Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

RECETA DE LA ESPECTACULAR BUTTERCREAM DE NOCILLA BLANCA (CREMA DE AVELLANAS) QUE TE CORTARÁ LA RESPIRACIÓN DE PURO PLACER

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

Hace tiempo que no escribimos una sola línea y ya temíamos que el blog se hubiese cubierto por una fina capa de moho al regresar, pero nos enfrentamos a una de esas etapas que ponen a prueba la paciencia y la cuenta corriente de cualquier pareja: ¡una mudanza! Dad gracias si esta entrada no es para comentaros como nos recuperamos en el hospital tras habernos destrozado los cráneos a martillazos el uno al otro mientras dormíamos.

Pero queremos redimirnos con una receta de categoría, porque en el fondo de las despensas siempre existe algo que, como el jamón serrano o las patatas fritas, gusta a todo el mundo. Un vicio inconfesable que podría comerse a cucharadas, a "cara-perro", escondidos en ropa interior dentro de un armario para que nadie te apunte con el dedo y grite ¡Gordo, gordo! mientras devoras con el dedo y con cara de culpabilidad, un tarro de NOCILLA™. Ya sabéis, esa crema de chocolate con avellanas que a más de uno ha acompañado desde la más tierna infancia. Una de las roscas de mis michelines tiene una dedicatoria con su nombre.

Hoy en nuestro laboratorio vamos a elaborar una Buttercream de Nocilla Blanca (crema de avellanas) que va a servir tanto de frosting como para rellenar vuestros sueños más húmedos usando sólo la parte de avellana, celebrando así que ahora la venden por separado y no hay que andar hurgando para separar la mezcla de cacao y avellanas. Os sorprenderíais de la cantidad de discusiones familiares que se han gestado ante semejante y furtiva hazaña.

INGREDIENTES

  • 125gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 125gr. de azúcar glass
  • Crema de avellanas (Nocilla™ blanca)

PREPARACIÓN

No es la primera vez que preparamos una buttercream y tampoco hay que ser un físico nuclear para elaborarla. La única particularidad que hay que tener en cuenta es que la mantequilla se encuentre a temperatura ambiente para poder utilizarla, y que el azúcar sea lo más fino posible. A veces el azúcar molido en casa no lo es suficientemente y puede notarse al masticar.

Ya sabéis como funciona esto. Batimos y batimos añadiendo el azúcar glass en tandas, no por nada en especial sino para evitar que éste salga espolvoreado hacia vuestra cara. Si os gusta «El Precio del Poder», dejadlo hacer, llenad vuestra cara y sentaos en el mejor sillón de casa con vuestro M16 de mentirijilla mientras relaméis los restos de azúcar de los labios.

Batimos hasta que nuestra buttercream blanquee y adquiera una consistencia cremosa. Similar al helado. Entonces será el momento de ¡oh!...

...Será el momento de hundir la cuchara en el tarro de Nocilla blanca, y de dejar caer una buena cucharada en nuestra crema de mantequilla, que pasará a ser de gloriosa a jodi$"%&damente espectacular. Batimos un poco más hasta que ésta quede bien mezclada con la buttercream. ¿No os parece suficiente sabor? Añadid más hasta que notéis como la vista se os nubla y os salte el primer botón del pantalón. Por eso nosotros siempre cocinamos en pijama. Recordad que una mayor cantidad podría afectar a la consistencia de nuestra buttercream, tenedlo en cuenta si váis a emplear la crema para decoraciones.

Et Voilá! Ya tenéis entre las manos una deliciosa crema de mantequilla y Nocilla blanca (avellana) capaz de destruir a cualquier archienemigo diabético que tengáis. Ahora a la nevera con ella y ¡dejad de chupetear los utensilios de cocina, que os estamos viendo!

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.

Calabazas, sangre, pus, moho, bichos de ultratumba, John Carpenter y George A. Romero siempre nos han encantado, así que no os extrañéis si os decimos que Halloween