Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

CÓMO HACER SANGRE COMESTIBLE PARA TUS POSTRES MÁS TERRORÍFICOS DE HALLOWEEN

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

Calabazas, sangre, pus, moho, bichos de ultratumba, John Carpenter y George A. Romero siempre nos han encantado, así que no os extrañéis si os decimos que Halloween es una de esas fiestas que adoramos del calendario yanki (de raíces celtas, no lo olvidéis).

¡Eh! ¡Los castizos!, no os echéis las manos a la cabeza y gritéis entre espumarajos en las comisuras, que aquí la tradición no es esa, que son Los Santos y las flores adornando los cementerios... o haréis que os recordemos que el orondo Papa Noel de barba blanca y vestimenta roja que tanto os gusta y del que os encanta ir disfrazados tras una tajada de anís y alfajores, proviene de una campaña de marketing de Coca-Cola allá por el 1931. UhmmmCookies!, destrozando ilusiones desde 2014.

Y ¿Cómo vamos a abandonaros en estos días tan tenebrosamente divertidos? ¡No lo hacemos!, es más, os hemos preparado una receta súper sencilla para que podáis elaborar vuestra propia sangre comestible de intenso sabor a chocolate con la que aplicar un toque asquerosamente realista a todos vuestros dulces de Halloween. Imaginad la de guarradas con las que podréis sorprender a vuestras visitas.

INGREDIENTES

  • 1 cucharada de azúcar
  • 125ml. de agua
  • 7gr. de cobertura para postres (glaseado brillante)
  • 1 cucharadita de cacao puro en polvo desgrasado
  • Colorante Sugar Flair - Extra Red

PREPARACIÓN

Si teníais intención de cercenaros algún miembro para disponer de un buen vaso de sangre con la que aterrorizar al vecino cuando vuelva a llamar para gorronear huevos y sal, ya no es necesario. Guardaros el trozo de carne que estabais dispuestos a sacrificar, y en su lugar, entreteneos añadiendo el azúcar y la cobertura para postres diluyéndolos en un recipiente con los 125ml. de agua.

Para esta receta, nosotros hemos empleado una cobertura sencilla de encontrar en tiendas. En nuestro caso empleamos la mitad de uno de los sobres de marca «Belbake™» de venta en cualquier supermercado LIDL.

Introducimos el recipiente unos segundos en el microondas hasta que esté bien caliente y humeante, sacándolo cuando empiece a hervir. No obstante es interesante qué leáis las instrucciones de la cobertura para prepararla.

Añadiremos el cacao y lo movemos con unas varillas hasta que no queden grumos y la mezcla esté bien ligada.

Es el momento de hemoglobinizar nuestro mejunje. Añadimos colorante hasta obtener un rojo fuerte, sanguinolento. Nuestro favorito es el «Extra Red» de la marca Sugar Flair™. Es intenso y tinta con facilidad. También nos encanta utilizar el «Red Red» de la casa Americolor™ por sus buenos resultados.

Si os fijáis, según empiece a enfriarse comenzará a espesarse. Debe quedar una textura levemente espesa pero aún así líquida. Si comienza a endurecerse demasiado, se pueden añadir unas gotas de agua sin dejar de mover, hasta que consigamos la fluidez que buscamos.

Y... ¡Hemos terminado! Utilizadla vertiéndola justo antes de consumirla, ya que se reseca rápidamente de un día para otro en la nevera, perdiendo su brillo, adquiriendo una textura "gomosa" y quedando un poco fea pero claro, igual hasta es el efecto que buscáis. En Halloween lo feo es bello.

Podéis utilizar esta sangre de mentira en infinidad de postres Halloweenescos o para asustar a la suegra haciéndole creer que os estáis comiendo un salvaslip. Los límites los imponéis vosotros, vuestra imaginación y el estómago y capacidad de aguante de los demás.

¿Qué os parece? Dejadnos unas líneas y contadnos qué guarradas tenéis en esa mente retorcida ahora que sabéis que beber sangre sabe mejor de lo que parecía en un principio.

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

"El Día de Todos los Santos" se acerca a una velocidad pasmosa. Queda apenas unas semanas y este año va a enmarcarse en uno de los climas más atípico de los últimos años.

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.