Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

RECETA DE LOS BUÑUELOS DE VIENTO

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

"El Día de Todos los Santos" se acerca a una velocidad pasmosa. Queda apenas unas semanas y este año va a enmarcarse en uno de los climas más atípico de los últimos años. El termómetro marca 29ºC, estamos muy cerca de Noviembre y de seguir así, no podemos sino esperar la más absoluta de las destrucciones o aún peor: ¡una segunda operación bikini! Pero eso no nos impedirá elaborar uno de los dulces más tradicionales de estas fiestas. ¡Los buñuelos de viento!

Rellenos de crema de vainilla, de chocolate, nata, arroz con leche, de tofee, Nutella o de cualquier cosa que tengáis en casa: argamasa, cemento cola, restos de pizza... en UhmmmCookies! siempre hemos dicho que los buñuelos no son sino un vector, una buena excusa que justifique el relleno que alberga en su interior este bollito frito de origen judío y cristianizado con posterioridad para el disfrute de unas masas hambrientas que sacan pecho y entrenan con voracidad, preparándose para los festines navideños.

INGREDIENTES: (Para 30-40 buñuelos)

  • 250ml. de agua
  • 150gr. de harina
  • 30gr. de mantequilla
  • 15gr. de azúcar
  • 4 huevos medianos
  • Una cucharadita de levadura química
  • La piel de un limón
  • Aceite de girasol
  • Cremas para el relleno
  • Azúcar glass para la decoración
Ingredientes para la receta de los Buñuelos de Viento

PREPARACIÓN

LA MASA

La preparación es extremadamente sencilla. Sorprende como estas pequeñas pelotas de masa frita similar a la de un churro, pueden encontrarse en pastelerías a precios que rozan la obscenidad. Sin embargo hemos de confensar que tras probar varias recetas, nos ha costado un par de intentos y unas cuantas modificaciones para conseguir unos buñuelos bien cocinados y con una textura agradable.

Nuestras pequeñas bombas calóricas comenzarán gestándose cuando calentemos en un cazo el agua con la mantequilla, el azúcar, la sal y la cascara de limón, hasta llevarla a ebullición y manteniéndola hirviendo durante un par de minutos. En este punto, la mantequilla ya se habrá derretido y la cáscara habrá aromatizado sutilmente la mezcla. Ilusos de vosotros si pensáis que tan sólo 30gr. de mantequilla hará de vuestros buñuelos un dulce light. Si buscáis un blog de comida ligera, os habéis equivocado, sospechamos que incluso leyendo estas líneas podríais llegar a engordar un par de kilos antes de haber terminado.

Ahora apartamos del fuego, quitamos la cáscara de limón y añadimos la harina combinada con la levadura y mezclamos con una espátula hasta que quede una masa homogénea, suave y sin grumos. Los grumos hacen llorar al Niño Jesús.

Dejamos que la masa se enfríe durante unos quince minutos y empezamos a incorporar los huevos uno a uno, mezclando hasta que quede bien integrado y la masa sea homogénea. Esta parte resulta especialmente frustrante, porque la masa se escurrirá como un macarrón en la boca de un anciano y terminaréis moviéndola en círculos por todo el cazo gritando e invocando a las fuerzas del averno. Tranquilos, al final se integra, se escurre pero se integra.

Sabréis que habéis terminado cuando no os queden insultos en el repertorio y cuando levantéis la masa con la espátula y al dejarla caer lo haga en forma de cinta que se pliega. ¿Recordáis como cae el caramelo en los anuncios de las barritas de chocolate? Algo similar.

FRIENDO

Para freir los buñuelos, utilizad un cazo profundo y llenadlo de aceite. Como buenos jienenses utilizaríamos aceite de oliva, pero quedaría un sabor demasiado intenso, preferimos el toque suave y un poco más neutro del aceite de girasol. Por favor, usad un aceite limpio para la ocasión. Recuerdo un restaurante donde nos sirvieron un postre de «leche frita» al punto de ajo. Una cagada monumental solo comparable al tordo de triceratops de Parque Jurásico. Aquella noche se notó una perturbación en la Fuerza y a Chicote le subió un reflujo.

Friendo buñuelos de viento. Son muy agradecidos y se giran solos.

