Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

LA MALDICIÓN DE LAS TARTAS MOLONAS DE ESPUMA DE AFEITAR

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

Hoy no hay receta, no. Las tristes líneas de este solitario blog en este día nublado sólo rezuman bilis. Amarga y vomitiva bilis que invade cada centímetro cuadrado de mi rollizo cuerpo serrano. Hay cosas, unos cuantos detalles que en repostería, y en este caso extensible a la hostelería, nos activan los resortes de una mala leche concentrada durante semanas como un desesperado Goku que acumula energía de los arbolitos, ardillitas y de la madre que los parió colocada en pompeta.

Y es que no paramos de encontrarnos la misma situación. El mal de las tartitas molonas rellenas de espuma de afeitar es una maldición que últimamente nos persigue con una enfermiza recurrencia.

Siempre empieza de la misma manera: con una espectacular tarta en una vitrina. La forma impecable, una cuidadísima decoración, colores impactantes y llamativos. ¿El contexto? indudablemente el café. El negro líquido actúa como el segundo compuesto en un pegamento bicomponente. Este te empuja a la vitrina de los dulces como lo haría un «Werter's Original» fundido a un puñado de moscas. Es difícil no sucumbir a la tentación.

Nada hacía presagiar que tras la pomposidad y elegancia de una de las cafeterías más conocidas del centro, se escondería una de estas tartas bomba. Lo que se antojaba deseo se torna en desesperación cuando la cuchara atraviesa con facilidad dos capas de bizcocho, una cobertura de chocolate blanco y un generoso relleno de sabor indeterminado. Es imposible -pensamos-, nunca hemos estado tan fuertes. Entonces la idea de una de esas tartas de espuma de afeitar se hace clara ante tus ojos y te hace gritar por tener semejante horror sobre tu mesa, defecándose en tu paladar y violando tu bolsillo.

Fino, tan tierno que casi resulta etéreo, un bizcocho que en otra situación debería ser digno de mención, se convierte en una mera excusa sobre la que sostener una generosísima capa de una "cosa" de elaboración industrial y aspecto similar a una mousse a la que suelen añadir otros ingredientes como cacao para añadir color o aromas artificiales que le impriman algo de sabor. A veces la estabilizan con ingredientes similares a las gelatinas que les proveen de un poco más de cuerpo o de otra forma se desmoronaría como un castillo de naipes ante una ventosidad. Una forma sutil de engañar a la vista y una manera descarada de arañarte el bolsillo. ¡No hija no! ¡Eso no, caca!

A veces imagino el trasiego de camiones cisterna cargado con esa mousse barata con pretensiones de nata montada, inyectando indiscriminadamente su contenido entre esos bizcochos que sólo sirven para que todo no se desparrame. En realidad todo el conjunto está ideado como un confinamiento para sujetar el relleno y tenemos que admitir que funciona, porque jamás hemos visto semejante montón de basura ascender piso tras piso sin derrumbarse. No nos extrañaríamos si en un futuro no muy lejano Amazon comenzara a enviar los pedidos embalados en mulliditas tartas de este tipo.

Entendemos que un postre así podría aplaudirse como un excelente final feliz... para un menú del día de 6 euros. A nosotros la porción nos costó algo más de 4 euros, y apostaría que la elaboración de cada una de esas tartas completas apenas costaría un par de euros. A veces pensamos que realmente te cobran por el sirope o el churrete de nata montada con el que, si eres afortunado, te decoran el postre.

Lo peor es que cada vez nos encontramos con más postres con esta espuma para afeitar como base. Por Dios, los golosos no somos como animales de granja, no nos comemos cualquier cosa con tal de que tenga azúcar o algo de chocolate. Una tarta ha de pesar y tener consistencia. El bizcocho tiene que tener presencia, ser jugoso y ¡estar bueno ante todo! Queremos poder apuñalarla con la cuchara y notar como se abre paso a través de las diferentes capas. No tenemos necesidad ni queremos tener que usar una Ouija para comunicarnos con el pastel y descubrir qué parte del mismo se nos está derritiendo entre dos muelas, porque nos gusta masticar y no respirar la comida. Nos gusta un relleno potente, identificable y marcado, que llene la boca y la forre con sabor desde el interior. Algo que te haga desnudarte y agarrar una espumadera porque la cucharilla se te ha quedado pequeña y esto es un trabajo para tipas y tipos duros.

Y este, este es nuestro manifiesto. Grabáoslo con sangre amigos reposteros. Tenedlo en consideración en cada compra, queridos hosteleros. No somos tontos, somos legión, ¡Somos annonym...! er... mejor olvidadlo.

Parece rica, pero es un infecto trozo de cosa dulce de relleno impronunciable. Rezuma odio.
Parece rica, pero es un infecto trozo de cosa dulce de relleno impronunciable. Rezuma odio.

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

30 de diciembre y nos acercamos a la fecha límite para finalizar las compras de Reyes. Respirad profundo, tomad un respiro y ¡hornead!

"El Día de Todos los Santos" se acerca a una velocidad pasmosa. Queda apenas unas semanas y este año va a enmarcarse en uno de los climas más atípico de los últimos años.

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.