Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

ES UN CUPCAKE Y NO UNA MAGDALENA GLAMOUROSA, MALDITA SEA

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

Tiene el color y el aspecto de una magdalena, el papel de la magdalena e incluso podría decirse que casi huele a madgdalena, ¡PERO NO HIJA NO!, NO ES UNA MAGDALENA.

Oh pobres insensatos que sólo os guiáis por el ojo y el primer impulso, que dejáis que la amígdala guíe vuestras pobres y temblorosas manos presas de la hipoglucemia mañanera. Eso sólo sirve para los anuncios de colonia. Dejadme que os ilustre.

La comparación resulta casi insultante, sin desmerecer a las magdalenas que durante años han dado lustre a mis lorzas y michelines, pero si tuviera que hacer una comparación sería como echar a pelear al pijama contra los vaqueros. Los dos te mantienen agustito y caliente, pero tienes que vestirlos sin ropa interior para notar la diferencia.

Etimológicamente el término «cupcake» viene a ser "pastel o tarta de/en taza", pero lo que no se tiene especialmente claro es si lo de taza hace referencia a que los ingredientes se miden en "cups" (tazas), algo muy habitual en los EE.UU. de cuya procedencia son estos pasteles, o si por el contrario se refiere a los moldes con esta forma que se ha usado tradicionalmente para su horneado. Sea como fuere, tomad el origen etimológico de las palabras con cierta precaución (véase el término «artesano», que adquiere un inquietante significado al disgregarse en «artes/ano»).

La primera diferencia que noté cuando probé por primera vez un cupcake, fue la textura. En comparación con una magdalena o un muffin, la textura es tremendamente suave. Casi se deshace en la boca. El tamaño de la miga es mucho menor y, amigos creedme, eso se nota. No en vano, en la preparación la mantequilla se bate con el azúcar durante mucho tiempo, suavizando la mezcla y volviéndola esponjosa.

Sí, hemos destruído un cupcake para que veáis el corte. Jamás podremos perdonárnoslo
Sí, hemos destruído un cupcake para que veáis el corte. Jamás podremos perdonárnoslo

Para mí, un gran cupcake esconde un gran secreto: la discreción. Pensaréis que con esos copetes tan escandalosos, abultados, coloridos y pomposos (recordad el peinado de «Harold» en el concurso de mascotas humanas en «El Día del Tentáculo»), pueden parecer cualquier cosa menos discretos, pero no. A diferencia de los matices más intensos a tostado, limón o aceite de una magdalena, el sabor de un cupcake se deja entrever. Avainillado, sí, dulce, también, pero son matices suaves, casi neutros, no aportan excesivo carácter al sabor pero éste se asoma timidamente y eso deja un campo abierto al resto de ingredientes y sabores con los que se funde y complementa. Obviamente la intensidad vendrá determinada por la receta y la variedad que se emplee para el bizcocho, pero aún haciéndolos de cacao que resulta un poco más intenso, ese toque de elegante sobriedad es imprescindible para mí.

Si la sobriedad es lo que más destaco en el sabor del cupcake, el relleno y los complementos, aún siendo los máximos responsables del sabor del conjunto, han de ser igualmente acordes. De qué sirve un relleno tan intenso que haga que el resto de matices queden ocultos. Tal vez esto explique por qué la crema de mantequilla o «buttercream» se convierta en un recurrente para completar el sabor de un cupcake. Compensar intensidad y cantidad es un "must-have" para cualquier adicto... embadurnarlo con cantidades obscenas de cualquier cosa dulce de la nevera, siempre ha sido otra opción.

  • TETEHace 4 años

    Y como se hacennn??????

    Decid el secreeetoooooo malos!

  • THE HAVOCHace 4 años

    Muy pronto, tendrás recetas sexys, vídeos y de todo para que te cebes!! :D

  • DAVIDHace 4 años

    Adiooooos madreeeee k buena descripcion de cupcakes toma ya el alex y mariades valen un monton jiiii

  • GLORIAHace 4 años

    me encantaaa y enhorabuena en esta nueva aventura!!!

  • BARBUDOHace 4 años

    Genial la pelea de pijama vs vaqueros!!!!

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

30 de diciembre y nos acercamos a la fecha límite para finalizar las compras de Reyes. Respirad profundo, tomad un respiro y ¡hornead!

"El Día de Todos los Santos" se acerca a una velocidad pasmosa. Queda apenas unas semanas y este año va a enmarcarse en uno de los climas más atípico de los últimos años.

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.