Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

EL GRAN CUPCAKE DE GALLETA MARÍA

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

Si el hada de la diabetes se nos apareciera esta misma noche y nos obligara a elegir una pieza de repostería que representara fielmente el espíritu glotón y dulce de UhmmmCookies! quizás no sería una galleta, seguramente no sería una tarta o un cakepop, y creednos cuando os decimos que es muy difícil decidir cual de tus hijos es más guapo. Nos sudan las manos y nos lloran los ojos al escribir estas líneas, nos tiembla el labio inferior y un hilillo de baba se nos adivina por las comisuras. Acercamos el dedo al «ENTER» como si del botón del maletín nuclear se tratara...¡LOS CUPCAKES! Maldita sea, ¡los cupcakes son nuestros favoritos!

Lo primero: llamar a un cupcake "magdalena" es como decir que un carabinero es una gamba mutante ninja adolescente sobredimensionada y quemada al sol como un turista alemán en Fuengirola. Se parecen, vale, pero también se parecen los Conguitos a las deposiciones de los conejitos y aún no he visto a nadie acudir al cine con su Pepsi de medio litro y su conejo en el hombro. Os remitimos a este post donde os explicamos las diferencias.

Hoy vamos a enseñaros a cocinar no un cupcake, sino un orgasmo gastronómico que combina el sabor suave de los cupcakes y los aromas a mantequilla y vainilla de las tradicionales y crujientes galletas «María».

INGREDIENTES

PARA EL BIZCOCHO

  • 100ml. de aceite de oliva suave (no traicionaremos nuestros orígenes jienenses)
  • 220gr. de azúcar blanco
  • 220gr. de harina normal
  • 1 cucharadita y media de levadura
  • 3 huevos medianos
  • 150ml. de leche semidesnatada (ilusos, esto no hará que no engordéis comiéndolos)
  • 18 galletas María
  • 1 cucharadita de aroma de vainilla

PARA LA BUTTERCREAM

  • 250gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 250gr. de azúcar glass
  • 1 cucharada de leche
  • 20 galletas María

Estos ingredientes son para 12 cupcakes, insuficientes a todos los efectos. Si queréis llenar una bañera para nadar hacer el Godzilla en ellos, calculad las cantidades proporcionalmente.

EL BIZCOCHO

Vamos a elaborar la base del cupcake: el bizcocho. Guardad esta receta bien porque nos servirá de base para muchas más recetas de cupcakes. Empezad precalentando el horno a 180ºC. Nunca, nunca subestiméis este proceso. La temperatura y su distribución en el horno son los responsables en gran medida de los desastres relacionados con bizcochos que no crecen o que terminan convertidos en versiones terroríficas de El Hombre Elefante.

Continuamos picando las galletas hasta convertirlas en polvo. A nosotros nos encanta dejar trocitos más grandes, luego aparecen crujientes al masticar y es el equivalente a descubrir un billete de 50eur. en un bolsillo del pantalón. Nunca se nos ha dado el caso, jamás llevamos tanto encima. Aprovechamos para mezclar la harina con la levadura y tamizarla para que quede bien suelta.

Cakepop recién horneado sin decorar
Si alguna vez os habéis preguntado cómo es un cupcake desnudo, ésto es. Niños, no miréis

Batimos el azúcar con el aceite y cuando esté bien integrado añadimos los huevos uno a uno. No añadimos el siguiente hasta que la mezcla haya homogeneizado bien. Después agregamos la mitad de la mezcla de harina y levadura mezclando a continuación a velocidad baja. Recordad: MEZCLAR, NO BATIR. Excedeos en este punto y preparaos para hornear una piedra. Una vez integrado, añadimos la leche y seguimos mezclando. Cuando esté integrado de nuevo, se añade el resto de la harina y volvemos a mezclar.

En este punto tendréis el horno humeante como una kinki en una rave party, repartimos la mezcla en las cápsulas de cupcakes hasta llenar 2/3 de su volumen, y los horneamos en una bandeja para magdalenas o cupcakes durante 20-25 minutos. La bandeja no es necesaria si usáis cápsulas de cartón gruesas para cupcakes (cómo las de la fotografías), si no es vuestro caso, ayudará a que las cápsulas mantengan su forma y el cupcake crezca florido y hermoso de forma homogénea. Llenadlos más de los 2/3 de la cápsula y cuando comiencen a crecer en el horno preparaos para un espectáculo que no sabréis parar.

Descorazonando un cupcake. Somos unos desalmados
Descorazonando un cupcake. Somos unos desalmados. ¡No os comáis la tapa!

Cuando estén horneados, esperad unos 5-10 minutos antes de sacarlos de la bandeja y dejarlos enfriar en una rejilla. Cuando estén fríos, usad un descorazonador de fruta para arrancar el centro y rellenarlo con leche condensada. Hay que volver a taparlo, resistid la tentación de comer el centro.

Cupcake relleno de leche condensada
La leche condensada es el dulce que alegra todo... ¿dulce? Esta imagen quedará grabada en vuestra retina para siempre

LA BUTTERCREAM

Textura de crema de mantequilla o buttercream
La textura de la buttercream debe ser suave pero consistente, similar a un helado.

Otro básico que tendréis que tener a mano siempre es la receta de la crema de mantequilla o buttercream. El procedimiento es muy sencillo: Sólo hay que batir la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar y la leche hasta que blanquee y doble su volumen. A temperatura ambiente no son 40ºC de la cocina en verano y -10ºC si vives en el crudo invierno canadiense o en el aseo de casa de mi madre (conservamos los langostinos para navidades tras la mampara de la ducha). Lo suficiente para que no esté derretida ni sea un bloque duro. Si puedes meterle un dedo y al sacarlo te da asco, ese es el punto.

Añadimos las galletas trituradas hasta hacerlas polvo y seguimos batiendo un par de minutos más. Cargamos la manga pastelera con la boquilla 2D de Wilton, que es la que hemos usado para ilustrar esta receta, y aplicamos la cobertura de buttercream sobre el cupcake con un movimiento en espiral desde fuera del cupcake hacia el centro.

Terminamos decorando el cupcake con mini-galletas María. Las de Mercadona van bien (aprox. 1.10eur el paquete de 350g.) y preparaos para degustar un placer indescriptible.

Decorando un cupcake
Cupcake de Galleta María
Voilá! Ahora tratad de comer sólo uno. No podréis.

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

30 de diciembre y nos acercamos a la fecha límite para finalizar las compras de Reyes. Respirad profundo, tomad un respiro y ¡hornead!

"El Día de Todos los Santos" se acerca a una velocidad pasmosa. Queda apenas unas semanas y este año va a enmarcarse en uno de los climas más atípico de los últimos años.

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.