Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

RECETA DEL CUPCAKE CON SABOR A ROSAS DE NUESTRO JARDÍN DE SAN VALENTÍN

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

San Valentín es uno de esos días especiales. Caminas por la calle y huele diferente. «El Amor está en el Aire» que se dice, y donde hay amor hay chocolate, hay dulzura y hay ¡azúcar!

En esta época un capricho en forma de dulce es la forma más socorrida y romántica de entonar un "te quiero, a pesar de que las lorzas sobresalgan de tu cinturón y amenacen con descolgarse precipitándose hacia el vacío".

Y como San Valentín es un día especial, vamos a elaborar una receta "especial", con la que podréis sorprender a vuestra pareja tras una romántica y opípara cena seguida de un Netflix y unos «¡Roses Garden Valentine's Cupcakes!», o lo que es lo mismo: unos cupcakes súper románticos de suave aroma y sabor a rosas ¿A rosas? ¡Sí, rosas! Porque, queridos amigos, si siempre quisisteis conocer a qué sabe el "Casa Jardín" sin intoxicaros en el intento, hoy es vuestro día de suerte.

Rosas para tu despensa

Contra todo pronóstico, el aroma a rosas existe en repostería e incluso los pétalos (siempre sin tratar químicamente) pueden encontrarse deshidratados para aromatizar infusiones. Con un sabor afrutado y unos aromas inconfundibles y suaves, nos recuerda vagamente a algunas gominas y gelatinas con las que éramos cebados y bombardeados insanamente en nuestra tierna infancia.

En nuestro caso, vamos a utilizar un aroma concentrado de rosas en pasta para aromatizar los cupcakes, y una confitura de pétalos de rosa para insuflarles amor en forma de relleno. Para esta receta hemos usado:

  • Pasta de rosas Home Chef 300 gr.( www.marialunarillos.com ~8.20eur.)
  • Confitura de Pétalos de Rosa L'ancienne 275gr. (en el «Club del Gourmet» de «El Corte Inglés», ~4eur. a 7eur.)

A primera vista son ingredientes algo caros, pero que cunden y dan para muchas recetas. Y sí, huelen a rosas y pueden comerse. Un mantra que tendréis que repetir más de una vez cuando los pongáis en el plato mientras apartáis abejorros con la otra mano.

INGREDIENTES (para 4 cupcakes del amor)

  • 70gr. de azúcar
  • 100gr. de azúcar glass
  • 70gr. de harina
  • 35ml. de aceite de girasol
  • 40ml. de leche
  • 1 huevo
  • 100gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • Media cucharadita de levadura química (tipo «Royal»)
  • Aroma concentrado de rosa en pasta
  • Confitura de pétalos de rosa
  • Cápsulas para cupcakes

PREPARACIÓN

Para empezar sólo tendremos que remover, remover y remover, añadiendo los ingredientes en el orden correcto. Apartaremos el azúcar glass, puesto que sólo lo emplearemos para realizar la buttercream con la que finalizaremos los cupcakes, de forma que empezaremos mezclando el azúcar granulado con el aceite de girasol hasta que obtengamos una mezcla homogénea, e incorporamos el huevo moviéndolo todo para que quede mezclado.

A continuación vamos incorporando la harina SIEMPRE TAMIZADA poco a poco y en dos veces. Antes de añadir la harina por segunda vez, incorporaremos la leche. Puede parecer una tontería, pero si un cupcake se caracteriza por su delicadeza, este tamizado es un procedimiento imprescindible para conseguirla. Amén de evitar encontrarnos los grumazos de la muerte que invitarían a la arcada fácil. ¿Queréis que la velada acabe mal? No tamicéis la harina y encontraréis un billete de 10eur. en vuestra mesita de noche, un post-it con un mensaje de agradecimiento por la magdalena con durezas y otro de despedida.