Ahora viene lo divertido. En todas las recetas que hemos probado empleaban el aceite calentándolo a 150ºC. En nuestro caso quedaban crudos por dentro y demasiado hechos por fuera. Aquí apelamos a vuestro sentido común si es que alguna vez habéis preparado unas croquetas. Probad a praparar uno primero. Con el aceite demasiado frío quedarán aceitosos, y si no matáis a vuestros comensales de acidez estomacal, los buñuelos quedarán pesados, pringosos y encharcados. Demasiado caliente y se tostarán demasiado quedando crudos por dentro. Preparad uno y probadlo. Asumid que la masa recien frita sabrá un poco rara, y tal vez notéis que por dentro quedan con un puntito crudo. Ignoradlo, ese es el punto y al enfriarse sabrán como un buñuelo ha de saber.

Para que queden bien esféricos nosotros hemos utilizado la cuchara de helado -la que usamos para dosificar los cupcakes-. Se moja un poco en aceite para que no se pegue, se carga una cantidad equivalente a media cucharada sopera rasa, y a freír. También podéis utilizar dos cucharas normales, una para cargar y otra para empujar hacia el aceite.

Buñuelos de viento recién fritos. Las Bolas de Dragón existen.
Buñuelos de viento recién fritos. Las Bola de Dragón existen.

Al principio el buñuelo se hundirá, luego comenzará a flotar bufándose como un pez globo y con toda probabilidad la magia surgirá y girará solo, friéndose uniformemente. En nuestras primeras pruebas no utilizamos levadura y esto no ocurría. Además la masa quedaba poco suelta y le costaba más cocinarse por dentro. Un poco de levadura solucionó el problema. ¿Están bien dorados? entonces se sacan y se ponen a escurrir sobre un plato con papel de cocina absorbente. No os asustéis si sufren un "gatillazo" y empiezan a desinflarse al enfriarse. Es normal y parte de la naturaleza, triste pero cierto.

EL RELLENO

Admitidlo, no os gusta leer y si habéis llegado hasta aquí ¡enhorabuena!, pero en este momento no vamos a entrar en cómo elaborar una crema para rellenar nuestros buñuelos. Como hemos dicho antes podéis inyectarles cualquier cosa que os guste y en este caso nosotros hemos utilizado las cremas preparadas Delitcrem Vainilla Horno y Chococrem Delit Inyect que hemos podido probar como parte del lote de productos que ganamos en el concurso de fotografía.

Algún día haremos un análisis de estas cremas, pero por el momento quedaos con que se han convertido en uno de esos productos "must have" de nuestra cocina, y que superan con creces todas nuestras expectativas de sabor y sencillez de uso. Nada que ver con esos polvos que venden para hacer crema pastelera. Son, simplemente, espectaculares.

Cargad una manga pastelera con la crema y proceded a apuñalar a vuestro pobre y fofo buñuelo de viento, e insufladle una nueva vida en forma de crema pastelera. Cuando escribía en GreenSouth.net, ya defendía que un buñuelo es bueno si te lo lanzan a la cabeza y es capaz de dejarte inconsciente. En este caso rellenadlo hasta que vuestra propia conciencia os diga "¡basta!". Tampoco os paséis, si empieza a exudar crema es posible que os hayáis pasado.

Podéis utilizar una boquilla fina para poder atravesar el buñuelo con facilidad, o ayudaros con un cuchillo o unas tijeras para realizar la primera incisión.

Finalizad espolverándolos con azúcar glass justo antes de servirlos. En este momento el buñuelo estará más sediento que vosotros después de comerlo, así que cualquier cosa que roce su superficie lo absorberá. Eso incluye el azúcar glass. Si queréis que queden bonitos, espolvoreadlo justo antes o simplemente desaparecerá.

EPÍLOGO

¿Epílogo? esto no es un libro, pero ahora pensad en el maldito dineral que os habréis ahorrado. Los resultados serán espectaculares y tanto el aspecto como el sabor no desmerecerá nada y será prácticamente igual a lo que estáis acostumbrados.

¿Trabajo? no resulta especialmente difícil hacerlos y una vez cojáis el ritmo será como pegar sellos en los sobres para un mailing, o coser carteras en un taller clandestino.

Como siempre, queremos verlo, ver como lo hacéis y vuestros resultados. ¡Enjoy the Buñuelos!

  • MARGA REIGHace 2 años

    Buenas.

    Alex, admiro la sinceridad con la que planteas esta página: desde el planteamiento amateur (mejor sería aficionado, por aquello usar el español) y dirigida a los nerds (ratones de biblioteca, de laboratorio, de cocina...).

    Y lo digo porque, al menos, con los buñuelos patinas que da gusto. Plantéatelo al modo nerd: si la receta de los buñuelos de viento se pierde en la noche de los tiempos, es habitual en Jaén y se hace en octubre, ¿cómo demonios va a elaborarse con mantequilla y aceite de girasol? ¿Qué gourmet trasnochado te ha metido esa idea en la cabeza? Tienes en la provincia #AOVEs para dar y tomar de altísima calidad con muy variadas características sensoriales, que al parecer es lo único importante. Eso, al contrario de lo que sostienes, enriquece cualquier alimento que toque.

