Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

IMPRESCINDIBLES: LA RECETA DEL BIZCOCHO GENOVÉS PERFECTO, QUE SIRVE PARA TODO Y SE HACE EN 10 MINUTOS.

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

Si existe una de esas recetas imprescindibles es sin duda el «bizcocho Genovés». Un elemento tan básico y socorrido en repostería que debería colgarse junto a la espumadera y el jamón para poder tenerlo a mano siempre en la cocina.

Se utiliza para tantas recetas que sólo nos atrevemos a mencionar los «piononos», «brazos de gitano», «troncos de navidad», e infinidad más que una falta total y absoluta de memoria no nos permite recordar. ¿Las bases de los pastelitos al peso que venden en las pastelerías? ¡Bizcocho Genovés!. Amigos, estáis ante la receta del 3-en-1 de la repostería, del Súper Glue de la confitería.

Este bizcocho no sólo es tierno y sabroso, además es compacto y flexible. Como no lleva NADA de grasa se convierte en una receta muy sana pero esto mismo lo hace tremendamente ahogadizo. Si se os desborda la lavadora podéis lanzar uno de estos bizcochos al suelo y problema resuelto. De manera que no es el bizcocho más indicado para comer sin más y a "palo seco", a no ser que disfrutes de una experiencia arriesgada que puede dejarte sin una gota de sangre en el cuerpo. Sin embargo empapado en almíbar se convierte en el aliado perfecto al elaborar recetas. Mojado en leche con cacao es simplemente perfecto.

INGREDIENTES

  • 125 gr. de harina
  • 125 gr. de azúcar
  • 4 huevos
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla concentrada
  • Una pizca de sal

PREPARACIÓN

Lo más alucinante de todo no es lo socorrido de este bizcocho, sino que es tan simple y lleva tan pocos ingredientes que ni siquiera necesita levadura.

Lo único que hay que hacer es batir los huevos enteros con el azúcar y la esencia de vainilla en una batidora de varillas a máxima potencia durante unos diez minutos. ¡Velocidad de curvatura Scotty!.

La mezcla comenzará a blanquear y a aumentar de volumen hasta casi triplicarlo. A estas alturas estará tan espumoso que casi podréis oírlo crepitar como los Choco-Crispies™.

Apartamos la batidora y añadimos la harina tamizada. Ya sabéis lo que opinan nuestro ejército de primates voladores sobre los grumos en las masas. ¡Hay que tamizar! No dudaremos en enviarlos a vuestras casas armados con palos con pinchos para recordároslo.

Mezclaremos la harina con una paleta empleando movimientos envolventes hasta que todo el conjunto quede bien integrado y no quede ni un solo grumo. La masa es tan espumosa que aún creyendo que está todo bien mezclado, todavía encontraréis reductos farináceos que se nieguen a integrarse. ¡Duro con ellos! No empleéis la batidora o la mezcla se bajará y en el horno nuestro bizcocho quedará más plano que un ángel de Victoria Secrets.

Precalentamos el horno a 180ºC. Ahora sólo hay que engrasar bien un molde o forrarlo con papel de hornear, y vertemos nuestra masa. En nuestro caso hemos preparado una plancha fina de bizcocho, de forma que hemos utilizado un molde cuadrado no muy profundo. Este tipo de bizcocho no es de los que crecen desmesuradamente y de los que amenazan con desbordarse, precisamente.

Ahora sólo queda hornearlo durante unos 15 minutos hasta que esté dorado, pinchando con un cuchillo o una aguja hasta que comprobemos que este sale limpio, lo que nos indicará que está correctamente cocido y que podremos retirarlo del horno.

Lo dejaremos enfriar en una rejilla, que será entonces cuando podremos desmoldarlo sin miedo a que se rompa.

Ahora que ya tenéis el Santo Grial de los bizcochos caseros que se hacen en diez minutos, sólo tenéis que decidir en qué vais a emplearlo. ¡A las barricadas!

  • MARÍA CELIA GORDILLOHace 1 mes

    Quisiera recibir estas fabulosas recetas en mi mail

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

"El Día de Todos los Santos" se acerca a una velocidad pasmosa. Queda apenas unas semanas y este año va a enmarcarse en uno de los climas más atípico de los últimos años.

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.

Calabazas, sangre, pus, moho, bichos de ultratumba, John Carpenter y George A. Romero siempre nos han encantado, así que no os extrañéis si os decimos que Halloween