Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

LA TARTA DEL TENTÁCULO PÚRPURA MÁS PÚRPURA Y MALIGNA DEL MUNDO!

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

Corría el año 1993 y los estudios LucasArts Games (sí, la división de videojuegos de la archiconocida Lucasfilms, criatura de George Lucas y padre de las míticas sagas «Star Wars™» o «Indiana Jones™»), acababa de lanzar «El Día del Tentáculo», la secuela de «Maniac Mansion», otro de esos clásicos imborrables y difícil de cojones.

Si nunca habéis jugado a éste, a "Monkey Island" o habéis pasado los últimos 20 años encerrados en vuestro dormitorio leyendo la SuperPop!, deciros que ésta es una aventura gráfica de las que ya no se hacen, -malditos consumidores de consolas de "nueva generación"-, en las que había que pinchar y pinchar con el ratón en pantalla enlazando acciones para conseguir superar los alocados y desternillantes puzzles que venían marcados por el guión brillante, humorístico y súper divertido exudado por los cerebros de Dave Grossman y Tim Schafer.

En él se recoge el testigo que dejaba «Maniac Mansion» donde dos personajes alienígenas en forma de tentáculos (Tentáculo Púrpura, malo malísimo y Tentáculo Verde bueno buenísimo) caen y son capturados en la tétrica mansión del Dr. Fred, científico loco que vive acompañado una excéntrica familia a medio camino entre los Osborne y los Addams.

«El Día del Tentáculo» continúa la historia cuando Púrpura bebe de los residuos contaminantes de los experimentos del científico, y pasa a desarrollar dos pequeños bracitos y una megalomanía del Pequeño Nicolás. Los héroes de la primera parte, vuelven a la mansión dispuestos a salvar al mundo viajando por el tiempo a través de *ejem* "Cron-o-letrinas". Difícil de explicar, pero digno de jugar.

Y como científicos locos del horno y las cocinillas, hemos capturado a nuestro propio Tentáculo Púrpura, diseccionado, rellenado de bizcocho de vainilla, ganaché de chocolate y crema de mantequilla. ¿Os extraña su actitud amenazante? Si a vosotros os fueran a comer, también alzaríais vuestros indignados bracitos purpúreos.

Ya sabéis que no nos gusta trabajar el fondant. Demasiada manipulación, se toca demasiado, es caro, laborioso y hasta frustrante cuando cada pieza que modelábamos se agrietaba con sólo mantener la mirada fija sobre ella durante unos instantes, problema que solucionamos finalmente amasando el fondant con un poco de mantequilla.

¡GEEKS DEL PLANETA, RENDÍOS ANTE NUESTRA TARTA LLAMADA A CONQUISTAR EL MUNDO! ¡MUAAAAAAAAHAHAHHAA!

Nuestra tarta del terrible Tentáculo Púrpura, posando orgulloso y cabreado.
El terrible Tentáculo Púrpura de fondant, parece irascible, pero es puro miedo, vamos a comérnoslo.

Terrible disección de Tentáculo Púrpura. Fuera trip... ¡Pero si es bizcocho! Ahora no parece tan terrible
  • THE HAVOCHace 2 años

    ... y lo que no se dijo en el post: ¡Las fatigas que pasamos! ¡Madre míaaaaaaaaa! No toco un milímetro más de fondant en mi vida.

    He dicho.

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.

Calabazas, sangre, pus, moho, bichos de ultratumba, John Carpenter y George A. Romero siempre nos han encantado, así que no os extrañéis si os decimos que Halloween

Hace tiempo que no escribimos una sola línea y ya temíamos que el blog se hubiese cubierto por una fina capa de moho al regresar, pero nos enfrentamos a una de esas etapas que ponen a prueba la paciencia y la cuenta corriente de cualquier pareja: