Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

CÓMO CONVERTIR UNA TARTA CASERA EN UNA TARTA ¡WOW!

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

Hoy vamos a realizar un ejercicio de imaginación, es lunes y no queremos contribuir a aumentar vuestra presión intracraneal de forma peligrosa. Imaginad la siguiente situación: estáis en casa y tras haberos peleado hasta la extenuación horneando un bizcocho perfecto, después de haberlo cortado con precisión quirúrgica y tras haberlo rellenado con kilos y kilos de espeso ganaché o crema de chocolate fundida pacientemente al baño María, os sigue quedando tan asquerosamente feo que ni vuestros hijos se lo comerían ni tan siquiera habiéndoles convencido de que es Bob Esponja tras haberle atropellado la Alsina. Enhorabuena, pertenecéis al 99% del club de jóvenes promesas que hornean exquisitos pasteles con aspecto de vómito seco, entre los que me incluyo.

Afortunadamente, ocurre al igual que en el bricolaje o en el iPhone, hay una herramienta para todo. El problema es que normalmente hay alguien que tiene que decirte que existe una cosa que se llama destornillador y que los dientes no son una buena idea. Dejadnos ser vuestros cuñados por un día, y permitidnos enseñaros un curioso artilugio que convertirá una tarta casera en una sexy y espectacular tarta ¡Wow!

Si el encaje funciona en las bragas, en medias sexys y en el tapete para arropar el televisor, cómo no va a hacerlo en una tarta de vuestra creación y recién salida de las profundidades de vuestras entrañas. Y sí, este artilugio: un molde de silicona para elaborar encajes, puntillas y otras formas románticas, añadirá un toque de espectacularidad a vuestros postres que jamás imaginaríais.

LA GLASA ELÁSTICA EXISTE

Obviamente, y en nuestro caso, si pretendemos rodear nuestra pastelosa creación con un encaje comestible, éste debe ser flexible, por lo que el chocolate acaba de descartarse como opción. Por suerte existe otro ingrediente secreto: la glasa elástica. Y no, hasta hace poco nosotros tampoco sabíamos que existía hasta que tratamos de buscar «Mr. Fantástico en lencería» en Google.

Existen preparados de glasa elástica que se elaboran con un poquito de agua y que en nuestro caso teñimos de un bonito marrón con un poco de colorante en gel para obtener una decoración de azúcar maleable y flexible. Si os fijáis en la textura y el color, parece chocolate pero es totalmente mentira. Somos unos falsos, os saludaremos con abrazos por la calle pero luego os criticaremos y despellejaremos sin compasión. Ojo con añadir colorante líquido, podríais alterar la viscosidad y proporciones recomendadas por el fabricante en la caja, pero se puede compensar el exceso de fluidez añadiendo un poco más de polvo del preparado.

Igualmente pueden añadirse un par de gotas de esencia de vainilla, ya que el sabor de este tipo de glasa es más bien soso y aburrido. Si a esto le unimos una textura "gomosa", tened por seguro que nuestra decoración acabará en el cielo donde termina el fondant: apartado en el borde del plato. Un pequeño precio a pagar por maquillar nuestros postres con la escopeta de Homer.

La aplicación es sencilla: se vierte un poco sobre el molde y se extiende con cuidado con una paleta tratando de dejar bien llenas y sin burbujas o huecos cada una de las formas embebidas en el molde de silicona. Finalizad pasando una espátula a ras para eliminar el exceso y volver a rellenar los huecos que hubieran podido quedar. Insistid en esto y comprobadlo una y otra vez o al desmoldar nuestro encaje podría partirse por las zonas más débiles. No os quejéis, miles de escayolistas hacen esto a diario.

Antes de desmoldarlo, tendréis que esperar unas cuantas horas hasta que la glasa esté bien seca. Nosotros esperamos al menos 8 horas y aún así tuvimos que hornearlo suavemente porque todavía seguía húmedo y se rompía al comenzar a desmoldar. Nos ocurrió un par de veces. Gritamos mucho pero los ansiolíticos nos ayudaron a abandonar la esquina en la que nos balanceábamos. Para extraerlo doblad ligeramente el molde e id despegando el encaje poco a poco y despacio hasta que tengáis suficiente glasa desmoldada como para poder ayudaros con una espátula y una superficie lisa. Aunque esto os permita trabajar un poco más rápido, no os confiéis. Paciencia.

Ahora sólo resta ubicar nuestros encaje con un poco de gracia y salero alrededor de nuestra tarta cubierta por chocolate, buttercream o cualquier baño viscoso que permita pegarlo y ¡et voilá! acabáis de convertir una tartucha casera en una espectacular, llamativa y sexy tarta de categoría que levantará ohhhhh's!! y aaaaaahh's allá por donde se deje ver.

Tratad de pasear con una de estas en una tartera transparente y veréis como la violan con la mirada.

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

30 de diciembre y nos acercamos a la fecha límite para finalizar las compras de Reyes. Respirad profundo, tomad un respiro y ¡hornead!

"El Día de Todos los Santos" se acerca a una velocidad pasmosa. Queda apenas unas semanas y este año va a enmarcarse en uno de los climas más atípico de los últimos años.

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.