Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

RECETA DE LA CREMA PASTELERA DE LA BOLLERÍA DE TODA LA VIDA

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

La hemos utilizado en varias recetas y no se ha convertido en una de nuestras favoritas, sino en una de nuestras imprescindibles. Si alguna vez te preguntaste cómo se hace la crema pastelera que se utiliza en las brevas de crema, pepitos, milhojas, cuernos, piononos, caracolas... vamos, bollería de toda la vida, hoy estás de suerte, porque no sólo está buenísima sino que además es tan sencilla de elaborar que si no fuera porque uno de nuestros monos confundió la harina con la sosa cáustica, hasta ellos habrían podido cocinarla.

Es cierto que venden infinidad de preparados -no especialmente económicos- para elaborar crema pastelera de vainilla, pero la mayoría tienen un regusto artificial que nos da cosica y nos pone el vello de punta. «¡Pero es rápido!» pensaréis algunos, y os equivocaréis porque esta crema pastelera es más rápida aún, más económica y os sorprenderéis a vosotros mismos sentados en el escalón de la puerta de casa, con una olla entre las piernas, rebañando con una espumadera y los ojos en blanco cada resto de crema.

Eso sin mencionar que controláis en todo momento lo que cocináis. De forma que además sabréis lo que lleva en todo momento, sin añadir conservantes ni aditivos químicos y además no lleva huevo, lo que le da un +1 en durabilidad en la nevera. Si además pudiera usarse como tónico facial y para desengrasar motores, entonces sería perfecta y podríais mandar a paseo a vuestra pareja para enrollaros con un tupper de dulce.

INGREDIENTES

  • 1/2 l. 450 ml. de agua
  • 500 gr. de azúcar
  • 135 gr. de harina
  • 1/2 cucharada de esencia de vainilla concentrada
  • Una pizca de colorante naranja alimentario en polvo (sí, sirve hasta el que usáis para hacer paella)

PREPARACIÓN

Es muy sencilla: hervir, mezclar y hemos terminado. Bueno, en realidad primero vamos a hervir el agua con la vainilla, el colorante y 335gr. de azúcar. Ya sabéis que podéis utilizar el colorante que prefiráis, hasta el colorante en polvo que se usa para hacer arroz es válido. Lo único es tener un poco de prudencia por si diera algo de sabor, pero con las cantidades que vamos a trabajar sería poco probable. Tampoco os vayáis a cebar y terminéis echando un bote de curry, que no es cuestión.

Mientras el agua hierve, mezclamos aparte el resto del azúcar con la harina y lo meneamos con alegría para que mezcle por igual. Lo añadimos de una única vez al agua, que ya estará hirviendo a borbotones, y bajamos intensidad al fuego para que las burbujas no nos estallen en la cara y terminen desfigurándonos.

Movemos con energía utilizando unas varillas hasta eliminar cualquier grumo que haya podido quedar, y continuamos haciéndolo hasta que adquiera una consistencia espesa y pegajosa. Entonces ya tendrá un aspecto bastante apetitoso y pedirá a voces que la probéis. Tenéis permiso para hacerlo. Si os llega un regusto a harina, no os asustéis, cuando enfríe habrá desaparecido por completo.

Por último hay que dejarla enfriar a temperatura ambiente tapando el recipiente con film transparente para que no haga esa desagradable costra, que para los menos escrupulosos no es sino la versión para llevar de nuestra crema.

Cuando se haya templado un poco podemos moverla a la nevera para terminar de enfriarla. Y finalmente, es el momento de cargar vuestras mangas pasteleras y deleitaros con una receta tan clásica como una copla y tan desconocida como esas compañías off-shore de la que tanto se escucha hablar ahora y que tantas alegrías provoca a los defraudadores fiscales.

Bon appétit!

Nota: A la receta original de 1/2 litro de agua, hemos restado 50ml., actualizándola para hacerla más espesa, más práctica para rellenos y con menos probabilidad de que desborde.

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

"El Día de Todos los Santos" se acerca a una velocidad pasmosa. Queda apenas unas semanas y este año va a enmarcarse en uno de los climas más atípico de los últimos años.

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.

Calabazas, sangre, pus, moho, bichos de ultratumba, John Carpenter y George A. Romero siempre nos han encantado, así que no os extrañéis si os decimos que Halloween