Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

RECETA DE LA «NEW YORK CHEESECAKE» QUE SABE COMO SIEMPRE PENSABAS QUE SABRÍA

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

Estoy seguro que lo habéis vivido. Esa sensación, ese pastel cuasi-perfecto que aparece fugazmente en una serie de tv americana, esos bordes tostados, el aspecto cremoso... también estoy seguro de que habéis vivido ese extraño deja-vú, un "seguro que sabe a...", a pesar de que ese dulce objeto de deseo sólo se encuentra en vuestra retina y ahora en vuestro cerebro, malditos pervertidos del azucarillo, os gusta regodearos en nuestras propias fantasías y lo sabéis.

Eso nos ha estado ocurriendo desde que vimos una curiosa competición en la que dos célebres pastelerías newyorkinas pugnaban por cocinar la mejor tarta de queso estilo New-York. Uhmmm... el auténtico sabor de la cheesecake newyorkina... ¿cómo sería? ¿Se parecería a la del Foster's Hollywood de la que somos tremendos fans? -y aprovechamos para saludar al staff de FH de Jaén, que sabemos que nos leen y que preparan nuestras recetas en casa-.

El caso es que después de varias recetas y algunos intentos, dimos un día con la receta definitiva, la receta que encajaba con la imagen mental que teníamos de cómo debería ser y saber la New-York Cheesecake y ¡EUREKA! la conseguimos.

De textura suave, con el sutil toque del queso que se deja sentir y un puntito no excesivamente dulce que deja un hueco justo para acompañar con una mermelada de frutas o una salsa de chocolate. Bailamos desnudos y borrachos por el pasillo de casa para celebrarlo, pero antes escribimos este post para no olvidarla y que el legado de la auténtica cheesecake americana perdurara por siempre en el cyberespacio y en vuestros empastes.

Desearéis vomitar para seguir comiendo. Os lo garantizamos.

INGREDIENTES

  • 250gr. de galletas tipo «Digestive»
  • 100gr. de mantequilla derretida
  • 30gr. de harina
  • 200ml. de nata 35% de materia grasa
  • La ralladura de medio limón y media naranja
  • El zumo del medio limón de antes, aquí no tiramos nada
  • 900gr. de queso de untar tipo «Philadelphia»
  • 330gr. de azúcar
  • 100ml. de leche
  • 4 huevos
  • 1 cucharada sopera de esencia de vainilla concentrada

Procurad tener todos los ingredientes a temperatura ambiente.

Despliegue estratégico de los ingredientes para preparar la tarta New York Cheesecake

PREPARACIÓN

Lo bueno de esta tarta es que no sólo vais a poder disfrutar de un sabor y textura expectacular, sino que si además adoráis la crema agria que alegra muchos de los platos de la gastronomía mejicana, vais a aprender a hacerla. Creedme si os digo que una vez la hagáis por primera vez, se podría convertir en la nueva mayonesa. Terminaréis usándola para todo. Informaos sobre sus valores calóricos y quitaréis la mano tan rápido como cuando rascáis la barriga a vuestra mascota sin mirar y acabáis más abajo de lo que hubiéseis deseado, para disgusto vuestro y estupor del animal.

Como los cohetes por etapas, esta cheesecake combina 3 pasos: la elaboración de la crema agria, la base de galleta y el relleno. ¿Difícil? ¡Nah! Es más lento escribirlo que hacerlo. Para hacer la crema agria sólo hay que añadir el zumo de limón a la nata y remover la mezcla con cuidado porque empezará a espesarse y a endurecerse. Cuando adquiera la textura de la salsa fina que nos venden como mayonesa, parad y tendréis vuestra crema agria. Aparcad los nachos, este no es el momento.

Zumo de limón+nata = amor en forma de crema agria y alegría para vuestros nachos.
Zumo de limón+nata = amor en forma de crema agria y alegría para vuestros nachos.

