Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

BLONDIE, LA RECETA DEL AUTÉNTICO BROWNIE DE CHOCOLATE BLANCO, O PURO PORNO GASTRONÓMICO

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

Porque sí, si siempre nos hemos declarados unos incondicionales viciosos de los Brownies y del chocolate caliente deslizándose lentamente sobre él, recorriendo cada hueco, lamiendo suavemente su superficie y fundiendo una bola de helado, porque un brownie sin helado es como un coche sin ruedas: si le pones valor e insistencia igual lo echas a rodar, pero creednos cuando decimos que lo hace mucho mejor con unas buenas llantas o con un buen pegote de helado de vainilla con nueces pecanas... Porque un brownie ha de ser consistente, tiene que tener sustancia y ha de tener su propia atracción gravitatoria. Si se cumple la premisa anterior, el helado es lo que evitará que muramos atragantados con nuestro propio gozo. Si no... ¡devolvedme el dinero!

Este brownie de chocolate blanco o «Blondie» es lo que diferencia a los hombres de los adultos. No sólo por la intensidad de su sabor, o por la Salsa de Toffee de la receta anterior con el que lo acompañaremos, sino porque además entre sus ingredientes introduciremos una mezcla de chocolate con caramelo «Chocolate Blonde» que Nestlé™ sacó hace poco al mercado, y que estábamos deseando probar. Si no lo encontráis, podremos sustituir por trocitos de toffee, o caramelos cremosos, que encontraremos con facilidad en cualquier supermercado.

INGREDIENTES

  • 225gr. de mantequilla fundida
  • 400gr. de azúcar moreno
  • 2 huevos
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 250gr. de harina
  • Media cucharadita de levadura en polvo tipo «Royal»
  • Una pizca de sal
  • 125gr. de nueces
  • 175gr. de chocolate blanco en trocitos
  • 150gr. de toffee en trocitos o una tableta de chocolate con caramelo «Chocolate Blonde» de Nestlé.
  • «Salsa de Toffee del Abuelo de Heidi que sabe a Werther's Original», o lo que es lo mismo, la la Salsa de Toffee del artículo anterior.

PREPARACIÓN

Empezamos picando, picando y picando. Porque vamos a necesitarlo más adelante. Así que cortamos el chocolate con caramelo, o el toffee en trocitos, al igual que las nueces y el chocolate blanco, y ponemos en práctica todo lo que Hong Kong Phooey nos enseñó durante la infancia. ¡chop chop chop chop Ninja Style! Hasta dejarlo en trocitos pequeños, ¡que no es lo mismo que picado!

También vamos a ir precalentando el horno a 190ºC. Así iremos ganando tiempo y cuando terminemos de prepararlo todo, ya habrá llegado a la temperatura necesaria.

Don't stop moving baby... huevo, huevo!
Don't stop moving baby... huevo, huevo!

Ahora vamos a mezclar la mantequilla derretida con el azúcar moreno, y moveremos bien hasta mezclarlo. No os preocupéis, no vais a conseguir que éste se funda. Simplemente vamos a homogeneizar un poco la mezcla hasta conseguir un aspecto de letrina sucia. Entonces añadiremos con todo el amor que podáis -especialmente tras haber leído impasibles el último símil- los huevos y el extracto de vainilla y mezclaremos con energía de lunes, como si no hubiera un mañana.

Una vez mezclado, añadiremos la sal, la levadura y toda la harina de golpe y sin necesidad de tamizar. Así de agradecidos son estos Blondies, que son casi más fáciles de cocinar que de digerir. Ya nos lo contaréis mientras tratáis de separar vuestras lenguas de los paladares... si podéis. Mezclad, mezclad mis pequeños, mezclad con varillas hasta la extenuación.

Con todos ustedes, un buen plato de alérgenos... digooo... de frutos secos!
Con todos ustedes, un buen plato de alérgenos... digooo... de frutos secos!

Y una vez mezclado, añadiremos a nuestra masa toda esa dulce mezcolanza de toppings de la que seguramente ya habréis picoteado algo. Chocolate blanco, chocolate con caramelo o trocitos de toffee, y nueces: ¡al cacharro de menear! Y continuamos dándole vueltas hasta que todo esté lleno de toppings y estos se distribuyan uniformemente por toda la masa. ¿A que querríais un carrilito que llevara a casa, asfaltado con este empedrado? Nosotros firmaríamos donde hiciera falta.

Colocamos un papel de horno sobre una fuente para hornear, o bien la engrasamos con aceite o mantequilla si no tuviéramos papel, y vertemos toda la masa, que alisaremos igualando la superficie y que horneamos durante unos 30 minutos, apuñalándola en el centro de vez en cuando, hasta comprobar que no quedan restos líquidos. Entonces... entonces, queridos lectores... ya estará cocinado. Pero aún hay que dejarlo enfriar, o podría partirse en mil pedazos.

Una vez frío, lo separamos del papel y lo haremos porciones, troceándolo. Se recomienda servirlo templado. De forma que justo antes de consumirlo, meteremos el trocito en el microondas durante 10 segundos. Entonces, y sólo tras habernos limpiado las saliva de la barbilla, colocaremos sobre nuestro blondie una bola de helado de vainilla y un generoso chorrito de la «Salsa de Toffee del Abuelo de Heidi que sabe a Werther's Original». Entonces cerraréis los ojos, y os acordaréis de nosotros. Porque sí, lo que sentiréis tras el primer bocado hará que tiréis a la papelera todas la ediciones de las Sombras de Grey esas que guardáis con la tapa tan desgastada y tan rota como el amor, de tanto usarlo, claro.

Enhorabuena. Ya sabéis lo que es un foodgasmo. Y os lo hemos provocado nosotros.

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

"El Día de Todos los Santos" se acerca a una velocidad pasmosa. Queda apenas unas semanas y este año va a enmarcarse en uno de los climas más atípico de los últimos años.

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.

Calabazas, sangre, pus, moho, bichos de ultratumba, John Carpenter y George A. Romero siempre nos han encantado, así que no os extrañéis si os decimos que Halloween