Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

RECETA DE LAS CARACOLAS DE CREMA QUE TAMBIÉN SON CUERNOS MÁGICOS DE UNICORNIO DE MONTE

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

Hoy vamos a exigiros un ejercicio de memoria. Queremos que os proyectéis en una situación muy común y a la vez peculiar. Aroma embriagador a café recién hecho, charlas distendidas y una bandeja de pastelitos al peso de cualquier pastelería. Se abre el paquete y de repente aparece una selección de repostería que silenciosa y sibilinamente ya ha sido asignada de antemano con ojos y mentes hambrientas de dulcecillo de sobremesa. Cruce de manos, golpes tímidos pero precisos, movimientos elegantes y en segundos, para el orgullo de Jackie Chan, sólo quedarán dos tocinillos de cielo y unos profiteroles rellenos de nata que a nadie parece gustar pero que jamás faltan en cada bandeja de pasteles.

Estadísticamente, los primeros en ser devorados son esos canutillos de hojaldre con forma de caracola y rellenos de crema que todo el mundo quiere y que sólo la élite de los más rápidos podrá llevarse a la boca. En ese aspecto no tenemos problema, porque en una familia de obesos mórbidos siempre hay una hermana aventurada capaz de sintetizar estos pastelitos y unos tragaldabas con un alijo de pentotal sódico en la cocina, dispuestos a secuestrarla hasta hacerle confesar sus más íntimos secretos. Ahora ya sabemos su receta y conocemos sus ciclos menstruales.

Hoy, queridos lectores, destruimos la ilusión y ponemos a vuestro alcance todos los canutillos que podáis comer, porque os damos a conocer la receta de ¡Las caracolas de hojaldre rellenas de crema pastelera! o canutillos de crema, o cuernos rellenos, o un "dame uno de esos"... Ahora debería sonar un trueno y tendríamos que aparecer desnudos cabalgando triunfales nuestro unicornio con uno de estos hojaldres en la frente.

INGREDIENTES (para 13 unidades aprox.)

PARA EL HOJALDRE

  • 250 gr. de hojaldre para repostería
  • Un poco de azúcar glass para decorar

PARA LA CREMA PASTELERA

  • 1/2 litro de agua
  • 500 gr. de azúcar
  • 135 gr. de harina
  • 1/2 cucharadita de esencia de vainilla
  • Una pizca de colorante alimentario naranja en polvo.

PREPARACIÓN

Nos ha costado, pero tras una ardua tarea de investigación y desarrollo hemos conseguido elaborar uno de esos pilares de la repostería. Uno de esos «¿cómo coñ-- se hará?» que tantas veces ha resonado entre los frustrados fogones de cada casa. Hablamos de la crema pastelera. No la habitual crema de natillas o huevo, sino la empleada en vuestra tienda de barrio y que se emplea para rellenar todo tipo de bollería, desde brevas de crema hasta suculentos piononos. Sí, esa tan rica pero que parece extraída de una oreja sucia.

Para elaborarla, y la haremos antes de nada puesto que hay que dejarla enfriar después, es necesario hervir el agua con 335 gr. de azúcar, además de la cucharadita de vainilla concentrada y el colorante alimentario. Da igual si éste último es en polvo, muy común en todas las cocinas si sois de preparar guisos, arroces y potajes, o si preferís añadir unas gotas de vuestro colorante líquido favorito. El caso es que la mezcla resultante obtenga un agradable tono amarillento / anaranjado similar a la yema de un huevo.

Mientras se calienta y rompe a hervir a borbotones, en un recipiente mezclamos bien la harina con el azúcar restante. Movemos bien para que ambos ingredientes se mezclen y de paso evitamos así que haga grumos cuando la añadamos sobre la mezcla hirviendo. Algo que haremos de una sola vez y removiendo hasta que nuestra crema espese. Cuando esto ocurra y adquiera una consistencia espesa y una textura pegajosamente deliciosa, algo que notareis porque os arderá el brazo, la apartaremos del fuego, la probaremos y nos preguntaremos cómo algo tan simple puede estar tan bueno.

