Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

LA RECETA DE LA CHEESECAKE DE OREO QUE TE DEJARÁ CIEGO

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

Si por la unión de nuestros super poderes combinamos la cremosidad y suavidad de la tarta de queso recién horneada, junto al intenso y crujiente chocolate de las galletas Oreo™ nos encontraremos con una de esas recetas maravillosas extraída directamente de la cabecita de Alma Obregón, una chica que parece nacida para convertirnos en obesos felices de muelas picadas y gomas en la cintura de los tejanos.

Así que aprovechamos una de esas tardes de vacío mental para ilustraros, oh queridos lectores, durante el proceso por el que convertiremos un puñado de ingredientes en crudo en una contundente tarta de queso y Oreo. Recia y espesa, olvidaos si lo que buscáis es un postre ligero o algo que se hornee en apenas unos minutos. Ya lo veréis. Incluso si no soportáis el queso, nos vemos en el deber moral de advertiros que apenas éste es perceptible, ni siquiera sabréis que está ahí excepto por las risitas maléficas de quienes traten de ocultaros la verdadera naturaleza de la receta. No les culpéis, sólo tratan de no influir mientras os deleitáis con los trocitos de galleta del relleno a la vez agarráis el mantel con fuerza y fuegos artificiales surgen por cada una de vuestras cavidades y centros de placer.

INGREDIENTES

Para la base de la tarta:

  • 100gr. de galletas Oreo™
  • 50gr. de mantequilla
  • 25gr. de azúcar

Para la masa de la tarta:

  • 300gr. de queso crema tipo Philadelphia no light.
  • 250gr. de queso mascarpone
  • 160gr. de azúcar
  • 1 cucharada de harina
  • 3 huevos medianos
  • 10 galletas Oreo™
  • 50ml. de nata de montar

Para la cobertura:

  • 200ml. de nata de montar (que unidos a los 50ml. de antes hace ¡un brick! ¡ta-da!)
  • Galletas Oreo™ a discreción

PREPARACIÓN

Empezamos derritiendo la mantequilla en el microondas durante unos cuantos segundos y destruimos literalmente las galletas hasta conseguir un granulado grueso. Las galletitas venían en paquetes individuales a los que hicimos un pequeño agujerito de forma que el aire pueda salir, para aporrearlo a continuación con un rodillo o la mano del mortero. De esta forma la galleta triturada queda en el paquete y no salta por todas partes. Remedios ingeniosos para problemas sencillos. Mezclamos la mantequilla con la Oreo triturada y el azúcar y mezclamos hasta conseguir la masa con la que nos encantaría sustituir el gotelé de nuestras paredes.

Engrasamos muy bien con mantequilla o un poco de aceite un molde desmontable para tarta -nosotros empleamos uno de 18cm. de diámetro- y aplicamos nuestra masa con una paleta o aplastando con un tenedor, hasta forrar la base de nuestro molde. No se os ocurra probarlo o crearéis un monstruo que no podréis controlar.

Ahora precalentamos el horno a 180ºC., ahora es cuando recibís un email de vuestra compañía eléctrica dándoos la enhorabuena por engrosar sus cuentas de resultados, y mientras lo borráis y se calienta, preparamos la masa.

La base de esta tarta de queso es más sencilla que la que preparamos para la «New York CheeseCake», tan sólo hay que batir con amor el azúcar, la harina y los dos tipos de queso hasta conseguir una masa homogénea similar a una mega crema de queso dulce con la que os encantaría embadurnaros y correr desnudos junto a una manada de mastines hambrientos.

A continuación vamos incorporando huevos uno a uno y no añadimos el siguiente hasta que el anterior se haya batido e integrado bien con la masa. Cuando hayamos acabado obtendremos una mezcla bastante más fluida a la que tendremos que añadir la nata y nuestras galletas trituradas pero esta vez en trozos más grandes. Sí, esos trozos que encontraréis en el interior de la tarta y que os derretirá con cada bocado, con cada crujiente bocado.

Al principio cometimos el error de triturarlas al igual que lo hicimos para la base, así que tuvimos que añadir un extra en forma de trozos mayores. Es fácil subsanar un error así si implica añadir toneladas y toneladas de Oreo para compensar. Sí, somos unos cerdos, no nos juzguéis.

Mezclamos todo y lo vertimos en el molde. Con el horno precalentado a 180ºC, introducimos el molde durante unos 20 minutos para bajarlo a continuación a 120ºC. La receta original de Alma Obregón indica unos 40 minutos de cocción a esta temperatura, sin embargo a nosotros nos tardó cerca de dos horas hasta que los bordes comenzaron a despegarse y al golpear levemente la puerta del horno, nuestro pastel dejó de sacudirse como un señor de 130kg. saltando a la comba, señal inequívoca de que el pastel está cuajando. Al pincharlo por el centro aparecía húmedo pero cocido y esta es la señal que indica que está listo para sacarlo.

Una vez fuera y antes de que se enfríe por completo, despegamos los bordes del molde con un cuchillo y lo dejamos enfriar antes de desmoldar completamente. Tal vez tengáis que ayudaros de un cuchillo o una espátula para despegar la base, se adhiere como una condenada.

LA COBERTURA

Una vez bien frío y desmoldado, y con la nata bien fría, la montamos junto a un poco de azúcar y un par de gotas de esencia de vainilla. Si deseáis, podéis añadir una cucharada sopera de crema de queso para untar lo que añadirá algo de consistencia a la nata, 200ml. de nata es una cantidad bastante pequeña y en este caso podría notarse un ligero regustillo ácido a queso nada desagradable que conjuntaría perfectamente con nuestra receta, pero no nos ayudará a engañar a los desalmados detractores del queso en cualquiera de sus variedades. Respetadlos por mucho que los odiéis.

Haced gala de todo vuestro arte y salero para cubrir el pastel por completo y rallad un poco de galleta por encima para completar vuestra creación.

Esta tarta genera sentimientos encontrados. Al principio golpea con tanta contundencia que duele. A unos les parece ligera, a otros les resulta intensa y pesada. A nosotros nos ocurrió algo similar, el primer trozo entra bien, el tercero cuesta. ¡Que sí, que somos unos gordos! ¡Que nos dejéis!

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

30 de diciembre y nos acercamos a la fecha límite para finalizar las compras de Reyes. Respirad profundo, tomad un respiro y ¡hornead!

"El Día de Todos los Santos" se acerca a una velocidad pasmosa. Queda apenas unas semanas y este año va a enmarcarse en uno de los climas más atípico de los últimos años.

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.