Si tiene azúcar, puede cocinarse!

repostería amateur y otras cosas para nerds

CERRAR

UhmmmCookies! utiliza cookies propias (sesión y comentarios) y de terceros (Google Ads) para su correcto funcionamiento. Al permanecer aquí entiendes y aceptas su uso.

Búsqueda

 busca!

RECETA DE HALLOWEEN: EL TERRORÍFICO CUPCAKE DE CALABAZA ESPECIADA

Este post ha sido escrito y publicado por Alex para www.galletazas.com

Dedos de bruja, ojos de sapo, ungüento de perro y sopa de cuajo. Estamos en la semana más terrorífica del año ¡Halloween! Uff, cómo nos gusta Halloween con sus monstruícos, sus fantasmicas y esos personajillos que van en grupo, hablan raro, dan susto y si te pones a tiro te absorben el alma, la cuenta corriente y te dejan más seco que las mujeres del anuncio de Vaginesil. Porque a nosotros si hay algo que nos aterra de verdad son los políticos. Sí, los zombies y los políticos en otoño que es cuando salen hambrientos y desbocados tras haberse gastado nuestras retenciones en vino caro y meretrices.

Otoño es una buena época para disfrutar de un buen atracón de dulce. Bajan las temperaturas, anochece mucho antes y apetece quedarse en casa tapado y envuelto por el olor a café y a pastel cocinado con alimentos de temporada.

Así que hemos cogido nuestro políticamente correcto trasero, y lo hemos movido a la cocina para elaborar unos deliciosos... ¡Cupcakes especiados de calabaza!. Sí, ca-la-ba-za. Hemos visto vuestro gesto de asco y podemos constatar que están muy buenos, apenas saben a calabaza. Sin embargo los aromas y el sabor a clavo, canela y nuez moscada son intensos y evocadores. Si tuviésemos que describir el sabor a otoño sería así. Un placer que va un poco más allá y queda relegado a un público un poquito más adulto.

INGREDIENTES

PARA EL BIZCOCHO

  • 1/2 cucharadita de canela
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 1/2 cucharadita de levadura
  • 1/4 cucharadita de clavo en polvo
  • 1/4 cucharadita de nuez moscada
  • Una pizca de sal
  • 350gr. de azúcar
  • 250gr. de calabaza asada triturada
  • 200gr. de harina normal
  • 3 claras de huevo
  • 1 yogur natural o de vainilla

PARA LA CREMA DE QUESO

  • 185gr. de queso de untar tipo Philadelphia
  • 90gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 450gr. de azúcar glass
Ingredientes de temporada para un cupcake otoñal

PREPARACIÓN

EL BIZCOHO

Apañad el disfraz de Panorámix porque, como siempre, la cosa se resume en verter y menear. Por lo pronto, dibujad un círculo de poder en el suelo e invocad a las llamas del averno, mis pequeños hacedores de cupcakes de Howgarts, porque necesitamos el horno precalentado a 180ºC.

Tamizad todos los polvitos mágicos, esto es: harina, canela, clavo, nuez moscada, levadura y bicarbonato hasta que vuestro amigo kinki de la «Ruta del Bacalao» más cercano, alce el pulgar en señal de aprobación. Estos también dan un miedo del carajo.

Ahora con unas varillas batimos el yogur, las claras y el azúcar hasta que doble su volumen. ¡Magia! No os acostumbréis, aunque algunas cosas en la naturaleza estén sujetas a estas reglas, por norma, cualquier cosa que batáis con energía no doblará su volumen.

Es el momento de agregar la calabaza. Procurad que esté bien escurrida. Un exceso de líquido variará las proporciones de todo. ¿Recordáis «El Ejército de las Tinieblas (1992)» cuando Ash confunde las palabras mágicas? no querreis cometer el mismo error. Añadid ahora la harina y todo lo que tamizásteis antes poco a poco, removiendo con amor y sin pasaros para que no quede duro, y habremos terminado con la masa.

Coged vuestras cápsulas otoñales favoritas y repartid la masa. Estos cupcakes no crecen demasiado, es mejor cargarlos un poco más de lo habitual. Algo más de dos tercios de la cápsula es ideal.

Esto es Halloween, así se lo hemos contado y así de chulas lucen estas cápsulas para cupcakes!
Esto es Halloween, así se lo hemos contado y así de chulas lucen estas cápsulas para cupcakes!
Estos cupcakes crecen poco, compensamos llenando las cápsulas un poquito más.
Estos cupcakes crecen poco, compensamos llenando las cápsulas un poquito más.

Se hornean durante unos 20 ó 25 minutos y ya sabéis cómo va esto: se apuñalan con una aguja, un pincho o un palillo de los dientes y si sale limpio estarán terminados. Cebaos: robad un calcetín recién tendido, añadídselo y aprovechad la coyuntura para practicar un sano vudú a vuestros vecinos desagradables.