    Mucha gente, no l@s grandes cociner@s de Jaén, que el picual está reñido con la repostería. Es pura ignorancia y mayor abundancia en el prejuicio. Toda la vida, la repostería jiennense, siendo temporada, se ha elaborado con picual, no había otra cosa.

    Y los buñuelos estaban en temporada. Bien es cierto que a final de temporada. Lidiando ya con aceites atrojaos, húmedos, con borras... Por eso se desahumaban con cáscaras de cítricos, para quitarles el mal sabor. Pero, en cualquier caso, ese aceite, no siendo ya el mejor, superaba con creces a mantequillas y girasoles en parámetros organolépticos y sensoriales. Si no, ¿de qué tanto aconsejar #AOVE y dieta mediterránea? Déjate de tonterías con grasas y usa sólo lo que da esta tierra, el producto de proximidad, lo local.

  • THE HAVOCHace 2 años

    Hola Marga, ante todo agradecemos poder leer tus comentarios por aquí. Nos encanta tu feedback y cualquier crítica es bienvenida porque nos ayuda a crecer y mejorar.

    Como bien nos indicas, UhmmmCookies! nace con la única pretensión de enseñar y comunicar a nuestros lectores que cualquiera, con unos medios mínimos y habitualmente disponibles en casa, son capaces de elaborar recetas sencillas y a la vez espectaculares que pocos sabrían que pudieran elaborarse con sólo buscar un poco en sus despensas y neveras.

    Como buenos 'amateurs' aprendemos de nuestros errores y ahí radica el espíritu de UhmmmCookies!: nos encanta comunicar donde hemos fallado, por qué, y como solventamos dichas situaciones. Porque si algo nos ha enseñado nuestra cortísima experiencia en esta área es que son los errores y no los éxito lo que nos hace avanzar. ¡Que se lo digan a nuestros ocho intentos fallidos para hornear macarons, y a los cuatro para terminar los buñuelos!

    Nos encantan nuestros orígenes, y consideramos el #AOVE -acuñación terriblemente críptica y desafortunada a nuestro parecer para hacer mención al Aceite de Oliva Virgen Extra- uno de nuestras mejores materias primas. Nos tira el corazoncito y la tierra, igual que a ti, pero no todo en repostería comienza y termina en las cualidades organolépticas que pueda proporcionar el aceite de oliva. El tipo de grasa influye directamente en las proporciones, en la humedad, esponjosidad y sabor en ciertos tipos de masa. A veces la repostería es una ciencia más exacta de lo que parece y algunos cambios pueden llevar a resultados simplemente desastrosos. Los sufrimos a diario en nuestras carnes amateur.

    El uso de mantecas y mantequillas también se pierde en el origen de los tiempos y se encuentran presentes en una inmensidad de recetas tanto dulces como saladas. Afortunadamente la procedencia de muchos de nuestros lectores no sólo se limita España y en concreto a nuestra provincia, como comprenderás, por lo que muchos de ellos no tienen acceso a este tipo de aceite, o simplemente no pueden permitirse disfrutar de las distintas variedades y de sus diferentes intensidades y matices. Además sería presuntuoso considerar los buñuelos como un producto local y propio de Jaén, sino que su elaboración se reparte por todo el país además de numerosos países europeos y latinoamericanos. Cuando escribimos también lo hacemos pensando en ellos y en su acceso a este tipo de recursos gastronómicos.

    Aún en las variedades más suaves, el aceite de oliva puede resultar demasiado intenso, hasta el punto de anular ciertos matices de sabor que deseamos mantener. Nos decantamos por usar aceite de oliva en recetas en las que queramos dejar patente y potenciar su sabor y cualidades. Qué podemos decir, preferimos disfrutarlo en crudo en lugar de usarlo en frituras en las que las altas temperaturas degradan muchas de sus cualidades beneficiosas y al paladar puedan parecer demasiado pesadas o intensas.

    No nos mal interpretes, adoramos el aceite de oliva pero a veces en esto es como usar un Ferrari para conducir por carriles en el campo.

    En serio Marga, nos encanta tenerte por aquí y más con semejante curriculum. Y nada nos produce más placer que una aceitera repleta de #AOVE, unas rebanadas de pan y un ajo.

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.

Calabazas, sangre, pus, moho, bichos de ultratumba, John Carpenter y George A. Romero siempre nos han encantado, así que no os extrañéis si os decimos que Halloween