Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

¡OK, ENTIENDO!         MÁS INFORMACIÓN

UhmmmCookies! utiliza cookies propias y de terceros (Google Ads/Analytics) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

RECETA DE LAS AUTÉNTICAS COOKIES AMERICANAS CON CHIPS DE CHOCOLATE (BLANCO O NEGRO)

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

Dice «Wikipedia» que las auténticas y originales cookies con chips de chocolate fueron elaboradas por un tal Ruth Graves Wakefield, propietario de un restaurante de comida casera en Whitman, Massachusetts. La receta se popularizó a raíz de su publicación en un libro de cocina en 1938. Desde entonces, donde quiera que hubiese un ama de casa americana, con su delantal y su pastel enfriándose en el alféizar de la ventana -y Alfalfa y sus amigos acechándolo desde la lejanía-, allí que se hacía fuerte la galleta con chips de chocolate más famosa de toda Norteamérica.

Sólo el guión de una película de Ube Boll es -probablemente- más simple que la elaboración de esta galleta. La parte más complicada será aguantar hasta el final para no comerte la masa de tus dedos fríos y muertos y evitar entonar un "...friros friros friros, friros de maissh..." mientras la trabajas en la cocina. Al principio cuando me lo comentaron, he de admitir que reprimí una arcada. Cuando superé mis prejuicios tras décadas de películas gore, bromas escatológicas y cuatro temporadas de «The Walking Dead», accedí y entonces mis pupilas se dilataron, dejé caer un gemido y todo se volvió rosa chicle.

LOS INGREDIENTES

Una receta sencilla. Ingredientes sencillos. Ni trampa ni cartón, sólo el de los huevos.
Una receta sencilla. Ingredientes sencillos. Ni trampa ni cartón, sólo el de los huevos.
  • 113 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 245 gr. de azúcar
  • 235 gr. de harina
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 huevo
  • 62 ml. de leche
  • Media taza de cacao en polvo
  • Media taza de chips de chocolate blanco o negro
  • 1 cucharadita de sal

PREPARACIÓN

Podríais preparar esta receta con un brazo atado a la espalda y os animo a hacerlo, así podréis ahondar en vuestras capacidades y demostrar vuestra valía ya que la receta es simple en exceso. El truco está en remover, verter, remover, y silbar sin perder el Candy Crush de vista. Empezad precalentando el horno a 170ºC/180ºC.

El truco de la receta de las Cookies de chocolate: Mezclar, verter y mezclar. Con amor, pero sin demasiado ímpetu.
El truco de la receta de las Cookies de chocolate: Mezclar, verter y mezclar. Con amor, pero sin demasiado ímpetu.

En primer lugar mezclamos bien el azúcar con la mantequilla a temperatura ambiente y la esencia concentrada de vainilla. Nosotros usamos el aroma de vainilla de la marca «Vahiné». El bote de 200 ml. cuesta unos 3 eur. y servirá para todo tipo de recetas de repostería y para elaborar unos batidos de vainilla rápidos y ricos. Plateáoslo como uno de vuestros imprescindibles. ¿Os gusta el azúcar moreno? ¡ánimo!, probad la variación y seguro que no os arrepentiréis.

A continuación añadimos el huevo y seguís mezclando. Es el momento de engañar a los niños dicíendoles que van a ayudaros a hacer galletas, y le colocáis el marrón del meneo. Las mentiras a medias les encanta a los pequeños vástagos y se las tragan con una facilidad pasmosa.

La masa quedará tan compacta que si plantárais un geranio, no agarraría. Y eso para nosotros es AMOR concentrado.
La masa quedará tan compacta que si plantárais un geranio, no agarraría. Y eso para nosotros es AMOR concentrado.

Se añade la harina tamizada, el cacao en polvo y los chips de chocolate. El término "chips" aunque resulta excelente y refinado al oído, no deja de ser trocitos de chocolate que podéis picar vosotros mismos. Las perlitas comerciales vienen espolvoreadas con un poco de harina de maiz de manera que éstas no se hunden hacia las profundidades abisales del bol. Un truco que podéis aplicar al dejar caer las pepitas de chocolate sobre los muffins por ejemplo. En este caso terminaremos con una masa bastante compacta, creedme si os digo que según caigan, no van a moverse.

