Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

¡OK, ENTIENDO!         MÁS INFORMACIÓN

UhmmmCookies! utiliza cookies propias y de terceros (Google Ads/Analytics) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

RECETA DE LAS ROSAS DE MANZANA Y HOJALDRE QUE MOLAN MÁS QUE LAS TARTAS

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

Otoño, otra estación que nos encanta. Si las almendras y frutos secos son los amos indiscutibles en las recetas invernales y navideñas, los aromas especiados e intensos son los protagonistas absolutos en esta época, evocando los tonos grises y tostados de la estación. Y quienes somos nosotros para negarnos a las tradiciones. Somos románticos y últimamente compartimos el espíritu relajado y la actividad cerebral de una cesta de gatitos sesteando bajo una estufa: cero.

¿A quién no le gusta la tarta de manzana templada, con unos suaves matices de fina canela, acompañando al café de la tarde mientras se descansa en la sobremesa, arropado bajo faldas de mesa y braseros encendidos, entre las hojas de un libro o navegando por capítulos y capítulos de tus series favoritas de Netflix? Oído cocina. Hoy vamos a sacaros del sopor otoñal con una receta sencilla y súper sexy: Rosas de Manzana y Hojaldre.

Es lo que viene a ser una tartita de manzana que se come en un par de bocados, pasada por un filtro de amor y ñoñería que queda la mar de cuqui sobre la mesa, así engañaréis vilmente a los detractores de este postre y cuando lo hayan mordido no podrán dar marcha atrás.

Para hacer este postre necesitaremos la crema pastelera que os enseñamos a elaborar en «La receta de las Caracolas de Crema que también son cuernos mágicos de unicornio de monte», es decir, una crema muy fácil y sencilla de preparar que apenas lleva harina, azúcar, colorante y vainilla. El comodín de las cremas. Una base que vale casi para todo y que un día probaremos a emplear para depilarnos.

INGREDIENTES (para 6 rosas súper ñoñas de manzana)

  • 2 manzanas rojas
  • El zumo de 1 limón
  • Agua
  • Canela
  • Crema pastelera
  • 1 lámina de hojaldre

PREPARACIÓN

Seamos francos, lo que más puede ralentizar la realización de una receta es depender de otros preparados como, en este caso, la crema pastelera. Pero obviando ese detalle, y teniendo en cuenta que está tan buena que te la puedes comer a cucharadas mientras encargas un inodoro en el que te quepa el trasero si decides caminar por esta peligrosa senda, este postre se hace en apenas un rato.

Empezamos cortando las manzanas en láminas de un par de milímetros de grosor y sumergiéndolas en un cuenco con agua en la que habremos exprimido el limón, por aquello de que no se nos oxide la fruta y quede como los párpados resecos y ennegrecidos de un opositor dos días antes de un examen. Ojo al grosor, más tarde tendremos que manipular las láminas y si nos pasamos de gruesas harán un crack que ningún fisioterapeuta podrá reparar.

Tenemos que introducir el recipiente en el microondas y calentarlo durante unos maravillosamente teóricos tres minutos a máxima potencia en el caso de un microondas normal. En el nuestro de 800w. la manzana tardó unos ocho en comenzar a cocerse y reblandecerse sin llegar a deshacerse, pero claro, está operado de los nervios y se lo toma con calma resultando a veces desesperadamente lento. En realidad esto dependerá de la cantidad de agua que empleéis, de la temperatura de la misma y de la calidad de vuestro aparato. Lo mejor es ir probando y parar en el punto que hemos comentado antes: maleable pero consistente.

Tiramos el agua y dejamos escurriendo la manzana mientras nos ponemos manos a la obra con el hojaldre. Hemos utilizado una lámina de hojaldre del que puede encontrarse en cualquier supermercado, pero antes de nada vamos precalentando el horno a 180ºC.

Espolvoreamos la mesa con un poco de harina y lo extendemos con la ayuda de un rodillo, para cortarlos a continuación en láminas, añadiendo todo nuestro amor en forma de crema pastelera y canela, con la que vamos a untar la láminas en su justa medida, tampoco queremos que al enrollar se nos desborde... ¿o sí? Para calcular el ancho de la lámina fijaos en la foto. El ancho de cada una de ellas es algo menor del tamaño de dos de los trocitos de manzana juntos. Ahora veréis el porqué.

Seguimos colocando los trozos de manzana desde el centro de la lámina de hojaldre y a lo largo de ésta de forma que sobresalgan un poquito y lo enrollamos sobre sí mismo desde el extremo. Es más difícil de explicar que de hacer... y ¡tachan! ¡flores de manzana y hojaldre!

Ahora hay que introducirlas en un molde para magdalenas o cupcakes previamente engrasado, que sean capaces de contener tanto gordismo y lo hornearemos a 180ºC durante unos treinta minutos y la manzana parezca dorada.

Una de las $%"#-tadas de este postre es que no sabíamos cuando estaba cocinado el hojaldre porque, básicamente, no podíamos verlo y la humedad de la manzana tampoco ayudaba. De forma que nos quedó un poquitín crudo en el centro. Quizás sea buena idea bajarlo a la parte inferior del horno y dejarlo cocinar durante unos minutos más.

Una vez horneado, esperamos un poco antes de desmoldar y cuando esté frío podemos añadir el toque final decorándolo con azúcar glass y canela. En nuestro caso utilizamos un preparado gelatinoso de cobertura, de venta en supermercados, que proporciona un brillo espectacular.

¿Lo tenéis? avisadnos. El café lo ponemos nosotros.

  • MARTIN MFRHace 2 años

    encantada!!!

  • THE HAVOCHace 2 años

    Encantados de que te encante!! Además es que salen buenísimas para un postre!

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada ni se utilizará para ningún fin, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

¿Para qué van a usarse mis datos personales?

Te lo resumimos muy brevemente: para prácticamente NADA, así que no te preocupes, no te enviaremos emails, ni notificaciones ni nada por el estilo.

  • Tu email se empleará únicamente si alguna vez te diste de alta en el servicio "GRAVATAR" y lo has vinculado a este. Así es como podemos poner la foto al lado de tu comentario. No te preocupes, el email que indiques no se envía al servicio, sino un identificador (MD5) en el que tu correo electrónico no aparece visible.
  • Tu nombre y web simplemente se usa para encabezar tu comentario y referirnos a ti. Como cortesía, otros usuarios pueden entrar a tu web. Puedes emplear pseudónimos.
  • Si nos solicitas ayuda o información, podríamos usar tu email para ponernos en contacto directamente contigo. No se ceden datos a terceros ni para otros fines.
  • Responsable: Alejandro Fernández
  • Destinatarios: UhmmmCookies.com / Galletazas.com
  • Derechos: Cancelación, acceso, supresión y rectificación de los datos que has suministrado

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

30 de diciembre y nos acercamos a la fecha límite para finalizar las compras de Reyes. Respirad profundo, tomad un respiro y ¡hornead!

"El Día de Todos los Santos" se acerca a una velocidad pasmosa. Queda apenas unas semanas y este año va a enmarcarse en uno de los climas más atípico de los últimos años.

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.