Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

BOQUILLAS RUSAS PARA DECORAR TUS DULCES CON FLORES MUY VINTAGE

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

Hacía algún tiempo que queríamos más para la decoración de esos cúmulos de carbohidratos y grasas que tanto nos gusta y que llamamos pasteles. Ya sabéis que, aunque poco a poco vamos cogiéndole cariño, nos decantamos por otros elementos para decorar antes que por el fondant, de forma que sin quererlo nos dimos de frente contra las Boquillas Rusas. Uno de esos accesorios molones que se une al catálogo de útiles de repostería engrosando el armario del diógenes en el que se ha convertido nuestra cocina.

Estas boquillas rusas se pueden comprar desde unos asequibles 16eur. en la megastore «Amazon» donde empezaréis comprando unos pocos artículos y terminaréis contratando el premium, domiciliando vuestra nómina e hipotecando vuestra casa.

Este set de 7 boquillas especiales para elaborar flores con vuestra manga pastelera, puede marcar la diferencia en cuanto a la decoración de vuestras tartas, cupcakes o cualquier cosa que pueda llevar un pegote de crema, nata o buttercream.

Sin embargo lo que nos ha llamado la atención no ha sido sólo el llamativo acabado resultante, sino el pequeño infierno personal por el que pasamos hasta que conseguimos una flor de crema de mantequilla que no estuviera deformada y que no nos susurrara entre lamentos que por favor la matáramos.

En primer lugar para colocar la maldita flor sobre un cupcake, hay que aplicar una ligera base de crema sobre el bizcocho, y es algo a lo que no acostumbramos por muy americano que sea eso de lanzar un pegote sobre la magdalena y extenderla como si no hubiera un mañana. Fue la única forma de que no se despegara la flor una vez tiráramos de ella al terminar de hacerla. Porque sí, amigos, es un poco complicado lo de cogerle el truco a la repostería botánica.

Presión constante con la manga, apretando un poco más al comenzar a aplicar la base y aflojando ligeramente al terminar de hacer la flor, terminando con un suave tirón que en el mejor de los casos arrancará de raíz algunos de los pétalos, estambres y detalles. En el peor, arrancará todo nuestro trabajo desde la misma base del cupcake, que acabará estampado contra el alicatado de la cocina junto a nuestra frustración. Por eso es muy importante que nos aseguremos de que la base de la flor tiene suficiente peso y está bien adherida al cupcake para que no se despegue.

Aseguraos también de que la buttercream esté muy bien batida. En nuestro caso, empezó a calentarse en exceso con la manipulación y tuvimos que enfriarla durante unos minutos en la nevera puesto que era incapaz de aguantar el tirón final sin romperse. No hay trucos, sólo hay práctica y Diazepam™.

La verdad es que estas boquillas rusas son un accesorio barato, que va a permitirnos una libertad importante a la hora de decorar tartas, cupcakes y pasteles sin tener que recurrir al fondant y de una manera rápida y relativamente sencilla si conseguís superar la fase de incitación al suicidio.

Son de acero inoxidable de un tamaño bastante generoso por cierto, lo que les aporta un aspecto muy sólido y profesional lejos de lo que pudiéramos pensar por su precio u origen. Cada una de ellas moldeará un tipo de flor diferente: desde rosas hasta tulipanes, pasando por otras que no nos atreveríamos a identificar pero que quedan igual de sexys y monas. Imaginaos una tarta enormemente blanca, y un cúmulo de florecitas emergiendo discretamente junto al borde. Se nos hace la boca agua y humedecemos nuestros ojos de amor con sólo pensarlo.

Es el momento de desempolvar las Visas y autoconvenceros de que las 75 boquillas diferentes que lucís en el cajón no son suficientes.

  • ESPERANZA GALVIS Hace 1 año

    Donde puedo comprar esas boquillas me pueden decir en bogota Colombia o Modena Italia gracias

  • THE HAVOCHace 1 año

    Hola Esperanza, al final del post te aparece un enlace directo al sitio web donde la adquirimos. Tienes que consultar si la envían a donde nos dices. :-)

  • SANTANA LAURAHace 1 año

    Me interesa las boquillas . Soy de argentina pinamar . BUENOS AIRES.

  • GLO.Hace 1 año

    Entre buscando galletas sin gluten, pero me deje atrapar por las boquillas rusas (aunque aborrezco los capqueis con sus coloridas decoraciones) y por la gracia que tiene la manera de explicar las cosas.

  • ALEYDAHace 1 año

    Quiero saber donde puedo comprar las boquillas rusas?

  • FABIANA RASSOHace 1 año

    Buenos dias

    Por favor informar cuanto sale el set completo de 7 boquillas rusas con envio incluido a la ciudad de Rosario. Argentina.

    Medios de pago y alguna otra informacion util

    Gracias

    Saludos

  • LORENAHace 11 meses

    Es excelente lo que se puede lograr con esas Boquillas Rusas, las he descubierto hace poco y me han parecido muy interesantes, pero todo indica que se necesita mucha práctica para lograr esos acabados en la decoración.

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.

Calabazas, sangre, pus, moho, bichos de ultratumba, John Carpenter y George A. Romero siempre nos han encantado, así que no os extrañéis si os decimos que Halloween

Hace tiempo que no escribimos una sola línea y ya temíamos que el blog se hubiese cubierto por una fina capa de moho al regresar, pero nos enfrentamos a una de esas etapas que ponen a prueba la paciencia y la cuenta corriente de cualquier pareja: