Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

RECETA DE LOS CUPCAKES DE GUINNESS PARA EL DÍA DE SAN PATRICIO (O UNA EXCUSAS PARA BEBER CERVEZA)

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

San Patricio, patrón de la tierra de los jigs y reels celtas, de los enanitos con chisteras cachondas y bolsillos rebosantes de calderilla, es la excusa perfecta para encerrarse en una habitación y beber como si no hubiera un mañana hasta perder el sentido. Como no está bien visto, vamos a enseñaros a esconder en el interior de un cupcake el "alpiste", el "pirriaque", el "jarabe del abuelo" o vuestro eufemismo favorito para referiros a lo que os pone -to locos- y que se guarda en una botella.

INGREDIENTES (para unos 14 cupcakes)

  • 125 ml. de cerveza Guinness™
  • 125 gr. de mantequilla sin sal
  • 200 gr. de azúcar
  • 140 gr. de harina
  • 40 gr. de cacao en polvo
  • 1 huevo
  • 70 ml. de nata para montar
  • Media cucharadita de extracto de vainilla concentrado
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • Sirope de arce para decorar y dar alegría
  • Crema de Queso Mascarpone y Nata, cuya receta podéis encontrar aquí

PREPARACIÓN

En primer lugar hay que calentar la cerveza y la mantequilla hasta que ésta se funda. La inexplicable afición británica por la cerveza templada queda patente en esta receta. A nosotros, la primera bofetada a Guinness caliente nos recordó demasiado a los efluvios resultantes de sujetar el pelo de tu mujer mientras se deja el esófago en el inodoro tras una noche larga y demasiadas cervezas en el cuerpo. Ahorraos el mal trago y no respiréis los aromas resultantes. Mientras tanto, id precalentando el horno a 180ºC, y aseguraos de tener la nata para la crema bien fría de forma que pueda montarse con facilidad.

Añadimos a nuestro apestoso mejunje el cacao y el azúcar y lo mezclamos con alegría, de forma que ahora la mezcla ya no olerá a vomito y comenzaremos a albergar algo de esperanza sobre nuestra receta.

Seguimos mezclando la nata con los huevos y la esencia de vainilla para a continuación verterlo sobre nuestra mezcla cervecera que comenzará a parecerse por primera vez a algo que podría comerse.

Tamizamos la harina junto al bicarbonato y lo incorporamos a la masa removiendo bien con unas varillas hasta que quede una masa libre de grumos, que ya sabéis que son el diablo, el mal o el equivalente a que te toque un cortaúñas como sorpresa del Roscón de Reyes.

Es el momento de utilizar nuestra bandejita para hornear cupcakes, y de llenar las cápsulas en sus dos terceras partes, horneándolos durante unos veinte minutos aproximadamente.

Apuñalándolos vilmente con un palillo en el centro y si éste sale sin restos viscosos adheridos, sabremos que se han horneado en totalidad. No os asustéis si veis que al hornearlos no suben demasiado, con esta receta quedan bastante chatos pero muy jugosos en su interior.

Una vez horneados, los sacamos a una rejilla y los dejamos enfriar antes de aplicarles nuestra crema de queso mascarpone cuya fantastica y exquisitísima receta podréis encontrar en estas mismas páginas, para que no tengáis que buscarla en internet y terminéis descargando porno y bebiéndoos los culillos de la cerveza como locos.

Aplicamos el churrete de crema con una manga pastelera y terminamos añadiendo un chorrito de sirope de arce para añadir un puntito diferente a un cupcake que, al contrario de lo que pudiera parecer, apenas sabe a cerveza una vez terminado. Sin embargo, se caracteriza por los sabores tostados y un sutil amargor del bizcocho, coronado por la suavidad del queso mascarpone que complementa un postre serio, contundente e ideal para sorprender. El sirope de arce añade un sabor especial, que lo hace aún más intenso, profundo, tostado y caramelizado. No lo habíamos usado nunca pero... ¡Wow! repetiremos.

Para nosotros, una excusa ideal para apurar los restos y excedentes de la cerveza que conseguimos para celebrar San Patricio. Lo sabemos, tenemos un problema, pero si vosotros no lo contáis nosotros tampoco lo haremos.

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

30 de diciembre y nos acercamos a la fecha límite para finalizar las compras de Reyes. Respirad profundo, tomad un respiro y ¡hornead!

"El Día de Todos los Santos" se acerca a una velocidad pasmosa. Queda apenas unas semanas y este año va a enmarcarse en uno de los climas más atípico de los últimos años.

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.