Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

RECETA DE GALLETAS DE AVENA Y ARÁNDANOS QUE ADEMÁS ALEGRAN TU INTESTINO

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

Hoy, queridos lectores ávidos de carbohidratos, vamos a sorprenderos con una de esas recetas pseudosanas que los hipsters comedores de humus, veganos y otras tribus urbanas amantes de las verduras y otras cosas que puedan crecer en el huerto vertical de la azotea de un bloque de pisos, adorararán.

Esta receta de «Cookies de Avena y Arándanos» podría englobarse en la categoría de recetas que suenan a comida ligera de la que podrías engullir a dos carrillos como si no hubiera un mañana, como un Carrefour en sábado. Pero al igual que las galletas de cereales del tipo «digestive», o cualquiera cuyo nombre evoque de alguna manera que vas a pasar durante las siguientes dos horas encerrado en el cuarto de baño, son de todo menos ligeras, pero aún así resultan una alternativa infinitamente más sana que cualquiera de sus homólogas industriales, cargadas a granel con grasas poco saludables y azúcares refinados.

Súper crujientes, suaves y sabrosas, sólo existe un placer mayor al del toque ácido cuando encuentras uno de los arándanos en la galleta, y es descubrir un billete de 10eur arrugado en uno de los bolsillos del pantalón antes de introducirlo en la lavadora. Sin duda se han convertido en una de nuestras galletas favoritas seguidas muy de cerca por las cookies con chips de chocolate.

Vamos a elevar vuestro nivel de cerdismo un poco más, dando una nueva vuelta a la tuerca de vuestro metabolismo, con una buena dosis de fibra en forma de avena y energía con el aspecto de azúcar moreno.

INGREDIENTES

Para unas 24 galletas, sólo vamos a necesitar:

  • 110 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 100 gr. de azúcar moreno
  • 110 gr. de azúcar blanco
  • 1 huevo
  • 90 gr. de copos de avena
  • 120 gr. de harina
  • 35 gr. de pasas
  • Media taza de arándanos secos
  • Media cucharadita de bicarbonato sódico
  • Media cucharadita de esencia de vainilla concentrada
  • Media cucharadita de levadura en polvo (impulsor químico) tipo "Royal"
  • Una pizca de sal

PREPARACIÓN

Puede parecer engorroso, y más de uno os llevaréis las manos a la cabeza pensando dónde diablos vais a encontrar los arándanos o los copos de avena. Pues tan simple como acudir a cualquier Mercadona (si os halláis en España) o a cualquier tienda de frutos secos a granel. Ojo si optáis por esta última opción, porque si un paquete de copos de avena de 500gr. cuesta en el supermercado aproximadamente un euro en la zona de los cereales y desayunos, en la tienda debió parecerles un cereal lo suficientemente exótico como para tasarlo en casi tres euros y medio cada 100gr. Desde aquí apoyamos al pequeño comercio, si vamos al supermercado es sólo porque nos gusta Ben-Hur y enfrentarnos a octogenarias agresivas embistiendo con el carrito.

Por Dios, no confundáis los copos de avena con los cereales para el desayuno o con el salvado de avena. Si os fijáis bien son los mismos cereales que encontráis en el muesli. Antes de nada, utilizad el molinillo de café, la Thermomix o cualquier trituradora que tengáis, para convertir la avena en polvo.

Empezamos precalentando el horno a 175ºC y batiendo la mantequilla junto con el azúcar blanco y el azúcar moreno, el huevo y la vainilla hasta que la mezcla esté bien homogeneizada.

Aparte mezclamos muy bien la harina con los copos de avena molidos, el bicarbonato, la sal y la levadura. No queremos que toda la levadura o el bicarbonato termine en el mismo punto, porque si queremos purgarnos ya tenemos la parrilla televisiva o el césped del parque. Mezclad bien y no os hagáis eso a vosotros mismos o a vuestros comensales.

A esta última, añadimos la mezcla de mantequilla de una vez y movemos bien hasta conseguir una masa homogénea donde los grumos harinosos brillen por su ausencia, e incorporamos para finalizar tanto las pasas como los arándanos secos. Nosotros además añadimos unos cuantos copos sin triturar, para decorar.

En una bandeja con papel de horno para que no se peguen, vamos añadiendo cucharaditas de nuestra masa que se convertirán en unas pecaminosas galletas ricas, ricas y con fundamento. A diferencia de las «Cookies Americanas con Chips de Chocolate» que hicimos la última vez, en esta ocasión aplastamos un poco los pegotes de masa antes de hornear para conseguir unas galletas más finas, crujientes y vistosas. Estas se expandirán durante el horneado, así que procurad dejar espacio entre cada pegote de masa y evitaréis que las galletas se fagociten entre sí.

Ahora sólo queda hornear entre 12 y 14 minutos o hasta que veáis que los filos comienzan a dorarse para disfrutar de unas exquisitas galletas cargadas de fibra y energía ideales para el desayuno. ¿Engordan? ¿Acaso lo dudáis?, pero iréis al baño con una alegría en vuestras caras.

  • TETEHace 3 años

    ESTO SI QUE LO HAGO!! QUE FACIL, JEJEJE

  • THE HAVOCHace 3 años

    Lo siento, se te ha acabado la credibilidad, hasta que no lo veamos no lo creeremos!

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

30 de diciembre y nos acercamos a la fecha límite para finalizar las compras de Reyes. Respirad profundo, tomad un respiro y ¡hornead!

"El Día de Todos los Santos" se acerca a una velocidad pasmosa. Queda apenas unas semanas y este año va a enmarcarse en uno de los climas más atípico de los últimos años.

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.