Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

ESTUVIMOS EN LA PRESENTACIÓN DE "PACHO" ¡LA PATATA FRITA CON CHOCOLATE!

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

Patatas fritas las hay de infinidad de marcas, tipos, sabores y variedades, pero cuando te orientas hacia el sur y te encuentras rodeado de olivares y gente que se come cada consonante final sustituyéndola alegremente por una 'h' entreabierta y extraña, no hay lugar a dudas: En Jaén quien parte el bacalao en cuestiones patateras es «Patatas Santo Reino».

Debemos decir que en UhmmmCookies! rendimos pleitesía a la marca y durante décadas nos ha dejado claro que, para nosotros, Ruffles, Lays o cualquier otra marca más comercial, podría seguir el mismo camino que los cartuchos de -E.T. el Videojuego-, enterrándose bien hondo en algún lugar del desierto de Arizona, Nevada o en cualquier otro lugar donde hablen más raro que en Jaén y sepan valorar más que nosotros este tipo de snacks salidos de un laboratorio.

No sabemos si será por su proceso de fabricación, por el aceite de oliva en el que las fríen o si el amor será el ingrediente secreto con el que las hacen, pero son espectaculares y llevan años encontrando un hueco en nuestra despensa y en algunos de nuestros michelines, por eso no pudimos faltar al evento de presentación de la nuevas variedades que se celebró el jueves pasado.

¡¡Por la unión de vuestros super poderes soy «PACHO» y me vais a comer todo!!
¡¡Por la unión de vuestros super poderes soy «PACHO» y me vais a comer todo!!

Estuvimos allí y, junto a la gente de Jaén Square y otras personalidades de la blogosfera local, pudimos degustarlas: patatas fritas cubiertas de chocolate blanco, negro y chocolate con leche, y como parte de la cata las probamos en diferentes cantidades y proporciones. Como buenos tragaldabas, alzamos nuestro meñique, cerramos los ojos y nos dejamos llevar por gemidos de placer y erecciones involuntarias.

Antes de que nos desalojaran por escándalo público, pudimos comprobar in-situ y para desgracia de los más puristas patateros, que la combinación no sólo está buena -y admito nuestro escepticismo inicial-, sino que está MUY BUENA, especialmente las variedades de chocolate blanco y negro. La mezcla recuerda vagamente a esos churros cubiertos de chocolate y rellenos de crema que pueden verse en las ferias, pero sin el regusto aceitoso y pesado de estos. Las patatas se mantienen crujientes y el mero recuerdo de los contrastes de dulce y salado hace que los centros de placer de mi cerebro chisporroteen como los frenos del AVE.

AMOR en estado puro.
AMOR en estado puro.

Se nos presentaron en tres proporciones: con un pequeño toque de chocolate sobre la patata, un baño parcial, y embardunadas... ¡OH DIOS MÍO! ¡EMBADURNADAS Y CUBIERTAS COMPLETAMENTE DE CHOCOLATE!. Tanto las variedades de chocolate blanco como las de negro, resultaban intensas y espectaculares en cualquiera de las proporciones, sin embargo, a las patatas cubiertas con chocolate con leche no conseguí cogerles el punto y me costó identificar los sabores por separado. Curiosamente también me costaba encontrar el sabor del chocolate, a pesar de que normalmente es el que más consumo y mi preferido ante las otras dos variedades. Obviamente o no era un buena elección del chocolate con leche o la mezcla no me resultaba especialmente afortunada, aunque me decantaría más por la primera idea. Mariades por el contrario, disfrutó con todas y no encontró sentido a mis quejas.

Nos costó sostenerlas para fotografiarlas. Era inevitable no terminar mordiéndolas. También, y gracias al afán de Cris por cebarnos, probamos el "Patatón". Una suerte de patata de gimnasio, sobredimensionada, siete veces más fuerte que tú y veloz, y capaz de mantener el tipo sirviendo como base para sostener todo tipo de tapas sobre ella, como comprobamos con una gozada de salmorejo o de ensaladilla rusa servida directamente sobre la patata. Seguimos preguntándonos si uno de estos "patatones" sería capaz de soportar el peso de otro "patatón". Nos da miedo pensar que esta realidad pudiera colapsarse si eso ocurriera.

Chris Aparicio, organizadora del evento y maestra cebadora de comensales.
Chris Aparicio, organizadora del evento y maestra cebadora de comensales.

Quizas no sean la opción más acertada para acompañar a una cerveza a mediodia o durante la cena, pero seguro que las nuevas patatas de «Santo Reino» sabrán hacerse un acertado hueco en las sobremesas junto a Gin Tonics y combinados con o sin alcohol. ¿Madres con niños? preparad el detergente y el cepillo, váis a tener mucho chocolate que limpiar.

Nos encantaría conocer vuestra opinión al respecto.

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

30 de diciembre y nos acercamos a la fecha límite para finalizar las compras de Reyes. Respirad profundo, tomad un respiro y ¡hornead!

"El Día de Todos los Santos" se acerca a una velocidad pasmosa. Queda apenas unas semanas y este año va a enmarcarse en uno de los climas más atípico de los últimos años.

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.