Cupcakes de calabaza y especias.
Cupcakes de calabaza especiada sin decorar. Nos hemos guardado algunos así porque están de muerte.

LA CREMA DE QUESO

¡Buttercream!¡Nos encanta la buttercream!¿Y el queso suave Philadelphia?¡También! Conjuremos a los espíritus del bosque y combinemos ambos elementos en una buttercream de crema de queso. Es sencillo aunque un poco peculiar. Casi podemos decir que es obligatorio el uso de una batidora eléctrica y unas varillas suficientemente sólidas como para aguantar un batido enérgico sin autodestruirse o doblarse. Si lo hacéis a mano y lo conseguís, mandadnos una fotografía del antebrazo, por favor, las películas de zombis nos han hecho adorar toda clase de venas y capilares.

En primer lugar se bate el azúcar y la mantequilla hasta que -exacto, otra vez- doblen su volumen y blanqueen, obteniendo una textura suave y cremosa pero muy consistente. Entonces añadimos el queso y se bate un poco más sin excedernos para que tanta agitación no caliente la mezcla y quede líquida.

Podemos teñir la crema de mantequilla y queso con un poquito de colorante en gel o pasta. El lila o el negro queda expectacular con el naranja del bizcocho. Son cupcakes otoñales y es Halloween, usad vuestra imaginación, estímulos seguro que no os falta. Cargad la manga y aplicad el toque final cuando los cupcakes estén totalmente fríos. Nosotros hemos aprovechado unas calabazas que hicimos en fondant para decorarlo y un estupendo parque junto a casa para una sesión de fotos aterradoramente romántica y provechosa.

Recordad que al llevar queso, han de conservarse en la nevera. Y nunca, nunca subestiméis el poder de una calabaza, incluso si no os gusta. Saben mejor con una bata de cuadros, y unas zapatillas de paño.

La dirección de correo electrónico no aparecerá publicada, pero es necesaria si dispones de una cuenta de Gravatar y deseas que tu icono aparezca junto al comentario.

Se permiten BBTags [url=http://www.foo.com]foo website[/url]

*no se publicará
*opcional

Rechinar de neumáticos y aromas penetrantes. Si os incomodan los encapuchados, es una semana fantástica para sentiros aterrorizados. El resto de los mortales nos remangamos los pantalones

30 de diciembre y nos acercamos a la fecha límite para finalizar las compras de Reyes. Respirad profundo, tomad un respiro y ¡hornead!

"El Día de Todos los Santos" se acerca a una velocidad pasmosa. Queda apenas unas semanas y este año va a enmarcarse en uno de los climas más atípico de los últimos años.

Alergia y Primeras Comuniones son los elementos más característicos de la estación primaveral. Atrás quedan el canto de los pajaritos, el aumento progresivo de las temperaturas, o la explosión de colores que inunda cada centímetro de tierra desnuda, cuando en lo único que puedes pensar es en arrancarte los ojos

Ay, queridos amigos de las alimentos chocolateados y del porno gastronómico más duro de la red, nos hemos pensado durante tanto tiempo publicar esta receta porque es peligrosa. Es una de esas que podrían matar de diabetes a un caballo, o peor aún, cristalizar su cerebro hasta convertirlo en una de esas figuritas de estantería de las que 8 de cada 10 abuelitas con diógenes de cuadros de nietos y accesorios del Todo a 100, daría su aprobación.

¡Caramelo!... o «¡Calamero!» que rezaría en nueve de cada diez cartas de postres en nueve de cada diez restaurantes chinos. Porque ¿A quién no le gusta el caramelo? ¿Quizás a los mismos desalmados que no soportan el jamón serrano, las gambas o las patatas fritas? Esperemos que no, por eso hemos descongelado a nuestros pequeños redactores y colaboradores,

Apenas parece que hayan pasado unos días desde la última entrada y de golpe ya nos hemos visto de lleno inmersos en plena Navidad. ¿Qué significa? ¡Estrés! Compras sin terminar, colas infernales y un frenesí consumista que inunda cada tienda, cada local de la ciudad y que incrementa exponencialmente nuestras ganas de matar.

Días cortos, aroma a estufa de leña y un aro del inodoro que se adhiere a la piel como una lengua húmeda a una cubitera son indicativos de que, queridos lectores, nos hemos dado de lleno con diciembre. Y ya sabéis lo que toca en estas fechas: ¡dulces! La navidad está tan sólo unas semanas y desde hoy nos ponemos manos a la obra para que no haya visita que salga de casa sin dar arcadas

¡Bienvenidos a Halloween! La fiesta más terrorífica y extrañamente divertida del año. Ese mágico momento en el que, -como en un episodio de la «Dimensión Desconocida»-, la barrera que separa esta realidad con la del más allá, es tan fina que los espíritus y los demonios pueden atravesarla y sentarse con nosotros a tomar café.