Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

LA RECETA DE LAS AUTÉNTICAS MAGDALENAS CASERAS QUE SABEN A GLORIA BENDITA

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

Huy que ya ha llegado el viernes y desde aquí os escuchamos frotandoos las manitas en actitud triunfal, porque hace frío y vais a quedaros encerrados en casa acurrucados bajo una tonelada de mantas, leyendo un buen libro, viendo películas, series y bebiendo café y chocolate bien caliente con magdalenas caseras recién horneadas. Porque, cuando fuera los pies se congelan, la ropa interior se adhiere escarchada al cuerpo y la cistitis acecha amenazante tras cada esquina, en ningún sitio se está mejor que en casa.

¿Cómo? ¿Magdalenas caseras? Sí, habéis leído bien: magdalenas caseras de toda la vida, con su cuscurro de azúcar y su aroma a limón. De las que son capaces de beberse su propio peso en leche y de las que mataríais por combinar con una tableta de chocolate con almendras. Y es que el proceso es tan sencillo que os preguntaréis por qué nunca las habíais hecho antes. Tan fácil es su elaboración, que ni si quiera nos hemos molestado en tomar fotografías del proceso para no insultar vuestra inteligencia y porque con una mano sola -sigo convaleciente- es harto complicado aventurarse a poco más que rascarte el cogote, imaginaos sujetar una réflex con dos deditos y a la altura del pecho.

INGREDIENTES

  • 2 huevos medianos
  • 175 gr. de azúcar
  • 175 ml. de aceite de oliva muy, muy suave
  • 75 ml. de leche
  • 210 gr. de harina
  • 7 gr. de levadura química en polvo tipo "Royal"
  • Ralladura de un limón
  • Una pizca de sal
  • Cápsulas para magdalenas

PREPARACIÓN

Arrancad con pasión vuestra batidora de varillas para batir los huevos con el azúcar a velocidad media-alta hasta que la mezcla espume y adquiera un color pálido casi blanco. Cuanto más insistamos en este momento, más esponjosas, tiernas y sexys serán nuestras magdalenas. Jamás digáis que no a un baño de espuma gratis, excepto si la espuma es de cerveza. Recuerdo amargamente una boda en la que el camarero nos escanció la cerveza a medio metro desde la jarra. Aún estoy tomando AeroRed™ para las flatulencias.

A continuación añadimos el aceite y la leche muy despacito y batiendo a velocidad baja, como si hicierais una mayonesa. Elegid un aceite de oliva muy suave o uno más intenso si sois atrevidos y os apetecen aromas y sabores más marcados. También podéis optar por aceite de girasol pero no disfrutaréis de las propiedades inigualables del aceite de oliva virgen extra y un día os despertaréis rodeados de olivareros cabreados cargados con palos y ganas de descargar en vuestras costillas tres años de recortes en políticas agrarias.

Para terminar añadimos en resto de ingredientes sin demasiados miramientos y seguimos batiendo a velocidad baja. Ni siquiera hay que tamizar la harina, así de agradecidas son estas magdalenas. Cuando esté todo integrado se bate a tope de velocidad durante 1 minuto y dejamos reposar la masa en la nevera durante dos horas tapando el recipiente con un paño. Nos vemos tres episodios de Juego de Tronos y continuamos con la tarea. Este reposo es importante, no lo obviéis porque es lo que convertirá vuestras magdalenas en espectaculares.

Magdalenas caseras: buenas, bonitas, baratas y fáciles

Cuando reposen, precalentad el horno a 200ºC y rellenamos dos terceras partes de cada cápsula. Terminamos añadiendo una cucharadita de azúcar sobre cada una de las magdalenas y las horneamos disminuyendo la temperatura a 180ºC durante unos 22 minutos a media altura. Ya sabéis que si colocamos las cápsulas en una bandeja metálica para magdalenas, evitaremos que se deformen durante el horneado y crecerán mejor y más bonitas. Apuñalad como siempre en el centro con una aguja o palillo y si éste sale limpio y sin tripas, las sacaremos y enfriaremos en una rejilla. Aunque pueda parecer extraño, calientes pueden tener un desagradable regustillo a masa cruda.

Preparad un cacao bien caliente y el pantalón de comer, porque no vais a poder saber cuando parar, éstas magdalenas sin colorantes ni conservantes están tremendas y bien guardadas en una bolsa pueden durar hasta varios días tiernas. ¿Queréis ser malos como nosotros? añadid pepitas de chocolate o caramelo a la masa y uníos a un orgásmico espectáculo de sabor.

Atreveos y comentadnos vuestra experiencia, ¡es una orden!

Magdalenas caseras: buenas, bonitas, baratas y fáciles
Magdalenas caseras: buenas, bonitas, baratas y fáciles
  • MANUHace 2 años

    Qué pintaza tienen!!!!!!!!

    Una pregunta: cuando estén en el horno... ¿tienen que estar puestas las dos resistencias?

    Saludos y gracias ;)

  • MARIADESHace 2 años

    Hola Manu! si, las dos resistencias, y la bandeja en mitad del horno. Si las haces queremos foto eh?¿?

  • MANUHace 2 años

    No os preocupéis que así lo haré

  • JULIETAHace 11 meses

    Harina leudante o 0000?

  • THE HAVOCHace 11 meses

    Harina normal de toda la vida. No es necesario que sea especial para bizcochos o para levar masas puesto que incorporamos levadura a la mezcla.

    Suerte y a disfrutarlas!

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.

Calabazas, sangre, pus, moho, bichos de ultratumba, John Carpenter y George A. Romero siempre nos han encantado, así que no os extrañéis si os decimos que Halloween

Hace tiempo que no escribimos una sola línea y ya temíamos que el blog se hubiese cubierto por una fina capa de moho al regresar, pero nos enfrentamos a una de esas etapas que ponen a prueba la paciencia y la cuenta corriente de cualquier pareja: