Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

RECETA DE LA TURBO TARTA DE MANZANA DE HOJALDRE COMO EL QUE HACEN EN LAS CONFITERÍAS

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

Sabemos que hace calor y no os apetece encerraros en la cocina, pero pasáis frente al escaparate de vuestra confitería favorita y la veis allí, reposando refrigerada en su estantería. Brillante, jugosa y apetecible. Esa porción de pastel de manzana con hojaldre, es más clásica que un caso de corrupción en un partido político y hasta podéis encontrarla ya preparada y empaquetada en los surtidos de repostería al peso, pero no, vamos a hacer nuestra propia receta. ¿Por qué? Porque es estúpidamente barata, sencilla de hacer y bastante más sana que sus homólogas industrializadas. Y porque esto un blog de recetas y no creemos que os gustara ver un vídeo en el que hiciéramos el unboxing de una tarta de manzana del súpermercado y la devoráramos en directo. Tendría tan poco interés que deberíamos hacerlo desnudos para llamar la atención y nuestra "operación bikini" se ha demorado tanto que no queremos provocar arcadas.

Receta de la auténtica Tarta de Manzana y Hojaldre.

La receta de nuestros «Turbo Pasteles de Manzana y Hojaldre como el que hacen en las confiterías» apenas lleva una finísima lámina de hojaldre del supermercado, un poquitín de crema pastelera de vainilla y unos trozos de manzana. Si además os decimos que apenas se tarda 10 minutos en hacerla, que son exactamente igual que los comercializados y que con una sola plancha de 250gr. de hojaldre se pueden elaborar unas 6 unidades bastante generosas, no hay excusa para poneros manos a la obra y fabricar en casa un dulce ligero y tan sencillo de hacer que os podríais estar alimentando sólo con él y con batidos de Nutella -para pasarlo- durante el resto de la semana.

INGREDIENTES

  • Una lámina de hojaldre de repostería de 250 gr.
  • Crema pastelera de la bollería de toda la vida
  • Una manzana golden (de las amarillas)
  • Un sobrecito de gelatina de cobertura o un poco de mermelada de melocotón o albaricoque para decorar y dar brillo.

PREPARACIÓN

Lo primero es sentarte con un whisky, un puro y una camada de perros jugadores de póker para motivarte, porque prácticamente la receta se hace sola. Por lo pronto precalentaremos el horno a 200ªC.

Estiramos la masa de hojaldre con un poco de harina si hiciera falta, hasta obtener un grosor de un par de milímetros en el caso de que venga muy gruesa. En nuestro caso no tuvimos que hacer absolutamente nada. Tal cual la desenvolvimos, la pusimos sobre la mesa y ¡a igualar!

Cortamos un poco los bordes para que queden perfectamente cuadrados y uniformes, y dividimos la masa en seis trozos con ayuda de un cuchillo. Nada de hacer el gesto de serrar o destrozaremos el hojaldre que estará bastante blandito y probablemente algo húmedo por la condensación de la nevera . Dejamos caer el cuchillo sobre la masa, presionamos y que la gravedad haga el resto. Quien dice seis, dice ocho. Todo dependerá del tamaño del pastel con el que queráis cebar a vuestros comensales.

Con ayuda de una manga pastelera o de una cuchara grande, aplicamos un chorrito de crema pastelera en el centro sin extenderla. El calor del horno hará ese trabajo por nosotros. Imaginad vuestros michelines desbordándose hacia los lados y secándose en una tumbona bajo el sol. Eso mismo ocurrirá si aplicamos demasiada crema y además la extendemos. Una capa de crema gordita y compacta no se secará y mantendrá el pastel más jugoso.

Pelamos y cortamos la manzana en rodajas como si no hubiera un mañana y distribuimos unas rodajitas sobre la crema, cubriéndola a lo largo de toda ésta. Tras los interminables cinco minutos de durísimo trabajo que llevaremos invertidos en la receta, lanzamos otro sorbo al whisky, otra calada al puro y tras igualar la apuesta a la del mastín y el bulldog que continúan en la mesa de juego, seguimos con al labor.

Introducimos nuestros pasteles en el horno, cuya temperatura mantendremos a 200ºC, aproximadamente la misma que la parte metálica de los cinturones de seguridad del coche durante esta época del año, y los hornearemos sobre unos 17 minutos, o hasta que el hojaldre comience a dorarse. No os paséis o se tostará en exceso y amargará como lamer el culo de un pepino untado en gomina.

Una vez horneado observaréis como el hojaldre se ha levantado a través de toda su superficie, excepto por la zona central donde el peso de la manzana y de la crema lo ha impedido y eso le da un aspecto espectacular. Una apariencia de pastel de manzana de verdad, de toda la vida.

Pero para hacerlo aún más sexy, vamos a emplear un poco de gelatina para dar brillo. Este preparado decorativo viene en unos sobrecitos que hay que diluir en un poco de agua caliente con azúcar y lo venden en cualquier «Lidl». Sorprende las pequeñas sorpresas para la elaboración de repostería que pueden encontrarse puntualmente en este supermercado.

Una vez diluido, obtendremos una solución espesa, dulce y absolutamente neutra -no sabe a nada- que extenderemos generosamente por toda la superficie con ayuda de una brocha o una cuchara. ¿No tenemos este preparado? No hay problema. Podemos aligerar un poco de mermelada de melocotón o albaricoque con un poco de agua y nos servirá igualmente. Aunque parezca lo contrario, este paso no sólo añadirá brillo y vistosidad, además eliminará un poco de esa excesiva tendencia del hojaldre a autodestruirse con cada bocado, ablandándolo un poco y dándole ese toquecito fresco que todo hojaldre pide a gritos.

Y et voilà!, una receta de pastel de manzana ultra-barata, mega-sencilla, más rápida que una colitis en verano y uno de esos dulces que, como el jamón, gusta a casi todo el mundo.

Receta de la auténtica Tarta de Manzana y Hojaldre.
Receta de la auténtica Tarta de Manzana y Hojaldre.

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.

Calabazas, sangre, pus, moho, bichos de ultratumba, John Carpenter y George A. Romero siempre nos han encantado, así que no os extrañéis si os decimos que Halloween

Hace tiempo que no escribimos una sola línea y ya temíamos que el blog se hubiese cubierto por una fina capa de moho al regresar, pero nos enfrentamos a una de esas etapas que ponen a prueba la paciencia y la cuenta corriente de cualquier pareja: