Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

LA GALLETA MÁS «MALÉFICA»

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

Ha llegado el mal personificado a nuestra cocina, nuestros mandriles hacedores de viandas y dulcecillos huyen aterrorizados, despavoridos, se esconden en los cajones y nos desordenan las mangas. Nosotros que no tenemos voluntad, somos tremendamente sugestionables y que llevamos una década siguiendo a Iker Jiménez, nos dejamos llevar por el pánico y corremos semidesnudos por el pasillo gritando y sujetándonos los carrillos como un Macaulay Culkin al que han escondido la botella de Jack Daniels.

Estamos de estreno, queridos lectores. Y es que estos días, el rostro más malévolo y emponzoñado de la factoría Disney se lanza a los cines de mano de Angelina Jolie -a la que los cuernos le sientan fantásticamente bien- interpretando a «Maléfica», la villana más icónica del cuento popularizado por los Hermanos Grimm: "La Bella Durmiente".

Si bien y a modo de una de esas curiosidades que quedan estupendamente bien sacar a colación mientras tomas una caña con desconocidos, la historia original evolucionó durante aproximadamente 400 años, encontrándose los primeros indicios de sus orígenes en una novela francesa de 1527, y saltando de versión en versión y de cuento en cuento hasta toparse con los prolíficos Grimm allá por 1812.

Nuestra propia «Maléfica» ahora es más bien un poco dulce. Hemos desvirtuado al personaje. Lo sentimos. Nos hemos equivocado. No volverá a ocurrir.
Nuestra propia «Maléfica» ahora es más bien un poco dulce. Hemos desvirtuado al personaje. Lo sentimos. Nos hemos equivocado. No volverá a ocurrir.

Declarada fan incondicional de todos y cada uno de los clásicos de Disney, Mariades ha decidido rendir un especial homenaje al personaje de animación de Disney con una galleta pintada a mano de la susodicha criatura. Por mi parte, puedo confesar que no conozco al personaje. Y sí, me dormí profundamente el día en que ella trato ilustrarme con un maratón de cinco películas seguidas del que sólo recuerdo un gamo, conejos, un elefante con macrocefálea y una extraña relación incestuosa con los "bomberos toreros" como protagonistas. Soy una pésima persona y aún peor pareja. Por otro lado, ella NUNCA ha visto Star Wars, y menos aún ALIEN, por lo que dejaremos el encuentro en unas tensas tablas. Juzguen ustedes amigos quien debería dormir esta semana en el sofá.

Este tipo de vistosas galletas se elabora con colorante en polvo -obviamente de uso alimentario- diluido en cualquier tipo de alcohol blanco. Rico y sabroso vodka en nuestro caso. El acabado es similar al de la acuarela y pueden conseguirse efectos realmente vistosos. El alcohol se evapora rápidamente casi sin dejar rastro y si usamos una variedad muy aromática como el anís, podremos disfrutar de un regustillo la mar de curioso sobre la galleta. No os alarméis al usar alcohol en la dilución, seguro que no sabíais que un altísimo porcentaje de las esencias y aromas concentrados que habréis usado en alimentación, vienen diluidos en alcoholes. Casi con total seguridad que si se convierte en la esencia de la fiesta, será por su vistosidad y no por sus efectos etílicos.

Si lo hiciéramos con agua terminaríamos con una textura pegajosa y tardaría al menos un día en secarse. Recordad que la Ley de Murphy también impera en nuestras cocinas, y vuestra creación se convertiría en un imán para partículas de polvo, pelusillas voladoras e incrementaría exponencialmente su masa hasta atraer cualquier cosa a metro y medio que pudiera pegársele, rozarla y estropearla.

Armaos con vuestra mejor paciencia y los más afilados pinceles, queremos ver de qué sois capaces.

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

30 de diciembre y nos acercamos a la fecha límite para finalizar las compras de Reyes. Respirad profundo, tomad un respiro y ¡hornead!

"El Día de Todos los Santos" se acerca a una velocidad pasmosa. Queda apenas unas semanas y este año va a enmarcarse en uno de los climas más atípico de los últimos años.

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.