Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

DE LOS BURRITOS AL PASTEL: CÓMO SE HACE LA CREMA AGRIA (SOUR CREAM)

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

Si alguna vez habéis frecuentado un restaurante mejicano la conocéis sobradamente. ¿Recordáis la salsa blanca? ¿Ese grumo considerablemente espeso con un ligero toque que oscila entre el queso fresco y el yogur, y que acompaña a burritos, tacos, totopos (nachos), ensaladas y patatas asadas (tradicionalmente en países norteamericanos y europeos)? Exacto, estamos refiriéndonos sin duda a la Crema Agria o Sour Cream, y admitimos públicamente la indescriptible pasión que sentimos por ella en todo tipo de platos salados.

Aunque la receta tradicional implica prácticamente la elaboración de un queso, cortando leche fresca y haciéndola pasar por diferentes fases de fermentación, en nuestro caso vamos a realizar un acercamiento infinitamente más sencillo y rápido. Somos vagos, se nos pasa el arroz y no tenemos tiempo que perder hasta que empiecen a subirnos los triglicéridos y no podamos seguir comiendo guarradas.

INGREDIENTES

  • Nata para montar con al menos un 35% de materia grasa
  • El zumo de un limón

PREPARACIÓN

Maldita sea, casi nos avergüenza escribir una entrada para esto, porque tan sólo hay que añadir al recipiente con la nata, unas cucharadas del zumo de limón mientras removemos con energía. El ácido cítrico, en nuestro caso, proporciona el sabor agrio que en la receta tradicional vendría dado por el ácido láctico producido por la acción bacteriana durante el proceso de fermentación. Los únicos bichos que contendrá nuestra receta, serán los que añadáis si no os laváis las manos antes de cocinar.

Curiosamente, la nata comenzará a cuajarse adquiriendo una consistencia cada vez más espesa. ¡Viva la química! Si esto no ocurriera, habría que añadir unas cucharadas más de limón. Si aún así nuestros intentos resultan vanos e infructuosos, sería el momento de bajarse al bar, pedir una caña y reflexionar sobre si la nata contiene exactamente la elevada cantidad de grasa que necesitamos.

Por supuesto, podemos añadir una pizca de sal al emplearla para recetas saladas, salsas, o cremas para remojar los snacks y hacerlos aún más calóricos -¡olé!-.

LA CREMA AGRIA EN REPOSTERÍA

En repostería, que al fin y al cabo es lo que nos interesa, se emplea para darle alegría a las cremas. Además incorporándola a las masas, añade un extra de humedad y las hace menos secas. También las hace más consistentes que las preparadas con leche, sin olvidarnos del sabor particular y ligeramente ácido que añadirá a nuestras preparaciones. Hay que tener en cuenta que en combinación con el bicarbonato sódico que se emplea en muchas recetas, la crema agria levará, así que no os asustéis si pensáis que obtendréis un peñón por bizcocho.

Efectivamente, nuestra «New York Cheesecake» lleva crema agria y un torrente obsceno de sabor.
Efectivamente, nuestra «New York Cheesecake» lleva crema agria y un torrente obsceno de sabor.

Como curiosidad, la leche (nata en nuestro caso) para elaborar crema agria en la industria alimentaria, suele llevar en torno a un 18%-20% de materia grasa si se emplea el método que estamos utilizando: acidificar el lácteo. Añadiendo además espesantes y estabilizantes se consigue con menos grasa una crema consistente y espesa. En esta receta, aumentamos la grasa para conseguir el mismo resultado sin la porquería de las soluciones más industriales, que con las que leemos a diario en la prensa, son más que suficiente para mantener una náusea permanente y fresquísima.

Os recomendamos un interesante artículo (en inglés) sobre como el empleo de diferentes lácteos afecta a las características de la misma receta de bizcocho: «WHICH DAIRY MAKES THE BEST CAKE?»

Ya sabéis una cosa más que antes seguro que no sabíais. Ahora a probar y experimentar.

Imagen FreeImages: Alecsandro Andrade de Melo

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

"El Día de Todos los Santos" se acerca a una velocidad pasmosa. Queda apenas unas semanas y este año va a enmarcarse en uno de los climas más atípico de los últimos años.

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.

Calabazas, sangre, pus, moho, bichos de ultratumba, John Carpenter y George A. Romero siempre nos han encantado, así que no os extrañéis si os decimos que Halloween