Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

CREMA DE MASCARPONE PARA TUS FROSTINGS QUE TE HACE LLORAR CUANDO SE ACABA

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

Sin duda una de nuestras favoritas, y es que es tan buena que ha desenganchado de la nicotina media plantilla de los primates que nos escriben los artículos, que ahora se pasan las horas frotándosela sobre las encías y destruyendo cualquier atisbo de productividad en nuestro cuartel general.

Una crema tremendamente suave que mantiene un fondo de queso perceptible pero nada incómodo. La acidez del mismo apenas se deja notar pero está ahí, y la verdad es que mola no tener la sensación de quesazo pululando por toda tu boca. Alguna vez nos hemos encontrado cupcakes con un intento de algo parecido, y era como estar lamiendo el pulgar del pie de un maratoniano tras su entrenamiento matutino. El puntito a mascarpone te hace recordar tímidamente el sabor del tiramisú italiano y eso nos hace esbozar un gemido de placer con cada bocado.

Para nosotros es la crema ideal para acompañar bizcochos de chocolate elaborados un componente de cacao puro importante, que habitualmente suelen ser un poquito menos dulce y más amargos de lo acostumbrado, de forma que la crema consigue mitigar esos sabores, suavizándolos y añadiéndoles el extra de dulzura. Un must have como acompañamiento de postres con frutas ácidas.

Como aspecto negativo, diremos que esta crema tienen cierta tendencia ponerse histérica y a venirse abajo al menor indicio de calor. De forma que si no disponéis de una nevera cerca lo lleváis crudo, especialmente si tenéis intención de usarla como copete en vuestros cupcakes. Se vendrán abajo tan rápido como un chulo de playa al que han cambiado sus anabolizantes por caramelos Sugus™. En la nevera aguantarán estoicamente su forma sin problema, algo que tampoco ocurría si fuera solamente nata montada.

INGREDIENTES

  • 150 gr. de queso crema tipo Philadelphia™
  • 125 gr. de queso mascarpone
  • 200 ml. de nata para montar
  • 60 gr. de azúcar glass
  • Media cucharadita de extracto de vainilla concentrado

PREPARACIÓN

Como casi todas las cremas para relleno o para utilizar en cupcakes, la elaboración simplemente pasa por mezclar, mezclar y mezclar hasta conseguir una textura determinada. En nuestro caso, en primer lugar debemos conservar la nata muy fría para que monte no se corte. Efectivamente, lo habéis adivinado, empezamos montando la nata batiéndola con las varillas eléctricas.

En otro recipiente mezclamos el azúcar y los quesos con una batidora armada con varillas hasta conseguir una textura fina, y se lo añadimos poco a poco a la nata montada con mucho cuidado para que ésta no se venga abajo. Es muy importante no utilizar la batidora en este paso y mezclar la crema con una pala empleando movimientos envolventes. Imaginad que trabajáis con nitroglicerina, esto dará vidilla a vuestras recetas aunque la ansiedad os restará minutos de la vuestra. Pequeños riesgos para grandes resultados.

Si observáis que los quesos hacen pequeños grumos y no conseguís una mezcla homogénea podéis emplear unas varillas manuales para mover la mezcla y disolverlos. ¡Ni se os ocurra usar la batidora eléctrica! Al final obtendréis una mezcla cremosa algo más suave que el queso de untar lista para llenar las mangas y empezar a rellenar con el amor de una madre y la gula de un niño en una pastelería.

Es importante que al trabajar con ella, si notáis que con el calor de las manos comienza a ablandarse en exceso dentro de la manga, la dejéis reposar unos minutos en la nevera hasta que vuelva a tomar consistencia, de lo contrario os encontraréis con cara de bobos, los zapatos chorreando y una frustración incomparable.

Bon appétit y felices frostings!

  • GLO.Hace 1 año

    Yo ya estoy llorando, solo de pensar que las cremas no son eternas.

  • THE HAVOCHace 1 año

    ¡Pues se hacen más! ¡Más madera! ¡Nunca hay suficiente crema!

    Además si son de mascarpone, siempre van a estar presentes en tu corazón... en tus nalgas, en tus muslos, cintura... pero está tannnnn buena!

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.

Calabazas, sangre, pus, moho, bichos de ultratumba, John Carpenter y George A. Romero siempre nos han encantado, así que no os extrañéis si os decimos que Halloween

Hace tiempo que no escribimos una sola línea y ya temíamos que el blog se hubiese cubierto por una fina capa de moho al regresar, pero nos enfrentamos a una de esas etapas que ponen a prueba la paciencia y la cuenta corriente de cualquier pareja: