otros usuarios pueden entrar a tu web. Puedes emplear pseudónimos.
  • Si nos solicitas ayuda o información, podríamos usar tu email para ponernos en contacto directamente contigo. No se ceden datos a terceros ni para otros fines.
  • Responsable: Alejandro Fernández
  • Destinatarios: UhmmmCookies.com / Galletazas.com
  • Derechos: Cancelación, acceso, supresión y rectificación de los datos que has suministrado

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

30 de diciembre y nos acercamos a la fecha límite para finalizar las compras de Reyes. Respirad profundo, tomad un respiro y ¡hornead!

"El Día de Todos los Santos" se acerca a una velocidad pasmosa. Queda apenas unas semanas y este año va a enmarcarse en uno de los climas más atípico de los últimos años.

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.