Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

LA RECETA DEL AUTÉNTICO ROSCÓN DE REYES TYPICAL SPAIN

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

30 de diciembre y nos acercamos a la fecha límite para finalizar las compras de Reyes. Respirad profundo, tomad un respiro y ¡hornead! No sólo os relajará, abrirá vuestra mente, dejará un estupendo aroma en vuestro hogar y os podréis comer el resultado, compartirlo, regalarlo o usarlo en vuestras libidinosas fantasías. Está claro que alguien sacará provecho de vuestra cocina y será feliz. ¡Hagamos feliz a la gente, este año el Roscón de Reyes lo hornearemos en casa!

Parece ser que los orígenes del Roscón de Reyes se remontan a la antigua Roma, y a las celebraciones correspondientes al fin del solsticio de invierno. Los días más largos eran motivo de celebración y así lo hacían elaborando, entre orgía y orgía, unas muy populares tortas redondas rellenas de frutos secos y miel. Estos romanos se lo montaban realmente bien.

En la actualidad, los Roscones de Reyes elaborados en España -muchos países latinoamericanos también comparten esta tradición con sus propias recetas y variedades-, consiste en una masa fermentada de pan aromatizada con agua de Azahar que se hornea con forma de rosca, se decora con frutas cristalizadas en azúcar, y se rellena con nata, chocolate o cremas. En su interior alberga diversas sorpresas que pueden ilusionarte o traumatizarte (sí, una vez encontré un cortauñas muy colorido como regalo) y tradicionalmente se coloca un haba seca en el interior. El haba seca de la muerte, que quien la encuentre ha de pagar el roscón. En nuestro caso hemos constatado que sustituir sorpresas por habas no ha mejorado en absoluto nuestra economía, evitad esa tentación.

Volvamos al tema de siempre. El principal handicap de esta receta es el tiempo y el miedo. La elaboración es EXTREMADAMENTE SIMPLE, y os permitirá una libertad creativa total para rellenarlos de lo que queráis. La realización apenas es laboriosa y lo más que consumiréis será el tiempo en la fermentación. Dejad el miedo aparte, dad caña a los villancicos interpretados por niños sin cuello, y sentíos Tony Montana por un día jugando con la harina.

INGREDIENTES

  • 220 gr. de harina de fuerza. No hace falta ir al gimnasio, sólo es harina con un poco más de gluten.
  • 3 gr. de sal
  • 33 gr. de azúcar
  • 33 gr. de mantequilla fría
  • 50 gr. de huevo (o un huevo tamaño grande)
  • 60 ml. de agua
  • 4.5 gr. de levadura de panadero seca
  • 2 taponcitos de aroma de agua de azahar
  • La ralladura de medio limón
  • La ralladura de media naranja
  • Una pizca de canela
  • Frutas escarchadas (para decorar)

PREPARACIÓN

Cargad vuestras amasadoras con el gancho de amasar o preparad las manos de hacer marranadas, porque lo único que tenéis que hacer de momento es amasar todos los ingredientes en un recipiente excepto la mantequilla, que incorporaremos cuando nuestra mezcla tenga aspecto de masa bien integrada. Es muy importante que mantengáis la levadura fuera del contacto directo con la sal o nuestros pequeños microorganismos hipertensos se suicidarán inactivándose y estropeando la masa que crecerá tanto como una torta de trigo para hacer fajitas, es decir: nada. Recordad que la levadura de panadero seca no tiene nada que ver con la típica "Royal" de toda la vida, ésta última es un impulsor químico.

La levadura seca de panadero es levadura deshidratada que se activa al hidratarse de nuevo. Sigue siendo un fermento vivo y para multiplicarse necesita temperaturas superiores a 6ºC e inferiores a 50ºC, de lo contrario morirá o las reacciones serán demasiado lentas y las masas tardarán mucho en levar (crecer) o no lo harán si el entorno es demasiado frío. Una temperatura ambiente situada entre 20ºC y 35ºC hará que nuestra masa crezca en condiciones.

¿Parece helado? No, es la consistencia del Roscón de Reyes en la amasadora.
¿Parece helado? No, es la consistencia de la masa en la amasadora.

Cuando la masa se separe de las paredes del recipiente y quede sujeta al gancho de la amasadora como un perro cansino y onanista a la pierna de su dueño, sabremos que está lista. Si se amasa con las manos, cuando deje de pegarse a éstas. Entonces tomaremos la masa y haremos una bola con ella sobre una superficie ligeramente enharinada, introduciéndola de nuevo en el recipiente que habremos untado con unas de gotas aceite, cubriéndolo con film hasta que doble su volumen.

Tollina de padre y luego hacer la pelota. Puro sentimiento de culpa.
Tollina de padre y luego hacer la pelota. Puro sentimiento de culpa.
La masa del Roscón de Reyes ha fermentado y doblado su volumen. A todos nos pasa eso en navidades.
La masa del Roscón de Reyes ha fermentado y doblado su volumen. A todos nos pasa eso en navidades.

