Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

RECETA DE LA DELICIOSA SALSA DE TOFFEE DEL ABUELO DE HEIDI QUE SABE A WERTHER'S ORIGINAL

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores, soplado la escarcha de las últimas heladas, y los hemos puesto manos a la obra para elaborar una receta de esas que siempre hay que tener a mano: ¡La espectacular receta de la salsa de Toffee del abuelo de Heidi que sabe Werther's Original!

Pero, un momento... acabáis de decir «caramelo», y así es, queridos y azucarados amigos de muelas picadas. El toffee -tofi o tofe- podríamos decir que es un caramelo con esteroides: más rico, más cremoso y suave. Imaginad una salsa de toffee caliente acompañando a un humeante brownie recién sacado del horno, o sobre una bola de helado de vainilla y nueces de macadamia. Ahora es cuando paramos de escribir y nos limpiamos la boca y el teclado, maldiciendo con el puño en alto a aquel que configuró nuestro diminuto cerebro homínido, para adorar con inusitada desproporción a este tipo de viandas en lugar de sus homólogos más sanos, encarnados en lechugas rizadas o coles de Bruselas.

Fans de los Werther's Original™, o de esos caramelos cremosos y masticables de toda la vida, acabáis de encontrar un filón con esta receta. Porque si los licuarais convirtiéndolos en un fino y espeso caldo azucarado, tendríais el resultado de esta receta.

INGREDIENTES

  • 150gr. de azúcar blanco
  • 200ml. de nata para montar
  • 50gr. de mantequilla
  • 1 cucharada sopera de sal gorda (sólo si quieres elaborar «Toffee salado»)

PREPARACIÓN

Crear este acompañamiento ideal para un postre en calentar y mezclar. Empezamos calentando todo el azúcar en un cazo, moviéndolo constantemente hasta que empiece a derretirse y a dorarse. Es importante no dejar de mover, porque este mejunje espeso y a temperaturas cercanas a las de la corona solar, tiene cierta tendencia a pegarse como un moco bajo un pupitre. De forma que no distraerse en nuestra actividad agitadora es fundamental.

Cuando se haya deshecho el azúcar, retiramos el cazo del fuego -o la mezcla siguiente podría desbordarse-y añadimos muy despacito la nata sin parar de moverla con brío y alegría para que no se solidifique, o terminaréis con un buen pedrolo en el fondo del cazo. Si es necesario, ese día no acudáis al gimnasio y desfogad toda la energía en el experimento.

Es recomendable -si es posible- tener la nata a temperatura templada o ambiente, de forma que en contacto con el caramelo caliente no haga que éste se enfríe rápidamente y se endurezca, además evitará que comience a salpicar y pueda quemarnos. Si esto ocurriera, la solución es tan simple como llevarlo de nuevo al fuego y calentarlo hasta que se funda todo.

Salsa de Toffee

Con los ingredientes bien mezclados, volvemos a llevarlo al fuego, añadiendo la mantequilla y volviendo a remover vigorosamente hasta que ésta se haya derretido completamente. Y... ¡TACHÁN! dejamos atemperar la mezcla y nuestra salsa de toffee estará lista para servir.

Pueden quedar unas burbujitas en nuestra salsa de toffee. Se deshacen solas con el reposo.
Pueden quedar unas burbujitas en nuestra salsa de toffee. Se deshacen solas con el reposo.

Es normal que con tanto meneo y agitación la mezcla se altere y aparezcan burbujas diminutas. No pasa nada. Mientras ésta reposa y atempera, irán desapareciendo.

Un toque muy especial: «El Caramelo Salado»

¿Habéis probado el «Toffee salado»? Si queréis conseguir unos sabores con más contraste que el cuello de un sueco en la Costa del Sol, tan sólo añadid una cucharada sopera de sal gorda durante la cocción del azúcar, para convertir una salsa «WOW!» en un «PERO, PERO, PERO... OH MY GOD!!!». Espectacular en todos los sentidos. Explosión e intensificación de sabor, con unos suaves matices salados que te eyectarán las papilas gustativas de la boca.

Listo para servir: Toffee en estado puro. Si el amor pudiera medirse, sería una jarra llena de esto.
Listo para servir: Toffee en estado puro. Si el amor pudiera medirse, sería una jarra llena de esto.

Esta salsa, por su elevado contenido en azúcar, puede durar eones en nuestra nevera. Tan sólo se endurecerá un poco con el frío, de forma que sólo habrá que calentarla unos segundos antes de poder utilizarla... si es que podéis evitar la tentación de coméosla a cucharadas. Sí, nosotros lo hemos hecho, porque somos unos marranos que hemos perdido todo el respeto por nosotros mismos. ¡Que aproveche! -gracias, gracias... -de nada, de nada.

Salsa de Toffee
Salsa de Toffee

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

"El Día de Todos los Santos" se acerca a una velocidad pasmosa. Queda apenas unas semanas y este año va a enmarcarse en uno de los climas más atípico de los últimos años.

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.

Calabazas, sangre, pus, moho, bichos de ultratumba, John Carpenter y George A. Romero siempre nos han encantado, así que no os extrañéis si os decimos que Halloween