Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

RECETA DE LAS SÚPER BARRITAS ENERGÉTICAS DE MIEL Y NUECES QUE POR ADICTIVAS DEBERÍAN ESTAR PROHIBIDAS

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

Al primer bocado desconcierta. Es una mezcla extraña, blandita pero crujiente, acaramelada, tostada, dulce e intensa. El sabor a nueces comienza a extenderse y los matices a mantequilla se manifiestan suavizando el conjunto y envolviéndolo en el paladar. Este desconcierto te empuja a otro bocado, entonces la amígdala responde vertiendo un camión cisterna de endorfinas que recorren todo el cuerpo erizando cada vello, e irrigando cada centímetro cuadrado de piel. ¿Erecciones? Algunas se habrán dado, es cuestión de preguntar.

Esto ya es suficiente para crear la dependencia que generan estas barritas crujientes de miel y nueces, porque a estas alturas ya estarás enganchado y no podrás dejarlas. El azúcar te dilatará las pupilas, la miel se mezclará con las nueces y se adherirá a tus encías, tendrás que rebuscar con la lengua y eso te hará mover la mandíbula de forma extraña. Un poco de descoordinación puntual por aquí, un tartamudeo ocasional por allá y ¡voilá! un pase directo al "Proyecto Hombre" por cortesía de una receta de categoría.

INGREDIENTES

Ingredientes preparados. Armas listas para concinar unas «Nuts & Honey Crunchy Bars»
Ingredientes preparados. Armas listas para concinar unas «Honey & Nuts Crunchy Bars»

PARA LA BASE

  • 200gr. de harina
  • 75gr. de azúcar moreno
  • 125gr. de mantequilla
  • Una cucharadita de sal

PARA LA COBERTURA

  • 250gr. de nueces
  • 160gr. de azúcar moreno
  • 100gr. de mantequilla
  • 100gr. de miel de caña
  • 80gr. de nata para montar

PREPARACIÓN

A veces los sabores más intensos y las recetas más espectaculares surgen a partir de una simplicidad tan pasmosa que asusta. Los pasos son terriblemente sencillos: preparar una base de masa mezclando todos los ingredientes de la base hasta conseguir una textura de migajas sueltas.

¡Pollitos del mundo, venid a picotear de este tierno recipiente de pizquitos!
¡Pollitos del mundo, venid a picotear de este tierno recipiente de pizquitos!

Para eso se mezclan los ingredientes de la base a mano o en una amasadora a velocidad lenta hasta conseguir ese aspecto desmigado, similar al pan rallado. Ojo, porque si batís demasiado rápido u os descuidáis, corréis el riesgo de que las migas se fundan convirtiéndose en una masa compacta casi imposible de trabajar y extender, y no, no queremos eso, no señor. Cuando una bandada de gorriones se posen en el borde del recipiente y comiencen a picotear, los espantamos, limpiamos las cacas y extendemos las migas en una bandeja, fuente o molde forrado con papel de horno, aporreándola inmisericordemente con una paleta o un tenedor hasta conseguir una base bien compacta de aproximadamente 1cm. de grosor.

Tras esta inocente y neutra base, se esconde una galletita que te hara llorar de alegría.
Tras esta inocente y neutra base, se esconde una galletita que te hara llorar de alegría.

El papel de horno es total y absolutamente imprescindible. El mejunje final no sólo es tremendamente adictivo, además resulta excepcionalmente pegajoso. Hemos visto albañiles levantando tabiques con estas barritas a la vez que espantaban a las moscas. Obviad el papel de hornear y tendréis que contratar a una cuadrilla de gatos hambrientos para poder separarlo de la bandeja.

A continuación precalentad el horno a 180ºC e introducid la base unos 15 minutos a ésta temperatura. Lo suficiente para cocer ligeramente la masa, no esperéis grandes cambios al respecto. No la veréis más tostada, ni cambiará de color, solamente se endurecerá y apelmazará ligeramente.

Moved con amor, estas barritas sexys de miel y nueces no van a cocinarse solas.
Moved con amor, estas barritas sexys de miel y nueces no van a cocinarse solas.