A nosotros nos encanta hundir un dedo y pasearnos con él en alto, comentando en voz alta que creemos que tenemos tapones en los oídos. El inconfundible sonido de las arcadas nos hace fuertes.

Habrá que dejarla enfriar tapada con un film transparente para que no se produzca esa desagradable costra dura y la dejaremos enfriar durante unas cuantas horas. Primero a temperatura ambiente y cuando se haya templado un poco, la cambiamos al frigorífico. No es recomendable introducir nada caliente y humeante en la nevera. Siempre hemos temido que las corrientes frías y cálidas hagan explotar una tormenta en su interior.

Mientras la crema se enfría vamos a empezar a montar nuestros canutillos de hojaldre. Como las protectoras de animales se nos echaron encima al usar auténticos cuernos unicornios como moldes, optamos por telefonear a hermana osa y pedir prestados sus conos originales de acero inoxidable™, algo un poco más inerte y que además podréis construir en casa con algo de ingenio, bastante papel de aluminio y paciencia.

La idea es montarse un cono macizo de aluminio o usar uno de los moldes, y sobre él enrollar tiras largas de hojaldre que ni siquiera habrá que estirar con rodillo, puesto que las masas de hojaldre que suelen venderse en el supermercado, habitualmente vienen en rollos de aproximadamente 1 mm. de grosor, justamente lo que necesitamos. Cortaremos unas tiras de unos 2 cm. de ancho aproximadamente, y las iremos girando sobre los moldes teniendo la precaución de ir superponiendo la masa un poquito con cada vuelta. Este hojaldre hay que trabajarlo con celeridad y soltura, se seca con rapidez perdiendo flexibilidad y agrietándose al doblarse. Si alguna vez presumisteis de dedos hábiles, este es el momento de demostrarlo.

Con el horno precalentado a 180ºC, introducimos los moldes con los conos durante unos 20 minutos o hasta que empiecen a adquirir un delicioso tono dorado y los dejamos enfriar antes de desmoldarlos.

Cargamos nuestra manga con la crema bien fría y rellenamos los conos con cuidado. Es importante ir colocándolos de forma ligeramente inclinada puesto que, aún estando fría y espesa, esta crema tiene la desagradable costumbre de huir despavorida y no dudará en aprovechar cualquier momento de horizontalidad para salirse del cono. Razón de más para que los guardéis en la nevera, así la crema se mantendrá más compacta y aguantará mejor la forma.

Antes de servirlos los decoramos con un poco de azúcar glass espolvoreado con un tamiz o un colador y... ¡arre unicornio!, ya tenéis postre, merienda o lencería fina de Madonna lista para arrasar entre vuestros anonadados comensales que no dudarán en apartar los pelos caídos de los pezones para devorar vuestros canutillos mágicos de crema pastelera.

  • CARMINAHace 3 años

    No ves la pint que tienen esas carcolas... Y la olla de la crema, para liarse a cucharadas!. Por cierto, es en serio que en vuestra casa siempre quedan los tocinillos de cielo en la bandeja del surtido? LLAMADME A MIIII!!!

  • THE HAVOCHace 3 años

    Cucharadas las que me he comido yo con la crema fresquita de la nevera. Madre mía, es puro vicio. El hojaldre apenas está dulce y lo compensa con la crema y la combinación es simplemente... owowowowo!!

    Tocinillos y profiteroles... siempre sobran!

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

30 de diciembre y nos acercamos a la fecha límite para finalizar las compras de Reyes. Respirad profundo, tomad un respiro y ¡hornead!

"El Día de Todos los Santos" se acerca a una velocidad pasmosa. Queda apenas unas semanas y este año va a enmarcarse en uno de los climas más atípico de los últimos años.

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.