Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

RECETA DE LOS CUPCAKES DE CEREBRO DE NOCILLA Y CHOCOLATE DEL TERRORÍFICO LABORATORIO DE UHMMMCOOKIES!

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café. ¡Maldita sea, no podemos defraudarles! ¡Necesitamos urgentemente una receta a la altura! Porque una visita es una visita y de esta casa nadie puede salir con hambre.

Nuestro laboratorio echa humo y como en esta casa no se tira nada, hemos aprovechado el cuerpo de nuestros amables simios colaboradores caídos en combate durante nuestra operación de mudanza, para elaborar un postre terroríficamente a la altura de esta fecha: Los Cupcakes de Cerebro de Halloween. Eso sí, amablemente servidos con una buttercream y un delicioso corazón de crema de avellanas Nocilla™ y una sanguinolenta salsa de chocolate, ambos de recetas anteriores.

INGREDIENTES

PREPARACIÓN

Empezaremos asumiendo que habéis sido lo suficientemente previsores y glotones como para tener preparadas las recetas de la buttercream de Crema de Avellanas Nocilla™ y de la salsa de sangre de los posts anteriores. Si no, ¡tenéis suerte! son recetas extremadamente rápidas que tendréis terminadas en apenas 10 minutos.

BIZCOCHEANDO

Comenzaremos nuestra aventura terrorífico-halloweenesca mezclando el aceite con el azúcar, y añadiendo posteriormente el huevo y la esencia de vainilla. Removemos y mezclamos, porque comienza la fiesta de los sólidos. No olvidéis ir precalentando el horno a 180ºC.

Añadimos la mitad de la harina, la levadura y el cacao todo tamizado. Fijaos en los pedrolos que aparecen en nuestro tamiz. No queréis eso flotando en vuestro cupcake mientras explota en forma de polvareda amarga en vuestra boca ¿verdad? Añadimos la leche. Mezclamos hasta integrar todo, y añadimos el resto de la harina tamizada. Lo movemos sin descanso hasta obtener una pasta apetecible en la que os encantaría sumergiros rodeados de gatitos golosos de lenguas ásperas.

Momento del placer. Como siempre colocamos las cápsulas en un molde para magdalenas, para que mantengan la forma y no se desparramen entre el peso y el calor, y los llenamos hasta un poquito más de la mitad, dos terceras partes será suficiente.

Los llevamos al horno a 180ºC durante 20 minutos y una vez horneados, los dejamos enfriar sobre una rejilla. Da para medio episodio de The Walking Dead. Suficiente como inspiración para lo que viene ahora.

EXTIRPANDO EL CORAZÓN

Recordad que estamos en nuestro laboratorio con un cupcake en la mesa de operaciones listo para ser abierto en canal. Pero poco a poco. Empezaremos practicándole una abertura en el centro con un descorazonador de frutas, y... ¡manos quietas! nada de comérselo porque nos hará falta taparlo una vez lo hayamos llenado con una buena cuchara de crema de avellanas Nocilla. Así que insuflad nueva vida a nuestros cupcakes y volved a tapar los agujeros practicados.

EXTRAYENDO LOS SESOS: UN CUPCAKE DE MENTE MUY ABIERTA

¿Recordáis la «Buttercream de Crema de Avellanas» del post anterior? bien, porque nos hará falta. La tomaremos y añadiremos con la punta de un palillo de dientes, una pequeña cantidad de colorante rosado en gel -el colorante líquido podría estropear nuestra buttercream- y mezclaremos todo. Añadiremos un poquitín de amarillo e iremos combinando hasta obtener una crema de un visceral color rosado - carne - salchicha fresca que dé un poco de asco. En nuestro caso hemos empleado los colorantes «Rosado» y «Amarillo de oro» de la marca Wilton™. Vuestra marca favorita servida igualmente para nuestro cometido.

Para dar forma a nuestro cerebro, emplearemos una boquilla de redonda. Hemos optado por la nº10 de Wilton™, una herramienta socorrida que siempre anda por nuestro laboratorio. Comenzaremos creando una base en espiral de forma ascendente que servirá para sentar nuestros sesos. Damos forma a cada uno de los hemisferios de forma independiente. Primero con movimientos en zigzag, recorriendo el cupcake de arriba hacia abajo. Terminamos cubriendo los laterales de la misma manera. Para muestra un botón, y como ejemplo mejor echáis un vistazo a las fotos.

El primero seguramente os saldrá como una especie de masa informe que ni vuestro perro querrá comérsela... pero ¡Hey, estamos en Halloween, y hoy vale todo! A la nevera con ellos, para que la buttercream se endurezca un poquito antes de pasar a... ¡el baño de sangre!

UN BAÑO DE SANGRE

Con una cucharilla, tomamos un poco de la Sangre Comestible de la receta anterior, y lo vertemos sobre nuestros recién estrenados sesos. Recordad que ésta ha de encontrarse a temperatura ambiente si no queremos que funda la crema de amor con la que están hechos los sesos. Como caerán goterones gordos como lágrimas el último día de vacaciones, los distribuimos un poco con una brochita.

¡Y a asustar! ¡A provocar la arcada! No digáis que no os lo hemos puesto fácil, vosotros, oh queridos lectores que seguro disfrutáis de internet en casa, mientras nosotros esperamos aún al técnico del ADSL... quizás deberíamos ir afilando nuestros cuchillos...

¡Feliz Halloween!

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

Calabazas, sangre, pus, moho, bichos de ultratumba, John Carpenter y George A. Romero siempre nos han encantado, así que no os extrañéis si os decimos que Halloween

Hace tiempo que no escribimos una sola línea y ya temíamos que el blog se hubiese cubierto por una fina capa de moho al regresar, pero nos enfrentamos a una de esas etapas que ponen a prueba la paciencia y la cuenta corriente de cualquier pareja: