Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.

Calabazas, sangre, pus, moho, bichos de ultratumba, John Carpenter y George A. Romero siempre nos han encantado, así que no os extrañéis si os decimos que Halloween

Oh amigos de los domingos y de las tardes de café con pasteles. Vosotros, amantes de las delicatessen más vintage y diferente ahora que la repostería americana se ha hecho un importante hueco en los medios y ha empujado a que os imaginéis a vosotros mismos colocando un pie de manzana en el alféizar de la ventana ataviados con un delantal de volantillos

Vamos a ser realistas, hay días en los que te encuentras especialmente raro. Sabes que necesitas dulce. En la soledad y en fin de semana, la sensación se acrecenta y puede convertirse en desesperante. Abres la despensa y no encuentras nada

San Patricio, patrón de la tierra de los jigs y reels celtas, de los enanitos con chisteras cachondas y bolsillos rebosantes de calderilla, es la excusa perfecta para encerrarse en una habitación y beber como si no hubiera un mañana hasta perder el sentido.

Hoy, la fina línea que separa el mundo de los vivos del mundo de los obesos felices por verse rodeado de buñuelos de viento y otros dulces de temporada

Cuán escépticos y equivocados estábamos cuando a nuestros sobredimensionados pabellones auditivos llegó el concepto de pan de plátano. ¿El pan? ¡Para el bocadillo de jamón!, pensábamos. ¿Pan de plátano? ¿Eso qué es? ¿Una merienda tropical?

Te levantas por la mañana y terminas de peinarte en el ascensor. Necesitas un café, lo pides para llevar y lo tomas por el camino, no hay tiempo para el relax y lo sabes.

Te despiertas arropado entre edredones, el sol brilla y tus ojos exudan corazoncitos. Es San Valentín y todo apunta a que va a ser un gran día

Aún estáis a tiempo, nuestro románticos lectores, para sorprender a vuestras parejas con una solución creativa,

No conocemos su nombre y deducimos que no se llama "Chocolate", puesto que es lo único que figura al fondo, en letra grande y con pocos ornamentos de temporada

No hemos podido resistirnos. Nos mofamos de las top models, y nos reímos de los Ángeles de Victoria Secret, del Celeb-gate y sacamos nuestros focos, nuestra réflex

Dice «Wikipedia» que las auténticas y originales cookies con chips de chocolate fueron elaboradas por un tal Ruth Graves Wakefield, propietario de un restaurante de comida casera en Whitman, Massachusetts.