Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

LA RECETA DE LAS GALLETAS BLANDITAS DE PAN DE JENGIBRE (FEATURING: SHREK'S GINGERBREAD MAN)

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

Continúan las Navidades y si aún no habéis conseguido duplicar vuestro propio peso, hoy tenéis otra oportunidad. Porque si aquí no son muy típicas, cruzando el charco son tradición pura. No se conciben unas navidades sin decapitar a mordiscos unos muñequitos de jengibre, o sin derruir unas cuantas casitas de galleta a golpe de gula feroz.

Y aunque nos encantan las galletas, estas son un poco diferentes a las que hicimos hace un par de años. Y son distintas porque son blanditas, un tanto abizcochadas, y ¿qué queréis que os digamos? nos encanta esa sensación de hincar el diente y notarlo abrirse paso poco a poco. No todo van a ser crujidos en unas galletitas que se caracterizan por su intenso aroma a especias y por incorporar una mezcolanza de ingredientes más propios de un potaje que de un dulce.

INGREDIENTES (Para unas 20 galletas aprox.)

  • 420gr. de harina de trigo
  • 225gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 200gr. de azúcar moreno (Grandes Éxitos en CD y Cassette)
  • 2 cucharaditas de jengibre en polvo
  • 1 cucharadita de pimienta rosa en grano
  • 1 cucharadita y media de canela molida
  • 1 cuarto de cucharadita de de nuez moscada molida
  • 1 cuarto de cucharadita de clavo molido
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1 pizca de sal
  • 165gr. de miel de caña (melaza)
  • 1 huevo

PREPARACIÓN

Lo primero es cargarse de espíritu navideño, porque esta receta, aunque sencilla, requiere de unas dosis de coraje sin igual. A estas alturas de las navidades la tensión superficial a la altura de la cintura del pantalón ya se deja notar, pero todavía podemos forzar la situación un poco más y si hay que seguir comiendo se come que para eso existe la excusa de la redención del Año Nuevo.

Empezaremos aprovechando que hay que moler el azúcar moreno en un molinillo, para hacerlo junto a los granos de pimienta rosa de forma que obtengamos un polvo fino. Sí, pimienta rosa... en una galleta... ¡Y está buena! Misterios insondables de la Navidad. En la próxima receta probaremos un trozo de panceta dentro de un muffin. Los despropósitos gastronómicos en estas fechas son equivalentes a la deshinibición en ciudades costeras en verano: vale todo.

Continuamos mezclando ingredientes. Por un lado mezclamos la canela, la nuez moscada, el clavo, la sal, el bicarbonato y el jengibre, con la harina. Mientras, por otro lado batimos la mantequilla junto con la mezcla del azúcar moreno molido con la pimienta y el huevo hasta que quede una masa bien integrada.

Aquí es cuando empezamos a verter la miel de caña, la melaza, amor en estado puro o como queráis llamarla, sobre nuestra masa. Nos resulta curioso que Txaber Allué (a.k.a.: "El Cocinero Fiel") la estuviera buscando en tiendas de importación, cuando aquí en tierras andaluzas siempre la hemos tenido y vertido sobre las berenjenas enharinadas y fritas porque nos encantan los aportes calóricos extraordinarios y comernos hasta las letras al finales de las palabras. Nos alegra que lo descubriera en su visita a la provincia.

Mezclaremos hasta integrarlo todo e iremos añadiendo la mezcla de harina en varias veces hasta que obtengamos una maravillosamente especiada bola de masa que no se adherirá al recipiente. Si jugáis a lanzar bolas de nieve, no uséis esta. Podríais matar a alguien. Que rocemos los 18ºC en diciembre no os excusará ante un tribunal. Aspirad sus efluvios... huelen a navidad, a chimenea y a niño llorando y sujetándose a la estanterías de los juguetes en El Corte Inglés. La envolvemos en film transparente y la dejamos que repose en la nevera durante un par de horas.

Una vez haya reposado en la nevera, la extendemos con la ayuda de un poco de harina hasta que tenga un grosor aproximado de medio centímetro y empleamos un cortador con forma de monigote para recortar un ejercito de hombrecillos despatarrados de jengibre. Mientras tanto, vamos precalentando el horno a 180ºC.

Si recordáis los primeros párrafos de la receta, no vamos a hacer unas galletas crujientes al uso, sino que son un poco blanditas y abizcochadas, de ahí el bicarbonato sódico. De forma que se espera que leven un poquito y se bufen en el horno como nosotros en enero. Así que hemos decidido definir un poco los contornos con la ayuda de un cuchillo, adelgazándolo y añadiendo un par de detalles.

Las extendemos sobre la bandeja de horno y horneamos durante unos 10 minutos o hasta que los bordes luzcan dorados. Una vez listas, las dejaremos enfriar sobre una rejilla mientras preparamos la glasa y la teñimos siguiendo los procedimientos indicados en LA "GLASA REAL" O "ROYAL ICING" (PARTE I) y LA "GLASA REAL" O "ROYAL ICING" (PARTE II). ¡Tenemos recursos para todo!

Cargamos nuestra glasa de fantasía en las mangas y decoramos a discreción: pegote a pegote y churrete a churrete, para dotar de vidilla a nuestros hombrecillos de jengibre ricos, ricos y con fundamento. A nosotros el muñeco de jengibre de «Shrek» nos parece encantador, así que ¡allá va!

Nadie podrá resistirse, ni siquiera vosotros mismos. Os convertiréis en los reyes de la fiesta. Os bañarán en halagos, en regalos y en amor. Y entonces aprovecharéis el momento de debilidad para esclavizarlos a todos y convertiros en ¡Los amos del mundo!... y todo ello: por Navidad. ¡Felices Fiestas!

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

30 de diciembre y nos acercamos a la fecha límite para finalizar las compras de Reyes. Respirad profundo, tomad un respiro y ¡hornead!

"El Día de Todos los Santos" se acerca a una velocidad pasmosa. Queda apenas unas semanas y este año va a enmarcarse en uno de los climas más atípico de los últimos años.

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.