Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

LA PASTILLITA DEL AMOR DE LA QUE TE VAS A ENAMORAR

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

Vale que no están horneados, que las masas brillan por su ausencia y ¡ni siquiera llevan azúcar!, pero qué diablos, si no escribimos sobre esto reventamos.

Si bien es conocido por todos que la calidad de los cafés de la franquicia Starbucks dejan mucho que desear -y ojo que no podemos decir lo mismo de las recetas especiales de temporada, de la que nos declaramos fans incondicionales y de las que pronto tendréis noticias-. Entre muffins, carrot cakes y Red Velvets, a veces encontramos pequeñas joyas que nos sorprenden tan gratamente que nos vemos en la obligación de hablar de ello e invitarte a uno si eres capaz de convencernos o de levantarte la camiseta al grito de ¡Mardi Gras!
Nos estamos refiriendo a los «Cinnamont Flavor Mints», o lo que viene a ser: grageas mentoladas con sabor a canela de Starbucks™.

Como amantes de cualquier cosa que pique los dientes, estos caramelos nos han alucinado. Vale, empezamos a suponer que los americanos llaman "Mints" a cualquier cosa con aspecto de pastilla de sabores y no por su significado literal de "mentolado", porque si no, no encontramos explicación a la casi absoluta ausencia de sabor a menta porque, o bien olvidaron añadirlo a la receta o tal vez su presencia sea tan sutil que sólo podrían detectarlo un espectrómetro de masas y, por supuesto, Chicote antes de hacerle la prueba del algodón. Una ligerísima sensación picante en la punta de la lengua es lo que hace que adquiera algo de sentido el carácter mentolado del caramelillo.

El sabor, la presentación y el formato... Si sacan un enema de la marca, ¡lo compraremos!
El sabor, la presentación y el formato... Si sacan un enema de la marca, ¡lo compraremos!

Pero no nos importa, porque llevamos torta, y porque la presencia de un intenso gusto a canela monopoliza toda el sabor de la pastilla, y eso nos encanta, maldita sea. Es como zamparse una cucharada de la especia sin tener que vomitar tus propios bronquios.

Por supuesto, como todo lo elaborado por Starbucks, la presentación, en cajita metálica y decorada con motivos y tipografías muy vintage, es simplemente exquisita y el sonidito de las grageas moviéndose en su interior con cada paso, nos evoca a las piedrecitas que inundan nuestros maltrechos riñones y le imprime un extra de familiaridad muy coñona.

Esto nos lleva a una reflexión: ¿Son estos caramelos una forma de quitarse el mal sabor de un latte de 3eur? ¿Si te escupe una salamanquesa te quedas calvo?

Si es cierto el aspecto afrodisiaco de la canela, se avecina una noche muy larga después de comernos más de media docena esta tarde. Si tenéis ocasión, probadlos, están realmente buenos.

¿La X marca el lugar? ¿O son los caramelos de Mulder? Estamos intrigados.
¿La X marca el lugar? ¿O son los caramelos de Mulder? Estamos intrigados.
  • CARMINAHace 2 años

    Yo quiero! ¡Yo quiero! ¡Yo quiero! adicta a la canela y a la menta, aunque si decís que la menta brilla por su ausencia... Y por cierto, no creo que recién casados necesitéis muchas pastillitas de esas para tener una noche larga,.... jajaja!

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

30 de diciembre y nos acercamos a la fecha límite para finalizar las compras de Reyes. Respirad profundo, tomad un respiro y ¡hornead!

"El Día de Todos los Santos" se acerca a una velocidad pasmosa. Queda apenas unas semanas y este año va a enmarcarse en uno de los climas más atípico de los últimos años.

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.