Machacad las galletas en una picadora o metedlas en una bolsa de plástico y golpeadlas hasta destruirlas. Este paso es apto para niños. Armadlos con un tenedor y dejad que desfoguen sus infantiles frustraciones espachurrando las galletas con la mantequilla derretida, distribuyéndolo todo por el fondo de un molde para hornear y ascendiendo un poquito por las paredes. Manteniéndolos ocupados evitaréis que guarden animales muertos en cajas de zapatos bajo la cama.

Usamos galletas tipo "Digestive" por su cuerpo y su sabor intenso, pero cualquiera del supermercado que por su nombre pueda parecer sana pero que en realidad sea capaz de cebar a un cochino en dos semanas, nos valdrá. Cosas del márketing.

Para el relleno añadimos la vainilla y la harina a la crema agria y movemos con unas varillas hasta dejarlo todo bien integrado. La apartamos y en otro recipiente mezclamos bien el queso de untar con el azúcar para después añadir la leche. Continuad moviendo hasta que le mezcla sea homogénea y añadid e id integrando los huevos uno a uno.

Mezcla de los ingredientes para nuestra New York Cheesecake

Por último ponemos las ralladuras de limón y naranja y combinamos nuestro mejunje con el que apartamos antes con la crema agria. Lo mezclamos, vertemos sobre el molde forrado en rica galleta "amantequillada" y lo horneamos en el horno precalentado a 180ºC. Sí, el precalentamiento es vital, NUNCA obvieis este paso y evitareis problemas en la cocina y en la alcoba. Tan vital como no abrir jamás la puerta del horno mientras se hornea un bizcocho.

Mezcla de los ingredientes con la base de crema agria. Es sexy hasta el nombre.

El tema del horneado es otra historia. Al principio comenzará a elevarse como un bizcocho cualquiera. Se bufará y pensaréis que desbordará. No le hagáis caso, diríamos que casi es inevitable, casi tan inevitable como que se tueste en exceso y comience a quemarse en la zona superior. Y es que el truco de apuñalarla para ver si está horneada no sirve con este tipo de tarta, así que pecaréis de cautos y lo dejaréis horas y horas horneándose y retostándose. Concretamente una hora y media es lo que nos tardó a nosotros.

New York Cheesecake lista para hornear

Notaréis que está terminada cuando los bordes en contacto con el molde se despeguen un poco, parezcan horneados y al pincharla con la aguja, cuchillo o lo que esteis usando, salga sólo un poco húmeda y viscosa. Jamás saldrá seco y si así fuera, os habréis pasado horneando y no poco. Si sigue cruda y comienza a quemarse la parte superior, cubridla con papel de aluminio y bajad un poco la bandeja alejándola de las resistencias superiores del horno.

Una vez horneado, hay que dejarlo enfriar poco a poco durante al menos tres o cuatro horas dentro del horno. Que no cunda el pánico, porque todo lo que tan enérgicamente subió, se vendrá abajo. Dicen que es normal, nosotros creemos que es por la deflación, no corren buenos tiempos ni para los dulces. Es posible que hasta se agriete, ni caso.

New York Cheesecake.

Et voilá! Habéis terminado de cocinar la súper ALL-AMERICAN-ORIGINAL-NEWYORKER-CHEESECAKE-QUETEPEES-YTEMEES que podemos acompañar con un poco de mermelada o chocolate fundido. Ahora podéis quitaros la ropa y hacer el baile de la victoria en el pasillo, desnudos y con una cucharilla en la mano. Nos encanta hacerlo, te encantará hacerlo.

New York Cheesecake.

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

"El Día de Todos los Santos" se acerca a una velocidad pasmosa. Queda apenas unas semanas y este año va a enmarcarse en uno de los climas más atípico de los últimos años.

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.

Calabazas, sangre, pus, moho, bichos de ultratumba, John Carpenter y George A. Romero siempre nos han encantado, así que no os extrañéis si os decimos que Halloween