Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

GALLETITAS NAVIDEÑAS PARA TU ÁRBOL

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

8 diciembre, lunes. Las últimas horas del puente más esperado del mes se consumen rápido y regresáis a casa cansados, abatidos después de haberos enfrentado a las hordas de compradores compulsivos y mirones insaciables en «El Corte Inglés». Os sentáis cómodamente en el sofá y, con una taza de té caliente, repasáis en un traumático flashback lo malos que habéis sido hoy tirando de VISA y MASTERCARD, estimulados por el mesmerismo de luces parpadeantes y lozanos abetos de mentirijilla que arden como una tea envueltos en 250 bombillas made-in-Chino-de-la-esquina. En el horizonte se avistan semanas de villancicos cantados por niños viejos sin cuello, comidas de empresa y politraumatismos que juraríais no estaban ahí cuando os marchasteis a la cama borrachos como perras.

En nuestro cuartel general ya hemos colocado nuestro abeto junto al extintor y le hemos añadido unas decoraciones muy especiales... ¡GALLETAS! Espectaculares galletas navideñas de chocolate que ya hemos colgado en el árbol y que, al menos una de ellas ("El Muñeco de Jengibre"), hemos presentado al concurso "Tu Mejor Galleta Navideña" organizado por otro blog del gremio: "My Lovely Food". Sabemos que no nos tocará nada pero nos mantendrá la ilusión y optimismo en niveles aceptables antes de que se derrumben ante la mera visión de una báscula.

Fijaos en los detalles. En ambas hemos usado una base de glasa real para decorar, pero las técnicas son muy distintas. Para nuestra simpática galleta del «Hombre de Jengibre» utilizamos glasa teñida en diferentes consistencias para crear volúmenes, y alcohol comestible con colorante en polvo y pincel para los detalles del texto, y dioptrías, paciencia y horas de espera para el secado entre capa y capa.

Nuestra galleta navideña del «Hombre de Jengibre», que en realidad es de chocolate. Somos unas personas horribles.

Para nuestra «Pequeña Hada», además empleamos colorantes en polvo metalizados para las alas y perlados para los detalles en relieve del gorro y el vestido. ¿Os habéis fijado en el aspecto nacarado que queda? Es espectacular. Los degradados los conseguimos aplicando cuidadosamente diferentes concentraciones de colorante y ¡Wow! aspecto antiguo y romántico instantáneo.

Galletita navideña para tu árbol
Galletita navideña para tu árbol

Además si enfocáis la vista hasta nos podréis ver tímidamente reflejados. Ahora tenéis que decidiros. ¿Cual es vuestra favorita? ¿Por qué no nos dejáis un comentario? ¡Escribidnos! queremos leeros, hacednos sentir "princesitos" por un día, y ¿por qué no? ¿qué tal si probáis a elaborar vuestras propias decoraciones navideñas?

Relacionado:

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

30 de diciembre y nos acercamos a la fecha límite para finalizar las compras de Reyes. Respirad profundo, tomad un respiro y ¡hornead!

"El Día de Todos los Santos" se acerca a una velocidad pasmosa. Queda apenas unas semanas y este año va a enmarcarse en uno de los climas más atípico de los últimos años.

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.