Recordad: cuando veáis un ninja caminar sobre el agua, recordad esto: MAIZENA.

Para las cookies podéis optar por chocolate blanco o chocolate para fundir. Un win/win en ambos casos.
Para las cookies podéis optar por chocolate blanco o chocolate para fundir. Un win/win en ambos casos.

Os quedará una masa manejable, compacta y exquisita. Ahora podéis meter un dedazo y probarla. Después la mano. Terminaréis en una esquina rebañando el bol con un ansia indescriptible y gruñendo a cualquiera que ose acercarse, con los ojos inyectados en sangre y la barbilla llena de moscas. Es el momento de verter la masa en porciones sobre un papel de horno.

Aquí podéis ser obscenos y optar por galletitas o galletazas (podéis acceder a través de www.galletazas.com si os cuesta recordar «UhmmmCookies»), simplemente recordad que, como el universo, al calentarse la masa se expandirá. Aseguraos de dejar suficiente espacio entre las porciones, no queremos terminar con un blister de galletas.

Amigos de los excesos, ahora podéis luciros eligiendo el tamaño de vuestra galletaza.
Amigos de los excesos, ahora podéis luciros eligiendo el tamaño de vuestra galletaza.

Horneadlas sobre unos 13 ó 15 minutos y dejadlas enfriar sobre una rejilla antes de deleitaros con vuestra creación. Con esta receta las galletas resultan al paladar un poquito blandas aún habiéndolas enfriado. Es normal y parte del encanto. Probad a introducirlas unos 8 segundos al microondas cuando vayáis a comerlas, y acompañadlas con un poco de helado de vainilla y nos contáis. Hornead una gigante y atadla a una cadena alrededor del cuello y podréis hasta vacilar al rapero del barrio. ¡LEGEN....DARIOOOO!

Voilá! Cookies americanas con chips de chocolate, cocinadas en un ratito. Receta para golosos sin tiempo.
Voilá! Cookies americanas con chips de chocolate, cocinadas en un ratito. Receta para golosos sin tiempo.
  • TETEHace 4 años

    Este finde los hago!!! Me encantan que buenisima pintaa

  • THE HAVOCHace 4 años

    No veo las fotos... no, dónde están esas galletas del fin de semana?? DONNNNNDEE!??

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada ni se utilizará para ningún fin, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

¿Para qué van a usarse mis datos personales?

Te lo resumimos muy brevemente: para prácticamente NADA, así que no te preocupes, no te enviaremos emails, ni notificaciones ni nada por el estilo.

  • Tu email se empleará únicamente si alguna vez te diste de alta en el servicio "GRAVATAR" y lo has vinculado a este. Así es como podemos poner la foto al lado de tu comentario. No te preocupes, el email que indiques no se envía al servicio, sino un identificador (MD5) en el que tu correo electrónico no aparece visible.
  • Tu nombre y web simplemente se usa para encabezar tu comentario y referirnos a ti. Como cortesía, otros usuarios pueden entrar a tu web. Puedes emplear pseudónimos.
  • Si nos solicitas ayuda o información, podríamos usar tu email para ponernos en contacto directamente contigo. No se ceden datos a terceros ni para otros fines.
  • Responsable: Alejandro Fernández
  • Destinatarios: UhmmmCookies.com / Galletazas.com
  • Derechos: Cancelación, acceso, supresión y rectificación de los datos que has suministrado

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

30 de diciembre y nos acercamos a la fecha límite para finalizar las compras de Reyes. Respirad profundo, tomad un respiro y ¡hornead!

"El Día de Todos los Santos" se acerca a una velocidad pasmosa. Queda apenas unas semanas y este año va a enmarcarse en uno de los climas más atípico de los últimos años.

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.