Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

MUGCAKE DE EMERGENCIA DE MANTEQUILLA DE CACAHUETE Y CHOCOLATE NEGRO PARA UN FINDE LLUVIOSO DE BAJÓN

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

Vamos a ser realistas, hay días en los que te encuentras especialmente raro. Sabes que necesitas dulce. En la soledad y en fin de semana, la sensación se acrecenta y puede convertirse en desesperante. Abres la despensa y no encuentras nada que pueda paliar ese hambre de dulce y por un momento entiendes esa sed insaciable de sangre de los vampiros. No en vano, si tuvieras un diabético a mano, no dudarías en chupetearle un pulgar allí mismo disculpándote mientras rebuscas un padrastro sangriento que aporte algo del azucarado fluido a tus labios, mientras le gritas sobre la reforma laboral y el precio de la electricidad para aprovechar el subidón de glucosa.

Hablan de cuando se juntan el hambre y las ganas de comer, pero habitualmente la desesperación por llevarse algo dulce a la boca viene acompañado por no tener nada en casa, y aderezado por una suerte de tiendas cerradas, horas intempestivas y días de fiesta. Entonces acude a nuestra mente UhmmmCookies! y los mugcakes de emergencia.

Los mugcakes son la Guardia Nacional de los dulces, porque siempre aparecen en caso de catástrofe o necesidad extrema, actúan rápido y raro es que no dispongamos de los ingredientes necesarios en casa para elaborar uno.

Nuestro mugcake de emergencia de hoy es una pequeña delicatessen de mantequilla de cacahuete con chocolate negro y azúcar moreno que te hará cerrar los ojos de placer, pensando en que esa mezcla dulce/salada que se está fundiendo lentamente en tu paladar apenas ha tardado 5 minutos en elaborarse. Por eso nos tomamos la libertad de escribir una introducción tan Quijotesca, porque -francamente- la receta no da para más y nuestros redactores prefieren hurgarse los oídos con un palo y comerse un plátano.

INGREDIENTES (para una intensa sesión de gastroporno amateur)

  • 30 gr. de mantequilla sin sal
  • 30 gr. de chocolate negro para fundir
  • 1 huevo
  • Una cucharadita y media de mantequilla de cacahuete o crema de cacahuete
  • Una cucharadita y media de levadura química tipo "Royal"
  • 5 cucharadas soperas rasas de harina
  • 2 cucharadas soperas rasas de azúcar moreno
  • Y para decorar, ralladura de chocolate/sprinkels/pepitas y otra cucharadita y media de mantequilla o crema de cacahuete

PREPARACIÓN

Podríamos enrollarnos, pero la receta es corta y a juzgar por vuestro pulso tembloroso, tenéis más necesidad de azúcar que Hulk de unos pantalones elásticos, de forma que comenzamos fundiendo la mantequilla con el chocolate en el microondas durante unos 40 segundos a máxima potencia (~800w).

Obviamente, el "mug" de "mugcake", significa "taza" en inglés, de forma que mezclaremos los ingredientes directamente en una.

El calor de la mantequilla comenzará a derretir el chocolate, y nosotros ayudaremos moviéndolo bien hasta que se haya fundido completamente.

Añadimos el resto de ingredientes y movemos, a ser posible con unas varillas, hasta que la mezcla no contemple ni un sólo grumo. Ya sabéis que si dejáis uno solo, este año la Declaración de la Renta os saldrá a pagar.

Introducimos el mugcake en el microondas durante unos 40 segundos y cuando comience a subir añadimos en el centro la mantequilla de cacahuete que reservamos para decorar y lo metemos por última vez en el microondas durante otros 40 segundos.

Y voilá, sólo tendréis que distribuir la ralladura, sprinkles o pepitas de chocolate por toda la superficie y que recoger los restos de mugcake que habrán quedado esparcidos por todo el plato del microondas, porque sed realistas, es tan inevitable que desborde y se salga de la taza como que te aparezca una ralladura en la pantalla de un teléfono de 700eur.

Es súper, súper, súper, suuuuuuuuuuuuuuuúper importante que jamás os paséis en el tiempo. Es necesario que quede cremoso en el centro y en el fondo, quedando la parte superior más "abizcochada". Si no tenéis cálculo, quedaos cortos. Nunca debe quedarse seco o no se lo podría comer ni la llama que iba al dentista en Barrio Sésamo.

Hale, ya podéis soltar el pulgar al señor de la hiperglucemia. De nada.

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

30 de diciembre y nos acercamos a la fecha límite para finalizar las compras de Reyes. Respirad profundo, tomad un respiro y ¡hornead!

"El Día de Todos los Santos" se acerca a una velocidad pasmosa. Queda apenas unas semanas y este año va a enmarcarse en uno de los climas más atípico de los últimos años.

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.