Mientras tanto es hora de preparar el engrudo más sexy al que os hayáis enfrentado jamás. Para ello calentamos en un cazo todos los ingredientes para la cobertura excepto las nueces, que habremos apartado y troceado en pedacitos no excesivamente pequeños. Imaginad que obtenéis un placer indescriptible introduciendo frutos secos por vuestros orificios nasales. Ese es el tamaño aproximado que deberán tener nuestros trocitos.

Nueces... engrudo... ¿A que parece un cerebrito? Acostumbraos, el sabor irá directo a él.
Nueces... engrudo... ¿A que parece un cerebrito? Acostumbraos, el sabor irá directo a él.

Al cabo de unos segundos la mezcla habrá empezado a fundirse y a espesarse. Sin parar de mover, cocemos hasta que todos los ingredientes se hayan integrado y ojo con los salpicones, una gotita y dada la consistencia y el espesor de la mezcla, apañaréis una quemadura bastante divertida. En caso de holocausto zombie, o si una horda de lanceros de los Lannister tratan de tomar vuestro domicilio, ollas hirvientes del mejunje estratégicamente vertidas desde vuestra ventana, los diezmará. Precaución, que lo carga el diablo.

Este momento especial nos recuerda a nuestras carnes descolgadas por el sobrepeso.
Este momento especial nos recuerda a nuestras carnes descolgadas por el sobrepeso.

Con la mezcla bien integrada y todos los ingredientes fundidos, añadimos las nueces, removemos un poco y extendemos la cobertura sobre la base que elaboramos anteriormente lo más uniformemente posible.

Volvemos a introducir la bandeja otros 20 minutos a 180ºC, o hasta que la cobertura empiece a hervir a borbotones cual magma.

Listo para hornear, y ya dan ganas de comerlo a cucharadas. Somos unos cerdos.
Listo para hornear, y ya dan ganas de comerlo a cucharadas. Somos unos cerdos.

Una vez cocido el experimento, lo extraemos del horno, dejamos que se enfríe y desmoldamos para cortarlo en barritas monodosis de puro placer.

Energía en estado puro para las horas de gimnasio y cargadas sólo con los ingredientes más naturales y sanos de la despensa mediterránea. Cada una de ellas da para una buena sesión de cardio. Si eres más de comer frente al televisor, compra un rollo de cinta adhesiva y pégalos directamente al michelín, porque es ahí donde van a ir a parar hagas lo que hagas.

Como somos gente atrevida y muy, muy, muy loca, empleamos miel de caña para aportar al experimento un toque más tostado, diferente e intenso en sabor, que puede sustituirse por miel de abejas para un paladar más suave y tradicional, digno de afeminados incapaces de aguantar un puñetazo en el cielo de la boca. Tranquilos, os entendemos.

La otra opción pasaba por alquitrán y cocaína, pero eso ya lo dejaremos para otra receta.

¡Ah, recordad almacenar las barritas en la nevera o en un sitio fresco! Tienen cierta tendencia a sudar y a derretirse a temperaturas medias. ¡Bon apetit!

«Nuts & Honey Crunchy Bars» o para entendernos: «Barritas Crujientes de Nueces y Miel»
«Nuts & Honey Crunchy Bars» o para entendernos: «Barritas Crujientes de Nueces y Miel»
Dad una de estas a un deportista y tendrá energía para 10km. Dádselo a un diabético y lo matáis.
Dad una de estas a un deportista y tendrá energía para 10km. Dádselo a un diabético y lo matáis.
Desayuno equilibrado. Tentempié muy contundente.
Desayuno equilibrado. Tentempié muy contundente.

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

30 de diciembre y nos acercamos a la fecha límite para finalizar las compras de Reyes. Respirad profundo, tomad un respiro y ¡hornead!

"El Día de Todos los Santos" se acerca a una velocidad pasmosa. Queda apenas unas semanas y este año va a enmarcarse en uno de los climas más atípico de los últimos años.

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.