Una vez tengáis la mezcla uniforme y homogénea, añadimos una cucharadita del aroma concentrado de rosas. Esto imprimirá unos matices al bizcocho totalmente diferentes a los que estamos acostumbrados. No demasiados, pero sí suficientes para sorprender. Removemos bien para que el aroma se distribuya por toda la mezcla, y -al ser en pasta- se disuelva en su totalidad. No olvidéis que hay que precalentar el horno a 180ºC. Es un buen momento para ello.

Montamos las cápsulas en una bandeja para cupcakes, evitando así que se deformen al hornearse sus carnes morenas, y las llenamos con la mezcla del amor hasta dos terceras partes de las mismas. ¿No tenéis bandejas? Improvisad una montando las cápsulas sobre moldes de flan. Crecimos viendo MacGyver, el DIY (do-it-yourself) no tiene misterios para nosotros.

De cabeza hacia el horno, y en 20 minutos a 180ºC deberían estar doradas y humeantes. Las sacamos y las dejamos enfriar sobre una rejilla y así no se nos romperán al rellenarlas y porque para aplicar la crema de mantequilla el cupcake no puede estar caliente bajo ningún concepto. ¿No os lo creéis? probad a sujetar un trozo de mantequilla con las manos desnudas durante quince segundos y si tenéis tanta fe en vosotros mismos, pasaos esa mano por la cara.

Con el cupcake frío, procedemos con la precisión quirúrgica de una escopeta de balines, a agujerear el centro del mismo con un sacacorazones de fruta, y rellenamos el hueco con un par de cucharaditas de la confitura de pétalos de rosa. No seáis ansias y devoréis las tapas porque hay que volver a ponérsela para empujar la mermelada hacia el interior y tapar el agujero.

LA CREMA DE MANTEQUILLA (Buttercream)

También conocido como maná de los Dioses o la cerdada más rica que ha parido madre, ésta crema que sirve tanto para recubrir tartas (frosting), rellenarlas en todas y cada una de sus diferentes variedades, sabores y colores, y que nos vale hasta para lubricar bisagras, es lo mejor que se ha inventado desde el iPod™.

La dificultad de su preparación es inversamente proporcional a la cantidad de calorías que aporta por cucharada, de forma que como os habréis podido imaginar, es extremaaaaadamente sencilla de hacer. Deducid el resto vosotros mismos. Tan sólo hay que batir con una batidora de varillas a máxima potencia mantequilla blandurria a temperatura ambiente, con la misma cantidad de azúcar glass hasta que obtengamos una crema suave, casi esponjosa, que podría untarse con un dedo sin esfuerzo alguno. Notaréis el punto porque cuando está suficientemente batida, se vuelve casi blanca.

De forma que una vez hemos batido la mantequilla con el azúcar hasta que blanquee y quede extremadamente cremosa, añadiremos una cucharadita de aroma concentrado de rosas y continuaremos batiendo hasta que se haya mezclado en su totalidad. A estas alturas ya deberíamos tener una bonita buttercream de color rosado.

Ahora sólo hay que cargar la manga y aplicar una generosa cantidad de crema de mantequilla sobre nuestro cupcake de San Valentín, aplicando siempre desde el centro del cupcake y efectuando un movimiento en espiral hacia afuera para crear una base, y de fuera hacia el centro para ir levantando el copete poco a poco.

Como toque final, hemos añadido una pizca de pétalos de rosa deshidratados para decorar. Comestibles, sí, pero sólo te parecerán sabrosos si eres una cabra. Para comerlos conviene apartarlos porque, francamente, estorban.

Es el momento de sorprender a vuestra pareja con un postre diferente. Sabores nuevos, aromas excitantes y una noche larga, muy larga junto a una copa de champán, un par de cupcakes y un puñado de libidinosas intenciones.

Nuestro agradecimiento a Floristería Aguilera por cedernos las flores para la composición fotográfica.

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

30 de diciembre y nos acercamos a la fecha límite para finalizar las compras de Reyes. Respirad profundo, tomad un respiro y ¡hornead!

"El Día de Todos los Santos" se acerca a una velocidad pasmosa. Queda apenas unas semanas y este año va a enmarcarse en uno de los climas más atípico de los últimos años.

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.