Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

MUGCAKE DE EMERGENCIA, PARA EL SAN VALENTÍN DE LOS DESPITADOS

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

Te despiertas arropado entre edredones, el sol brilla y tus ojos exudan corazoncitos. Es San Valentín y todo apunta a que va a ser un gran día de *mier--* porque has olvidado que es una fecha señalada para dejarse llevar por las corrientes de la economía de mercado y hoy se te exige un detalle especial, un detalle que haga sentirse una reina o un rey a tu media naranja.

Pero no olvidemos que son los actos los que honran al ser humano y, excepto contadas excepciones, siempre podemos contar con un generoso acto de cariño low-cost que impresione a tu pequeño agapornis del amor sin dejarnos una fortuna en el trayecto. Pensad el valor sentimental que adquiere de repente ese último rollo de papel higiénico adornado debidamente con un bonito lazo cuando la necesidad aprieta y toda esperanza parece perdida frente los vacíos estantes del cuarto de aseo. Un simple acto como este, puede convertirte en el ser más querido y afortunado del mundo.

Pero como este es un blog de comida y cosas dulces, hoy vamos a proponeros un bonito detalle de emergencia cocinado exclusivamente con ingredientes que hay en casa para salir del paso y evitar las temidas evisceraciones en masa que se dan en San Valentín entre enamorados que olvidan sus regalos. ¿O acaso creéis que el título «Un San Valentín Sangriento (1981 / 2009)» surgió de manera espontánea? ¡No hija, no!

MUGCAKE AL RESCATE

Los «mugcakes» (bizcochos en una taza) son un tipo de bizcocho sencillo que se elabora y cuece en una taza, como su propio nombre indica, y se hornean en el microondas en algo menos de un par de minutos. La facilidad en su elaboración y la rapidez con la que se cocina nos permite entrar con comodidad en el maravilloso mundo de la obesidad mórbida por la puerta grande... bien grande.

INGREDIENTES

  • Una taza bien bonita y hermosa
  • 1 huevo
  • 2 cucharadas soperas (CS) colmadas de harina
  • 2 CS de azúcar
  • 2 CS y media de ColaCao, Nesquik u otro cacao soluble
  • 2 CS de aceite de oliva o girasol
  • 2 CS de leche
  • 1 cucharadita rasa de café de levadura química tipo Royal
  • 1 pizca de sal

Tras los grititos afeminados que proferíamos mientras observábamos impotentes como se desbordaba vomitando chocolate, y después de limpiar el microondas, hemos llegado a la conclusión de que estas cantidades son suficientes para elaborar dos hermosos mugcakes. Jugad a ser Dios metiéndolo todo en una sola taza y sentaos a esperar un desastre de proporciones bíblicas.

PREPARACIÓN

Sólo hay que batir muy bien el huevo con el azúcar, y añadir a continuación el resto de ingredientes. El tema del cacao tiene truco. No todos los cacaos solubles saben igual. Algunos poseen un carácter avainillado un poco más marcado que otros, así que si tenéis un poco de aroma de vainilla en casa, atreveos a añadir un poquito a la mezcla para imprimirle un poco más de carácter si no detectáis este matiz en vuestro cacao. Podéis llamarlo -amor- y os servirá para justificar ese saborcillo extra ante vuestra pareja. Es posible que si os escucha decirlo, suelte la cuchara y se provoque el vómito. Mucha gente usa el término amor para referirse a otros subproductos fisiológicos que no vamos a mencionar ahora.

Es necesario batir hasta la saciedad la mezcla. De lo contrario los pequeños grumitos insignificantes a la vista, se convertirán en enormes trozos blancos de harina cruda en mitad de nuestro bizcocho moreno recién cocido imposibles de disimular. Volverán las arcadas, os abandonarán y moriréis solos.

Recordad que hemos utilizado ingredientes para dos mugcakes. Podéis distribuir la masa resultante en dos tazas o utilizar la mitad de los ingredientes para elaborar sólo uno. Nosotros como aún teníamos «Butterscotch Morsels» (pepitas de caramelo con mantequilla) decidimos añadir unos pocos a la masa. Podéis hacerlo más exótico añadiendo trocitos de chocolate, nueces, una pizca de canela o lo que se os pase por la cabeza.

Para terminar lo introducimos durante un minuto y medio en el microondas a máxima potencia, vigilando para que no se desborde y evitando siempre que no se seque en exceso. El mugcake ha de quedar algo húmedo y cremoso en el interior. Si nos excedemos corremos el riesgo de que que se convierta en una esponja seca capaz de absorber todos los fluidos internos de un adulto de tamaño medio.

Para la presentación, utilizamos una tacita que compramos en Natura Selection por algo menos de 5 eur.

Ahora ya no te tenéis excusa. Tenéis un bonito detalle para compartir. Un perfecto desayuno para llevar a la cama. Y recordad: cambiaos la ropa interior.

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

30 de diciembre y nos acercamos a la fecha límite para finalizar las compras de Reyes. Respirad profundo, tomad un respiro y ¡hornead!

"El Día de Todos los Santos" se acerca a una velocidad pasmosa. Queda apenas unas semanas y este año va a enmarcarse en uno de los climas más atípico de los últimos años.

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.