Nuestra cocina es Siberia, lo que hacemos es traérnosla a la sala de estar para que sestee junto a la estufa o caldeamos el horno durante unos segundos, lo apagamos y dejamos en el interior la masa. Curioso, todo un ejército de criaturas comodonas que comen azúcares y se tiran pedos en un simple sobrecito del supermercado. No, aunque vuestros sobrinos hagan lo mismo, no sirven para levar masas.

Cuando la masa haya doblado su volumen, la sacaremos y estiraremos con ayuda de un poquito de harina, aplicaremos un par de azotes de padre y la dejaremos reposar sobre la mesa durante cinco minutos, cubriéndola con el mismo recipiente.

Una vez ha reposado, volvemos a estirar la masa, la plegamos sobre sí misma y la trabajamos de esta forma durante un minuto. Terminamos haciendo una bola y nos ayudaremos con el dedo para practicarle un orificio que iremos ampliando hasta conseguir la forma de rosco mientras nos aguantamos la docena de chistes verdes que se nos ha ocurrido mientras escribimos este párrafo.

Estira
Estira
Espachurra
Espachurra
Achucha
Achucha
¡Calamar gigante!
¡Calamar gigante!
¡Mirad! ¡Es un Roscón de Reyes desnudo!
¡Mirad! ¡Es un Roscón al desnudo!

Lo colocamos sobre una bandeja con papel de horno y lo tapamos con un paño de de algodón hasta que vuelva a doblar su volumen. Cuando la magia haya vuelto a ocurrir, aprovechamos para pintarlo con un poco de huevo batido aportando un poco de color y brillo, y lo terminamos decorándolo con la fruta escarchada y un poco de azúcar humedecido con unas gotas de agua. Al hornearlo, sería conveniente poner un recipiente cilíndrico en el agujero para que no se cierre al crecer. Nosotros usamos un vasito de aluminio deshechable para flan. Precalentaremos el horno a 220ºC y hornearemos nuestro roscón a 180ºC durante unos 20-22 minutos.

Baño de huevo batido para un Roscón de Reyes brillante y dorado.
Baño de huevo batido para un roscón brillante y dorado.
Un Roscón de Reyes sin frutas escarchadas es como un perro que no arrastra el trasero.
Un roscón sin frutas escarchadas es como un perro que no arrastra el trasero.
Un poco de azúcar humedecido para decorar el Roscón de Reyes.
Un poco de azúcar humedecido para decorar.
Roscón de Reyes recién horneado. Huele hasta aquí.
Roscón de Reyes recién horneado. Huele hasta aquí.

Una vez horneado, ya estará listo para comer, pero nuestro roscón lo hemos rellenado con un poco de nata montada que hemos preparado incorporando por cada 200ml. de nata para montar bien fría, 50gr. de azúcar y dos cucharaditas bien cargadas de queso de untar tipo Philadelphia. Iremos añadiendo poco a poco el azúcar a la nata cuando ésta haya empezado a montarse con las varillas, y por último incorporaremos el queso. Esto proporcionará un extra de consistencia al relleno y evitará que se desmorone pasados unos minutos. Tranquilos, este queso es muy suave y no aportará nada de sabor a la mezcla.

Cortamos nuestro roscón en dos mitades, cargamos la manga y lo rellenamos sin compasión con nuestro engendro evolucionado de nata 2.0. Nos gusta la nata, y si añadimos un par de gotitas de esencia de vainilla durante el batido, nos gusta todavía más.

Con un poco de queso cremoso, la nata se vuelve más compacta y sexy.
Con un poco de queso cremoso, la nata se vuelve más compacta y sexy.
Rellenando el Roscón de Reyes con nata mutante de la buena 2.0
Rellenando el Roscón de Reyes con nata mutante de la buena 2.0

Es el momento de añadir las sorpresas, los cortauñas, y el potaje de habas. Billetes de 100eur. enrollados, profilácticos o todo lo que se os ocurra. Estamos en crisis, queridos amigos, aprovechad el roscón para deshaceros con los amigos de toda vuestra basura doméstica. Desarrollo sostenible, que diría el gobierno.

Roscón de Reyes terminado, lozano y hermoso.

Y ¡voilá! nuestro rechoncho y dorado Roscón de Reyes typical Spain está listo para trasladarse directo del plato a tus lorzas. ¿Veis como no era tan complicado? Lo peor son las esperas. ¿El resto? Cuestión de tiempo, sólo cuestión de tiempo.

¡Feliz entrada de año, queridos tragaldabas!

  • PACO ZPOWERHace 5 meses

    Madre mía que rico! Hazme dos!!!!

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.

Calabazas, sangre, pus, moho, bichos de ultratumba, John Carpenter y George A. Romero siempre nos han encantado, así que no os extrañéis si os decimos que Halloween

Hace tiempo que no escribimos una sola línea y ya temíamos que el blog se hubiese cubierto por una fina capa de moho al regresar, pero nos enfrentamos a una de esas etapas que ponen a prueba la paciencia y la cuenta corriente de cualquier pareja: